TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 234/2012

Sucre: 25 de julio de 2012.

Expediente: B 18-12-S

Partes: Hellen Cuellar Serna de Daza c/ Carlos Django Daza Arriaga.

Proceso: Divorcio

Distrito: Beni.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Hellen Cuellar Serna de fs 147 a 148, impugnando el Auto de Vista Nº 051/2012 pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Trinidad, el 5 de Abril de 2012, cursante a fs.144 y vlta., dentro del proceso de Divorcio seguido por la recurrente contra Carlos Django Daza Arriaga; los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causade Divorcio absoluto, de fs. 24 a 25 vlta, el Juez de Partido 2do de Familia de Trinidad, emitió la Sentencia Nro. 73/2011 de fecha 29 de Septiembre de 2011, cursante de fs. 121 a 123, declarando parcialmente probada la demanda, en consecuencia disolvió el vinculo matrimonial entre Hellen Cuellar Serna de Daza y Carlos Django Daza Arriaga, y entre otras determinaciones, dispuso la guarda del hijo menor José Carlos Daza Cuellar a favor de la madre y ratificó la asistencia familiar fijada por Auto de fs. 27; reconoció como bien ganancial una vivienda ubicada en la urbanización "Los Tocos", lote Nº 18, calle sin nombre, de esa ciudad, registrada en Derechos Reales bajo la Matrícula Nº 8.01.1.01.0004872 de 16 de junio de 2010; y como pasivo correspondiente a la comunidad, la deuda de $us. 10.000.00 (diez mil 00/100 dólares americanos) contraida por Carlos Django Daza Arriaga con Olga Alicia Oliveira Damm., y en asistencia del hijo se mantiene la suma de 700 Bs.

Contra esa Sentencia la demandante Hellen Cuellar Serna de Daza, interpuso recurso de apelación cursante de fs 129 a 130, en cuyo merito la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Trinidad Beni, emitió el Auto de Vista 051/2012 de fecha 5 de Abril de 2012, confirmando totalmente la sentencia Nro. 73/2011 de fecha 29 de septiembre de 2011.

Contra ese fallo de segunda instancia Hellen Cuellar Serna interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

I Recurso de Casación.-

La recurrente señala que el juez de la causa incurrió en error in judicando, que no fue percibido por el Tribunal de apelación al dictar el Auto de Vista recurrido, ya que el juez de instancia, tuvo como probada la existencia de pasivos a sola petición del actor, entre estos la obligación contraída de manera unilateral e inconsulta por el demandado Carlos Django Daza Arriaga, sin tomar en cuenta que el documento en el que consta esa obligación, es un documento privado que surte efectos al tenor de lo dispuesto por el art. 1297 del Código Civil únicamente entre partes; al respecto señaló la recurrente que en ningun momento su persona dio su aval o consentimiento para el préstamo de $us. 10.000 (DIEZ MIL 00/100 DOLARES AMERICANOS).

Por otro lado, acusó que la prueba fue valorada de manera incorrecta, pues el reconocimiento de firmas del referido documento de préstamo de dinero, es posterior a la misma demanda, razón por la que el juez no debió aceptar dicha prueba, pues se trataría de un documento fraguado, suscrito el 27 de noviembre de 2009, con reconocimiento de firmas del 19 de julio de 2011, vale decir con posterior a la presentación de la demanda de divorcio.

II Recurso de nulidad.-

Acusó que el Juez de la causa violó las formas esenciales del proceso al haber admitido y valorado la prueba presentada fuera de período probatorio, desconociendo así flagrantemente el art. 394 y 390 del Código de Procedimiento Civil, afectando su derecho al debido proceso, al principio de igualdad y justicia e infringiendo lo previsto por los arts. 370 y 372 del Código de Procedimiento Civil.

Por las razones expuestas, solicitó se case y se confirme parcialmente la Sentencia, y dictando nueva resolución se excluya de la comunidad la obligación contenida en el documento de 27 de noviembre de 2009, alternativamente se disponga la nulidad hasta el vicio mas antiguo.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, en función a los fundamentos expuestos corresponde en principio analizar la impugnación de forma, en ese sentido diremos que si bien la recurrente denuncia como errores de procedimiento la aparente aceptación y valoración de prueba presentada fuera del período probatorio, empero no menciona de manera concreta y precisa a qué medio probatorio se refiere, imprecisión que imposibilita a éste Tribunal ingresar a la consideración de la denuncia planteada, en virtud a que la recurrente no formuló su impugnación con la debida claridad y precisión; resultando por ello improcedente su reclamo en la forma.

En el fondo:

La recurrente cuestiona la determinación de los Tribunales de instancia de reconocer como carga de la comunidad la aparente deuda que contrajo Carlos Djanco Daza Arriaga con Olga Alicia Olivera Damm, por la suma de $us. 10.000 (Diez Mil Dólares Americanos 00/100) mediante documento privado de préstamo de dinero suscrito el 27 de noviembre de 2009 y reconocido el 19 de julio de 2011.

Al respecto corresponde precisar que si bien por disposición del art. 118-5) del Código de Familia las deudas contraídas por el marido y la mujer durante el matrimonio, en interés de la familia, constituyen cargas de la comunidad, que conforme a lo previsto por el art. 120 del citado Código deben ser pagadas con los bienes comunes, y en defecto de éstos, los cónyuges deben responder por mitad con sus bienes propios; no es menos evidente que el citado art. 118-5) del código de Familia, condiciona el carácter común de la deuda al interés de la familia.

En otras palabras la deuda contraída por uno de los cónyuges, aún sin la intervención del otro, constituye una carga de la comunidad, siempre que la misma hubiese sido contraía y destinada al interés de la familia, aspecto que necesariamente debe ser demostrado por quien pretende se reconozca que dicha deuda forme parte de las cargas de la comunidad, conforme lo previsto por el art. 1283-I del Código Civil.

En el caso de autos, el demandado se limitó a demostrar la existencia de la deuda contraída con Olga Alicia Oliveira Damm, por la suma de $us. 10.000, mediante documento privado de préstamo de dinero suscrito el 27 de noviembre de 2009, reconocido el 19 de julio de 2011, sin que al margen de sus afirmaciones personales, hubiese producido ninguna prueba que acredite que dicho préstamo de dinero se destinó en interés de la familia.

Por las razones expuestas, resulta evidente el agravio acusado por la recurrente, toda vez que los Tribunales de instancia se limitaron a constatar que el referido documento de préstamo fue suscrito en la vigencia del matrimonio de Carlos Djanco Daza Arriaga y Hellen Cuellar Serna, y sobre esa base reconocieron el carácter común de la deuda, sin considerar que para tal efecto la norma prevista en el art. 118-5) del Código de Familia condiciona el carácter común de la deuda al hecho de que la misma hubiese sido contraída en interés de la familia.

Por las razones expuestas, corresponde a éste Tribunal Supremo de Justicia, fallar en la forma prevista por el art. 271- 1 y 4) del Código de Procedimiento Civil. Y conforme prevé el art. 41 de la ley del Órgano Judicial N

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial No. 025 de 24 de junio 2010, en aplicación de lo previsto por los arts. 271-1, 272)y 271-4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en al forma y en virtud al recurso de casación en el fondo CASA EN PARTE el Auto de Vista recurrido y, deliberando en el fondo dispone que la deuda contraída por Carlos Djanco Daza Arriaga con Olga Alicia Olivera Damm, por la suma de $us. 10.000 (Diez Mil Dólares Americanos 00/100) mediante documento privado de préstamo de dinero suscrito el 27 de noviembre de 2009 y reconocido el 19 de julio de 2011, queda excluida de las cargas comunes, correspondiendo al demandado Carlos Djanco Daza Arriagaasumir la misma en forma exclusiva; se mantiene en todo lo demás subsistentes tanto la Sentencia como el Auto de Vista recurrido. Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

RELATOR: Mgdo. Rómulo Calle Mamani