TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 208/2012

Sucre: 17 de julio de 2012

Expediente: SC-54-12-S

Partes: Freddy Erlan Romero Saavedra c/ Brigitt Rojas Arteaga

Proceso: Divorcio

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 94 a 95 vlta. de obrados, interpuesto por Brigitt Rojas Arteaga, contra el Auto de Vista Nº 22/2012 de 1 de febrero de 2012 cursante de fs. 90 a 91, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de divorcio seguido por Freddy Erlan Romero Saavedra contra la recurrente, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, adjuntando documental Freddy Erlan Romero Saavedra, interpuso demanda de divorcio en contra de Brigitt Rojas Arteaga, por la causal contenida en el art. 131 del Código de Familia; argumentando que se encuentra separado de su esposa por más de dos años conforme consta en el acta que se habría suscrito el año 2006 en la Casa de la Mujer - Departamento Legal. Citada la demandada y en el plazo previsto respondió a la demanda y reconvino por la misma causal.

Sustanciado el proceso, el Juez Segundo de Partido de Familia mediante Sentencia Nº 331/2011 de 30 de septiembre de 2011, cursante a fs. 72 a 73 vlta., declaró probada la demanda principal, improbada la reconvencional; por consiguiente se disolvió el vínculo matrimonial entre Freddy Erlan Romero Saavedra y Brigitt Rojas Arteaga; respecto a la asistencia familiar se determinó la suma de $us.110.-, conforme se acordó entre las partes en el Acta de Separación suscrita el 17 de junio de 2006.

Conocida la sentencia, la demandada apeló de la misma, conforme consta de fs. 76 a 77, remitiéndose el expediente al Tribunal de alzada, mismo que mediante Auto de Vista Nº 22/2012 de 1 de febrero de 2012, de fs. 90 a 91 de obrados, confirmó la Sentencia Nº 331/2011 de 30 de septiembre de 2011. Resolución que puesta en conocimiento de la demandada, ésta interpuso recurso de apelación en el fondo, mismo que se pasa a examinar.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Señala que la prueba testifical de fs. 33 a 34 no ha sido valorada de manera objetiva; además de que las mismas no han sido conformes y contestes tomándose las mismas para declarar probada la demanda de divorcio interpuesta por el demandante.

En lo que corresponde al recurso de casación, la demandante señala que el Auto de Vista de fs. 90 a 91 carece de toda fundamentación de hecho y de derecho; toda vez que luego de los considerandos, sin realizar una debida fundamentación concluye que el juez de instancia no ha incumplido, ni violado ninguna norma ordinaria, ni constitucional; omitiendo el deber de fundamentar su resolución, por lo que al no ser expresa, positiva ni precisa sobre las cuestiones que se plantearon en la apelación, solicita en su petitorio casar el auto de vista recurrido, asegurando el derecho a la Defensa amplia e irrestricta, así como a la seguridad jurídica y al debido proceso.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, la casación es un recurso especial y extraordinario, por medio del cual se trata de rectificar la violación de la ley en que ha incurrido el inferior en su resolución; no es susceptible de un nuevo estudio del proceso, ni una nueva valoración de las pruebas. Conforme dispone nuestra normativa en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, éste puede interponerse en el fondo o en la forma; el primero de ellos, cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, disposiciones contrarias o cuando en la apreciación de las pruebas se ha incurrido en error de derecho o de hecho; y la segunda cuando la resolución fue emitida por Tribunal incompetente, por la concurrencia de juez o vocal legalmente impedidos, por tribunal con menor número de votos, otorgando más de lo pedido o por no haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones, por apelación desistida y faltando alguna diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada con nulidad por ley. Para el efecto quien recurra, necesariamente debe dar cumplimiento a los requisitos previstos en el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, ya sea que se recurra en la forma o en el fondo.

Que, en el caso de autos, la recurrente a tiempo de presentar el recurso, ha realizado una transcripción casi total del recurso de apelación, en cuya parte final refiere de manera breve que el Auto de Vista no contiene la debida fundamentación. De otro lado, cuando menciona que la prueba testifical de fs. 33 y 34 no ha sido debidamente valorada ni apreciada, no precisa si el error es de derecho o de hecho, este último probándolo con actos auténticos o documentos que pongan de manifiesto la equivocación, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, a menos que se demuestre objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, lo que no sucede en el sub lite, aclarando además que su apreciación y valoración no es aplicable a un régimen legal y queda dentro de los marcos y reglas de la sana crítica del juzgador.

Finalmente, con relación a lo manifestado respecto a que el Auto de Vista no contiene la debida fundamentación, entendiendo que la omisión a la que hace referencia se encuentra estipulada en el art. 254 num. 4) del adjetivo civil; señalar que la pretensión a lograr sería el de la nulidad y no para que proceda la casación del Auto de Vista como solicita; existiendo al mismo tiempo contradicción entre lo pretendido y lo solicitado. Por lo que al no haber dado cumplimiento a los requisitos previstos para la presentación de un recurso formal, como es el de casación, y existiendo orfandad de fundamentación y motivación en el mismo, impide se abra la competencia de este Tribunal.

Solo a fines de aclaración, corresponde señalar que tanto la demanda principal como la reconvencional fueron deducidas por la misma causal, art. 131 del Código de Familia, en cuyo caso la prueba producida por las partes debe limitarse a probar la duración y continuidad de la separación, siendo en consecuencia irrelevante los motivos que pudieron originar dicha separación. También corresponde precisar que si la causal de divorcio, previsto en el citado art. 131 del Código de Familia, fue demostrada por el actor, por lógica consecuencia debía entenderse que la misma causal se encuentra también probada a efectos de atender favorablemente la pretensión de la parte reconventora. No resulta lógico que la separación se encuentre probada para uno y no para el otro; sin embargo este aspecto se hace notar, únicamente para que los Tribunales de instancia, observen con mayor prolijidad los antecedentes en cada caso, toda vez que la recurrente no observó nada al respecto, no siendo tema de decisión del presente auto, ya que la recurrente no fundó su impugnación sobre lo referido.

Por lo anteriormente señalado, corresponde a este Tribunal resolver conforme prevé el art. 271 num. 1) y 272 num. 2) del adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y de conformidad a lo previsto en los arts. 271 num. 1 y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Brigitt Rojas Arteaga de fs. 94 a 95 vlta.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Duran