TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 293/2012

Sucre: 22 de agosto de 2012

Expediente: CB-38-12-S

Partes: Maura La Fuente Tordoya c/ Freddy Angulo Arnez

Proceso: Divorcio.

Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 326 a 331, interpuesto por Freddy Angulo Arnez contra el Auto de Vista Nº 66/2012 que cursa a fs. 321 a 322 vlta., pronunciado el 20 de marzo de 2012 por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de divorcio seguido por Maura La Fuente Tordoya contra el recurrente; la concesión de fs. 333; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

De acuerdo a los datos relevantes generados en la presente causa, se tiene que a fs. 216, se emite el Auto Supremo Nº 50 de 9 de marzo de 2004 de fs. 216 a 217, por el que anula la Sentencia emitida dentro de autos, en la que se exhorta al operador judicial de primera, deba precisar que en ejecución de sentencia se precise las cosas o bienes sobre los que se ha transigido así como la calidad de los gananciales de éstos, a raíz de dicho fallo se dicta se dicta la sentencia de 15 de mayo de 2.004, por el que el Juez de Partido Quinto de Familia declara probada la demanda instaurada por la causal del art. 130 num. 4) del Código de Familia y homologa a su vez el acta de conciliación de 29 de abril de 1999 y que los bienes gananciales descritos en acuerdo conciliatorio, serán especificados en ejecución de sentencia, en contra de dicha resolución, el demandado interpone recurso de apelación como consta en el escrito de fs. 237 a 241 de obrados, emitiendo a causa de ello el Auto de Vista de 13 de mayo de 2.006 cursante en fs. de 252 a 253, por el que confirma la sentencia en todas sus partes, en contra de la referida resolución de segunda instancia se interpone recurso de casación tal cual consta en el escrito de fs. 257 a 260 vlta., emitiéndose Auto Supremo Nº 93 de 23 de mayo de 2008 como consta en el fs. 269 y vlta., disponiendo la anulación de obrados hasta fs. 251 vlta., hasta pronunciarse nuevo Auto de Vista que atienda todos los puntos contenidos en la expresión de agravios; posteriormente se dicta el Auto de Vista s/n de 24 de enero de 2009, por el que la Sala Civil Primera confirmó la Sentencia impugnada, fallo que es recurrido de casación por el demandado como consta en el escrito de 281 a 285, recurso en base al cual se emite el Auto Supremo Nº 268 de 18 de agosto de 2010 cursante a fs. 295 a 296, por el que se anula obrados, hasta fojas 221 disponiendo que la Jueza de Primera instancia dicte nueva sentencia atendiendo las excepciones perentorias planteadas por el demandado.

Consecuentemente, en atención al Auto Supremo Nº 268, se dicta la Sentencia de 29 de octubre de 2010 cursante de fs. 303 a 305, por el que declara probada la demanda principal de divorcio por la causal contenida en el art. 130-4) del Código de Familia, improbadas las excepciones perentorias opuestas por el demandado contra la acción principal, asimismo homologa y aprueba el acuerdo transaccional de 29 de abril de 1999, fallo que es recurrido de apelación como consta de fs. 309 a 315 con tres subtítulos y cada uno de ellos con diferentes acusaciones, dictándose el Auto de Vista Nº 66/2012 de 20 de marzo de 2012 que cursa de fs. 321 a 322 vlta., que confirma la Sentencia apelada con la modificación de que se reserva para ejecución de sentencia la acreditación en forma precisa e individual de todos los bienes gananciales descritos genéricamente en el acuerdo conciliatorio de 29 de abril de 1999, contra dicha resolución de vista, el demandado Freddy Angulo Arnez, recurre de casación en la forma como en el fondo, como consta en el escrito de 17 de abril de 2012.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN

El demandado Freddy Angulo Arnez, de fs. 326 a 331 interpone recurso extraordinario de casación en la forma y en el fondo, impetrando al Tribunal Supremo anule obrados hasta el vicio más antiguo o en su caso se case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo declare improbada la demanda.

En la forma:

En el inciso A) del presente recurso sobre la forma, acusó la violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, manifestando que el Tribunal de Alzada al emitir el Auto de Vista no ha considerado los puntos apelados y fundamentados, que a su decir no se hubieran pronunciado sobre todas las pretensiones deducidas y reclamadas en el memorial de apelación, contenidos en el inc. a), b) y c) del párrafo I del recurso de apelación, en cuanto a la nulidad de la sentencia por inobservancia de formas procesales, por falta de cumplimiento de presupuestos formales, por falta de pronunciamiento expreso de las excepciones perentorias y el tratamiento de los bienes; también señala que el párrafo II en los incisos a) y b) en el que se hubiera reclamado nulidad de oficio por la falta de libertad de estado, señala que con esos antecedentes se hubiera provocado indefensión e infraccionado el numeral 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, solicitando la anulación del Auto de Vista impugnado.

En el inciso B) del recurso de casación en la forma, en el numeral 1) alude que su esposa Maura La Fuente Tordoya hubiera contraído nupcias sin haber disuelto un vínculo matrimonial anterior, que sostenía con Juan René Camacho Foronda, aduciendo que la misma hubiera iniciado su trámite de divorcio en contra del nombrado, diez días antes de la fecha del segundo matrimonio y que al no haberse considerado tal extremo constituiría nulidad de obrados conforme a lo que señala el art. 254 del Código de Procedimiento Civil y arts. 4, 5, 41, 46, 80 y 83 del Código de Familia, en el numeral 2) señala que tanto la Sentencia de 29 de octubre de 2.010, como el Auto el Vista de 20 de marzo del año en curso, al definir los bienes sin que hayan sido consignados en el auto de relación procesal, refiere también que en la Sentencia como en el Auto de Vista se hubiera otorgado mas de lo solicitado al haber consignado que el tratamiento de otros bienes debe ser considerado también constituiría causal de nulidad de obrados conforme al Art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

Señala que luego de hacer una referencia del art. 193 del texto constitucional y Art. 4 del Código de Familia, alude haber sufrido infracción y que de acuerdo a la prueba de fs. 1 y de fs. 171 a 192, a su criterio se hubiera incurrido en violación de los arts. 2, 4, 5, 4, 1, 46, 52 y 80 del Código de Familia, por otra parte en el numeral 2) del recurso examinado, al aludir el texto del art. 102 del Código de Familia, señala que con el acta de conciliación, hubiera existido violación e interpretación errónea aplicación indebida de los arts. 2, 3, 4, 5 y 102 del Código de Familia, también en el numeral 3) del recurso sobre el fondo señala que el Auto de Vista pretende modificar el contenido del acta de conciliación, señala también haberse incurrido en error de hecho y de derecho por las pruebas contenidas de fs. 3 y 4, impetrando sobre cada punto recurrido casar el auto de vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

En la forma:

El inciso a) del recurso de casación en la forma, alude que el Auto de Vista impugnado de 20 de marzo de 2012 ha rehusado pronunciarse sobre los puntos apelados, aspecto que considera, según el criterio del recurrente, le causa indefensión, pues según señala el recurrente no se ha manifestado sobre la inobservancia y quebrantamiento de las formas procesales, por falta de presupuestos formales en la Sentencia, falta de pronunciamiento sobre las excepciones perentorias en la parte resolutiva, la falta sobre el tratamiento de los bienes; al respecto corresponde anotar que uno de los principios del derecho procesal civil, ligado a nulidades procesales, es el de la finalidad, por el que se entiende que con la nulidad solicitada que resultado podría obtener el incidentista, en este caso el recurrente, ha reclamado la inobservancia y falta de presupuestos procesales, que a criterio del recurrente se hubieran generado en la sentencia, mismos que debían haber sido solicitados mediante la vía idónea para reclamarlos, como el recurso de complementación y enmienda, conforme el art. 196 del Código de Procedimiento Civil.

El reclamo de la ausencia sobre el pronunciamiento de las excepciones perentorias, se resuelve en la Sentencia de fs. 303 a 305 de obrados, que son absueltas en la parte considerativa de la misma (hechos no probados) y en la parte dispositiva cuando declara improbadas las mismas, al considerar que el escrito de fs. 47 no tenía sustento fáctico ni legal.

Respecto al tratamiento de los bienes, ausente en la Sentencia de primera instancia, modificada por el Auto de Vista de fs. 321 a 322 vlta., que dispuso que en ejecución de sentencia se acreditarían en forma específica, precisa e individual todos los bienes gananciales descritos en el acta de conciliación. Por lo que el reclamo sobre la falta de pronunciamiento de los puntos apelados, no conllevan subsumir la infracción del art. 254.1) del Código de Procedimiento Civil, por las razones anotadas; es más este Tribunal considera mantener subsistente los actos procesales por la excesiva dilación que ha tenido el desarrollo del presente proceso.

El inciso b) del recurso de casación en la forma, se refiere a la anulación de oficio, que en criterio del recurrente, contendría dos vicios de forma, el numeral 1) alude que de acuerdo a los certificados de fs. 170 a 172, hubiera acreditado el vínculo matrimonial de Maura la Fuente Tordoya y Juan René Camacho Foronda (21 de julio de 1.975, con quien la demandante hubiera procreado dos hijos), en el punto 2) señala que el certificado de foja primera acreditaría el segundo vínculo conyugal de la demandante con el recurrente; el punto 3) alude que la prueba de fs. 173 a 192 acreditaría que la demandante hubiera iniciado el trámite de divorcio de su primer matrimonio el 14 de enero de 1991 (diez días antes de contraer el segundo matrimonio), aludiendo que por lo que al sentir del art. 80 del Código de Familia, en el entender del recurrente, constituiría un vicio y nulidad de ese su matrimonio de 24 de enero de 1991, y que la demanda de divorcio formulada por su esposa en contra del recurrente, constituiría ser defectuosa, falsa e ilegal, considerándose nulos todos los actos, por lo que impetra la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, conforme a los arts. 4, 5, 41, 46, 80, 82, 83 del Código de Familia. Sobre este punto corresponde anotar que la prueba aludida, ha sido recabada para fundar una anulación de obrados, planteada en recurso de apelación (fs.152 a 155), por la que se impugna la Sentencia de fs. 143 a 145, empero de ello, dicha Sentencia ha sido anulada por Auto Supremo Nº 50 de fs. 216 a 217 de obrados, por lo que siendo un argumento para el recurso de apelación de Sentencia, no podía el juez pronunciarse sobre la misma, por haber sido anulada su sentencia por otra causal; sin embargo de ello, los jueces en aplicación del art. 397-II del Código de Procedimiento Civil, para el fundamento de sus fallos, no tienen la obligación de pronunciarse sobre toda la prueba acumulada sino solo sobre la relevante y atender al objeto del proceso para el fundamento del fallo, aspecto que se ha cumplido, pues se deduce que para la anulación de obrados, no ha existido el incidente que debía de haber sido planteado en la forma del art. 147 del Código de Procedimiento Civil, es más conforme al principio de especificidad, las normas aludidas en el inciso b) del presente recurso sobre la forma, son disposiciones de carácter sustantivo, con excepción del Art. 82 del Código Familia que resulta ser mixta, cuyo texto señala: "BIGAMIA en el caso del Art. 46, si los nuevos esposos oponen invalidez del matrimonio anterior, ella se juzgará previamente", esta norma ha sido redactada para el caso de que en la jurisdicción penal se haya iniciado causa penal de bigamia, en la cual se haya denunciado al cónyuge que sin haber disuelto el matrimonio anterior haya contraído nueva nupcias, por lo que en el caso en cuestión, el art. 82 del texto familiar permite a los nuevos cónyuges paralizar el proceso penal, cuando se haya cuestionado la invalidez del primer matrimonio, lo que no ocurre en la especie, se adjunta antecedentes de un proceso de divorcio, que tiene el objetivo de disolver el matrimonio no el de invalidar el matrimonio.

Por otra parte respecto al numeral 2) del inciso B) del recurso de casación en la forma, entiende el recurrente que la situación de los bienes gananciales, no hubiera sido consignado en el auto de relación procesal, y que el fallo de los bienes en la Sentencia resultaría ser ultra petita, sobre esta parte corresponde anotar que el recurrente opta por la deslealtad procesal, en vista de que en su recurso de apelación solicita que el tratamiento de bienes gananciales debe ser dispuesto en ejecución de sentencia, petición en base a la cual se ha modificado el Auto de Vista de fs. 321 a 322 vlta.; por otra parte cuando el recurrente creía que la ausencia de la calidad de bienes no estaba inserta en el auto de relación procesal, debía solicitar modificación en el auto de relación procesal de fs. 58 vlta., conforme a la segunda oración del art. 371 del Código de Procedimiento Civil, mecanismo adecuado como para observar u objetar los puntos de hecho a ser demostrados (sea por su insuficiencia o exageración), al no haberlo hecho ha dejado precluir ese su derecho, es más la sentencia no condena o califica la calidad de bienes, por lo que en ejecución de autos se podrá establecer la especificación de los mismos, conforme señala el Auto de Vista de 20 de marzo de 2012, por lo que no existe vulneración del Art. 254 numeral 4) del Código de Procedimiento Civil.

En el Fondo:-

El recurrente aduce casación en el fondo en tres puntos: el numeral 1) describe que la prueba de fs. 1 y de fs. 171 a 192, probarían las excepciones planteadas, así también señala que se hubiera vulnerado el art. 193 Constitucional y violación de los arts. 2, 4, 5, 41, 52 y 80 del Código de Familia, impetrando casar el Auto de Vista recurrido y declarar improbada la demanda; el numeral 2) señala que el Auto de Vista recurrido no ha sometido el tratamiento de los bienes comunes expresamente demandados a las normas de orden público que rigen esta materia, aludiendo al texto del art. 102 del Código de Familia, sostiene también que el acta de conciliación resultaría ser nula de pleno derecho y que al aceptar la renuncia de sus bienes gananciales, ha incurrido en violación, interpretación errónea y aplicación indebida de los arts. 2, 3, 4, 5, y 102 del Código de Familia, requiriendo casar el Auto de Vista y declarar la invalidez del acta de conciliación; y el numeral 3) refiere que el acta de conciliación no hubiera consignado la cantidad de bienes que a la fecha se pretendía beneficiar a su hija, señala que el Auto de Vista modifica arbitrariamente el contenido del acta de conciliación y que ha incurrido en error de hecho y de derecho en la apreciación de las pruebas de fs. 3 y 4, solicitando casar el Auto de Vista disponiendo que en ejecución de sentencia se proceda a la averiguación de todos los bienes gananciales para su correspondiente división y partición.

El punto 1) alude al alcance probatorio de medios de prueba, así como la vulneración de articulados tanto de la Constitución como del Código de Familia, sin cumplir con la exigencia que refiere el art. 258-2) y 253-3) del Código de Procedimiento Civil, pues al referirse al alcance probatorio de medios de prueba debía fundamentar en que consistía el error de derecho o de hecho en la apreciación de la prueba, lo que no ocurre en autos; por otra parte respecto a la vulneración y violación de normas sustantivas, se debe identificar en que consiste la violación y/o vulneración y cual la forma de su aplicación, lo que no ocurre en la especie, aspectos no cumplidos de acuerdo a la regla del Art. 258.2) del Código de Procedimiento Civil.

Lo propio ocurre cuando se hace referencia al numeral 2) del recurso, se alude la violación de los arts. 2, 3, 4, 5, y 102 del Código de Familia, señalando haber sido vulnerados por el Tribunal de Apelación, sin embargo de ello no se menciona cual la forma de su violación, aplicación indebida y/o interpretación errónea, ni la forma en que cada una de ellas debió ser aplicada, no habiendo cumplido una vez mas el requisito del art. 258.2) del Código de Procedimiento Civil. Finalmente el tercer punto de casación en el que se denuncia haber cometido error de hecho y de derecho, sin especificar en que consiste cada error pues ambos errores (de hecho y de derecho) difieren en cuanto a su naturaleza, por lo que tampoco se ha evidenciado infracción del art. 253.3) del Código de Procedimiento Civil.

Por lo anterior no existe evidencia alguna de infracciones de forma ni fondo en la resolución recurrida de casación.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts., 271 numeral 2) y Art. 273) declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y conforme a los arts. 271 numeral 1) y art. 272 inc. 2) declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.