TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 274/2012

Sucre: 20 de agosto de 2012

Expediente: PT-17-12-S

Partes: Oscar Santos Coca Ríos y Nélida Fanny Coca Ríos c/ Víctor Hugo Coca Ríos y otros.

Proceso: Nulidad de escritura pública

Distrito: Potosí


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 269 a 272 vuelta interpuesto por David Araujo Viñola en representación de Esther Dina, Pablo Rigoberto, Carlos, Martha y Jeaneth Susana, todos de apellidos Coca Ríos, impugnando el Auto de Vista Nro. 100/2012, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, cursante a fs. 262 a 263 vlta. dentro del proceso ordinario de Nulidad de Escritura Pública seguido por Oscar Santos Coca Ríos y Nélida Fanny Coca Ríos contra Víctor Hugo, Esther Dina, Pablo Rigoberto, Martha, Carlos y Janeth Susana todos de apellido Coca Ríos.

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, de fs. 10 a 15 Oscar Santos Coca Ríos, representado legalmente por José Antonio Romay Jiménez, interpone demanda ordinaria de Nulidad de Escritura Pública de Transferencia de inmueble y cancelación de Partida de Registro en Derechos Reales, manifestando que su padre mediante Escritura Pública 81/81 de 7 de abril de 1981, vende la parte que le corresponde a seis de sus hijos, dejando de lado a otros tres hijos, arguyendo que el padre del demandante al transferir su parte del inmueble, habría incurrido en la causal de nulidad descrita en el art. 1066 del Código Civil.

El Juez de Partido Tercero en lo Civil Comercial de Potosí, dicta Sentencia declarando Probada la demanda de fs. 10 a 15, por la causal prevista en el art. 1066 del Código Civil y dispone la nulidad de la transferencia del inmueble.

Deducida la apelación interpuesta por los demandados la Sala Civil Comercial y Familiar del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, confirma la Sentencia recurrida con costas.

Contra el Auto de Vista Nro. 100/2012 de 21 de mayo de 2012, los demandados ahora recurrentes interponen recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fs. 206 a 207, pidiendo que se case el Auto de Vista o en su caso se anule obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, David Araujo Viñola en representación de Esther Dina, Pablo Rigoberto, Carlos Martha y Jeaneth Susana todos Coca Ríos, interpone el recurso de casación en la forma y en el fondo contra el Auto de Vista Nro. 100/2012 de fecha 4 de mayo de 2012 fundado en los siguientes aspectos:

En cuanto al recurso de casación en la Forma.

El Recurrente, indica que el Auto de Vista 100/2012 emitido por la Sala Civil Comercial y Familiar del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, que confirma la Sentencia Nro. 006/2012 no realizó una valoración e interpretación de los agravios expuestos que motivaron el recurso de apelación por lo que el referido Auto de Vista no respetó el principio de congruencia establecido en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, razón por la cual se vicia el Auto de Vista por la omisión de no resolver los puntos apelados siendo un fallo citra petita.

Con relación al recurso de casación en el fondo:

1.- El recurrente acusó que el Auto de Vista Nro. 100/2012 vulnera el art. 105 del Código Civil porque no se toma en cuenta el derecho real del propietario Valentín Coca Ancieta respecto a parte del inmueble, sito en Avenida Universitaria 418 y 426 de la ciudad de Potosí, ejerciendo el derecho de disponer libremente del bien inmueble de su propiedad, aclaró también que lo dispuesto por el Sr. Agustín Coca Ancieta, fue su cuota parte, que es 55% del inmueble y en definitiva no existió una afectación de los derechos de los demandados.

2.- Asimismo, atribuye que el Auto de Vista aplicó erróneamente el art. 1066 parágrafo II del Código Civil, en el entendido de que este artículo debe ser aplicado para proteger la institución jurídica de la legítima la cual es solo aplicable en sucesiones, es decir, que se abre desde el fallecimiento de una persona, no pudiendo aplicarse la misma a actos entre vivos (como es la transferencia) ejerciendo el derecho de disponer libremente su patrimonio.

3.- Concluye indicado que tanto el Juez a quo como el Tribunal de Alzada hacen una mala aplicación de los arts. 105 y 1066 parágrafo II del código Civil y que al aplicarse equivocadamente este criterio toda persona que cuente con herederos forzosos, se vería impedido de negociar su patrimonio, finaliza solicitando que se emita Auto Supremo casando el Auto de Vista o en su caso anulando obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Tomando en cuenta que el recurso de casación ha sido presentado en la forma y en el fondo se pasa a considerar primero los fundamentos del recurso de casación en la forma:

De la revisión del proceso, se evidencia que el Auto de Vista, consideró los agravios expuestos, fundamentando su resolución en una equivoca interpretación de la norma, concretamente de los arts. 105 y 1066 parágrafo II del Código Civil, dando respuesta a los agravios expuestos por el apelante, en aplicación al principio de congruencia que ha sido respetado, por lo que no se encuentra fundados los reclamos expuestos, en razón del procedimiento, no encontrándose vulneración en cuanto a la forma.

Respecto al fondo, el tema en discusión según lo resuelto por los Tribunales inferiores en grado, es el hecho de determinar si el contrato de transferencia realizado por Valentín Coca Anzieta y sus hijos, puede ser susceptible de nulidad bajo el razonamiento de que el mismo hubiera afectado la legítima de los hijos que han quedado fuera de la transferencia mencionada.

En el caso de Autos, corresponde apuntar que el Art. 105 del Código Civil establece que la propiedad es un poder jurídico que permite usar, gozar, disponer de una cosa y debe ejercerse en forma compatible con el interés colectivo dentro de los límites y con las obligaciones que establece el ordenamiento jurídico. Dicho derecho propietario, conlleva la facultad de disponer con plena libertad, asistiendo por ello al Sr. Valentín Coca Anzieta que ha ejercido su derecho propietario, porque el bien transferido, conforme lo demuestra el documento de transferencia cursante de fojas 8 a 9 de obrados, era de su propiedad, que fue adquirido a través de compra venta junto con su esposa y luego del fallecimiento de la misma por medio de declaratoria de herederos juntamente con sus hijos. Por lo que, se puede evidenciar que al momento de celebrarse la transferencia del inmueble sito en Avenida Universitaria Nro. 428 a 426, el vendedor ejerció su derecho propietario.

Al respecto debemos aclarar que el titular del derecho propietario puede disponer de una cosa dándole el destino que considere conveniente, sin que persona alguna pueda impedir su libre ejercicio, por tanto el titular del derecho de propiedad puede ejercer conforme a ley con exclusión de los demás que integran la sociedad, quienes están obligados a respetar el ejercicio legítimo de su derecho.

Que, la transferencia de la cual se pretende la nulidad es un contrato que no afecta a la legítima de los hijos porque esencialmente no es un acto de liberalidad sino una venta por la que el vendedor ha recibido un precio, dinero que viene a formar parte del patrimonio, estableciéndose que los demandados confunden la transferencia de la cual se pretende su nulidad con un contrato de anticipo de legítima.

Por otra parte, habrá que considerar que conforme prevé el art. 1059 del Código Civil, la legítima de los hijos, cualquiera sea su origen es de las cuatro quintas partes del patrimonio del progenitor; la quinta parte restante constituye la porción disponible que el de cujus puede destinar a liberalidades, sea mediante donaciones o mediante legados, a favor de sus hijos, parientes o extraños, nótese que en el caso presente no es una liberalidad. De lo que se infiere que los progenitores pueden disponer únicamente de la quinta parte del patrimonio o masa hereditaria en liberalidades como señala la disposición normativa, más no así del resto de las cuatro quintas partes. Desglosando lo citado, diremos que la liberalidad es un acto voluntario por el cual una persona dispone de parte de su patrimonio transfiriéndolo gratuitamente en favor de un tercero; es decir transfiere en calidad de donación; y, la donación es un acto de liberalidad por el cual una persona transfiere a título gratuito un bien de su propiedad o suma determinada en favor de un tercero. Y siguiendo la disposición citada del Código Civil, concluiremos indicando que la legítima sólo se lesiona cuando los actos de disposición pretenden alterar más de la quinta parte, es decir cuando exceden la misma en disposición de liberalidades; y no se afecta cuando por el total del patrimonio se recibe a cambio un determinado monto de dinero.

En el caso que nos ocupa, el padre de los demandantes y demandados Valentín Coca Anzieta no ha dispuesto en calidad de donación el inmueble de Avenida Universitaria en favor de Esther Dina, Pablo Rigoberto, Martha, Víctor Hugo, Janneth Susana y Carlos todos de apellidos Coca Ríos, al contrario su disposición ha sido a través de un contrato de transferencia por compra y venta, mereciendo dicho contrato de compra venta la entrega de un precio convenido, el mismo que fue a formar parte del patrimonio y consiguientemente de la legítima.

Aclarar también que el Art 1066 parágrafo II del Código Civil indica: Es igualmente nulo todo contrato, celebrado antes de abrirse la sucesión que modifique, suprima o imponga cargas o condiciones a la legítima de los herederos forzosos", nótese de contratos, que modifiquen, supriman o impongan cargas a la legítima, en cambio, en el contrato del cual se pretende su nulidad, en ningún caso se impone cargas o condiciones, menos se suprime la legítima de los ahora recurridos, porque no es un acto de liberalidad, como lo explicamos párrafos antes sino un contrato de transferencia de compra-venta, aclarando también que en la Escritura Pública el vendedor solo transfiere la cuota parte que le corresponde.

Por todos esos antecedentes y ante la evidencia de que el Auto de Vista recurrido y la Sentencia de primera instancia ciertamente han transgredido el art 105 del Código Civil, aplicando incorrectamente el art. 1066 del Código Civil, considera este Máximo Tribunal que corresponde dar aplicación a lo dispuesto por los art. 271 num.4) y 274 del Código de Procedimiento Civil en sujeción a lo determinado por el art. 41 de la Ley Nº 025 de fecha 24 de junio de 2010

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por el art. 271 num. 4) y 274) del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista Nº 100/2012, de fecha 4 de mayo de 2012, cursante de fs. 262 a 263 vlta. y deliberando en el fondo declara improbada la nulidad de la escritura Nº 81/81 de Fs. 8 y 9.

Siendo excusable el error sin responsabilidad para el A quo y el ad quem.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rita Susana Nava Duran.