TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 198/2012.

Sucre: 28 de junio de 2012.

Expediente: LP-27-12-A.

Partes: Ángel Palomino Ocsa c/

Virginia Janeth Palomino y Wilma Rosario Palomino.

Proceso: Nulidad de resoluciones judiciales

Distrito: La Paz


VISTOS: El Recurso de Casación en la forma de fs. 42 a 45, interpuesto por Ángel Palomino Ocsa, contra el Auto de Vista Nº 047/2012, de fecha 29 de febrero de 2012, cursante a fs. 34 y vlta., y Auto complementario a fs. 39, de fecha 9 de marzo de 2012 emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso Ordinario seguido por el recurrente en contra de Virginia Janeth Palomino y Wilma Rosario Palomino; la concesión de fs. 46; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

En la vía ordinaria de hecho Ángel Palomino Ocsa demanda a Virginia Janeth Palomino y Wilma Rosario Palomino: nulidad de las resoluciones Nros. 201/89 y 69/2002, emitidos por los juzgados 2do. y 7mo. de Instrucción en lo Civil de Declaratoria de Herederos por Adulteración de su Verdadera Filiación, consiguientemente Nulidad de las Escrituras Nros. 0043/89 y 46/2002 de 13 de Octubre de 1989 y 17 de enero de 2003 extendidas en la ciudad de La Paz. A ello el Juzgado de Partido 4to de Familia de la Corte Superior de Distrito de la Paz, (ahora Tribunal Departamental de Justicia), emitió auto, de fecha 28 de abril de 2011 cursante a fs. 18, señalando que Virginia y Wilma son las mismas personas y que simplemente habrían suprimido el apellido de su padre y algunos nombres, por otro lado en los certificados de nacimiento, las inscritas figuran con apellidos de la madre y en otra solamente con el apellido Palomino, y por ultimo hace mención que los jueces de Partido de Familia no tienen competencia para anular resoluciones emitidas por autoridades judiciales, por lo que corresponderá al demandante ocurrir ante la autoridad llamada por ley; posterior a ello, contra el mismo auto el recurrente plantea recurso de apelación, persistiendo en la medida en que el Juez a quo admita la causa por ser de su propia competencia. La Sala Civil Primera emitió Auto de Vista Nº 047/2012, de fecha 29 de febrero de 2012, cursante a fs. 34 y vlta. Confirma el Auto de fecha 28 de Abril de 2011; argumentando que la demanda es contradictoria y confusa, por memorial de fs. 36 a 37; el demandante plantea complementación y enmienda especificando las peticiones de las nulidades de los referidos certificados de nacimientos y resoluciones, y que principalmente funda su demanda por la filiación falsa y adulterada, a ello por auto de complementación de fs. 39 de fecha 9 de marzo de 2012, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia niega la solicitud de enmienda y complementación.

Contra el Auto de Vista Nº 047/2012, de fecha 29 de febrero de 2012, cursante a fs. 34 y vlta., emitido en fecha 29 de febrero de 2012 y Auto complementario a fs. 39, de fecha 9 de marzo de 2012 interpuso recurso de Casación en la Forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En la forma

Que el Tribunal superior contraviene el Art. 236 del Código de Procedimiento Civil por que no se circunscribe a los puntos de su apelación, omite fundamentación motivada del Art. 366-Incs. c) y h) del Art. 363, el segundo parágrafo del Art. 380 del Código de Familia además del Art. 25 y el numeral 3) del Art. 143 de la ley de Organización. Judicial, parte fundamental de su apelación, no obstante normas legales que establecen y determinen la competencia del Juez de Partido de Familia.

Indicó que el Tribunal de alzada al confirmar el Auto de fs. 18 el Juez de a quo desconoció su propia competencia pronunciando una resolución contraria a la ley incurriendo en contravención del num. 6 del art. 70 de la Ley de Organización Judicial que le otorga esa competencia a los juzgados en materia familiar.

CONSIDERANDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, el recurso de casación es un recurso extraordinario que tiene por objeto anular una sentencia judicial que contiene una incorrecta interpretación o aplicación de la Ley o que ha sido dictada en un procedimiento que no ha cumplido las solemnidades legales, en razón de que es una nueva demanda de puro derecho, concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, conforme está establecido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, y que para su procedencia debe contener los requisitos enumerados en el artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; fundamentadas por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino la demostración de la infracción que se acusa al fundarse el recurso de casación en el fondo en errores "in iudicando" en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, deben estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil. Mientras, que el recurso de casación en la forma en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas para cada caso en concreto por el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo cual es que dada sus características singulares, la resolución de cada una también adopta una forma especifica y diferenciada, que, cuando se plantea recurso de casación en la forma, el objetivo es la nulidad de obrados; y cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se procura es que el Tribunal case el auto de vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Consecuentemente al margen de la exposición de motivos en que se fundare el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

En el caso de autos, habiéndose interpuesto el recurso de casación en la forma, se procederá a analizar si éste procede conforme prevé el marco normativa para el efecto.

En ese sentido la pretensión del demandante Ángel Palomino Oxza está orientada a la nulidad de los segundos asientos de registro de la inscripción de nacimiento de Virginia Nardy Beatriz Mayta y Wilma Rosario Mayta Palomino por considerar que habrían eliminado, la primera de ellas sus nombres "Nardy Beatriz" y ambas el apellido paterno de "Mayta", obteniendo de esa forma un segundo certificado de nacimiento, consignando solo el apellido materno, que en criterio del actor determinaría una nueva filiación, en base a las cuales obtuvieron la declaración de herederas respecto de su madre Beatriz Palomino Oxza y posteriormente de su tía Florencia Palomino Oxza, por lo que en definitiva pretende la nulidad de tales declaraciones de herederos, por considerar, reiteramos, la alteración de su verdadera filiación.

Siendo esas las pretensiones demandadas corresponde establecer que, las nulidades demandadas deben merecer un pronunciamiento de forma, ya sea en forma favorable o en forma negativa, que en criterio de la parte actora las nulidades que demanda habrían afectado la verdadera filiación de las demandadas, aspecto que de conformidad al art. 143 num. 3) de la Ley del Órgano Judicial se refiere a las causas contenciosas suscitadas en los procesos voluntarios, son las declaratorias de herederos, que inobjetablemente, son de competencia del Juez de Partido de Familia. Al respecto, señalar que se entiende por competencia a la cualidad legítima de un Órgano Judicial para conocer un determinado asunto, preciso y concreto, con exclusión de los demás órganos judiciales de la misma rama de la Jurisdicción. Para cada caso judicial existe un Juez concreto que debe conocer y resolver el caso. En el sub lite, base a la nulidad de esos registros de nacimiento, pretende también la nulidad de las declaraciones de herederas, por considerar que las mismas tendrían como sustento esos registros de nacimiento en el que se adulteraron, aparentemente, la filiación paterna de las demandadas, aspecto que también debería ser resuelto por el Juez de Partido de Familia que conozca la nulidad de los registros de nacimiento. De lo manifestado, se evidencia que las resoluciones de los Tribunales de instancia, ciertamente afectan el derecho de acción y de tutela judicial efectiva, por cuanto ni el Tribunal a quo ni el ad quem, han orientado a la parte actora cuál fuese la vía llamada por ley para que se atienda su pretensión; sin embargo, resulta evidente que la pretensión deducida por la parte actora es obscura y contradictoria, porque no refiere de qué forma la aparente alteración contenida en sus partidas de nacimiento, respecto a los datos de su filiación paterna, pudo incidir en su filiación materna, "Palomino", que en definitiva es la que dió lugar a la declaratoria de herederos tanto de su madre Beatriz Palomino Oxza como de su tía Florencia Palomino Oxza; contradicción y confusión que fue advertida por el Tribunal de alzada, a tiempo de confirmar el Auto que rechazó la demanda cursante a fs. 18.

El hecho de que se suprimieron los nombres de pila, el apellido paterno, no constituyen acciones de filiación propiamente dichas, razón por la cual la competencia del Juez de Familia no se encuentra aperturada para conocer la nulidad de dichos registros o partidas, porque como se señaló anteriormente los cambios introducidos en dichas partidas de registro de nacimiento introducidas en las citadas partidas, no constituyen acciones de filiación propiamente dicho, pero por sobre todo, esos aspectos de ninguna manera afectan ni determinan la filiación, en todo caso serán las demandas las que justifiquen los motivos y el sustento legal en base a los cuales se procedió a los cambios respectivos.

Que, para la nulidad pretendida por el actor, si acaso corresponde en el fondo, resulta siendo competente un Juez de Partido en lo Civil, quien determinará si los fundamentos expuestos por el demandante dan lugar o no a la nulidad, en principio de los registros de nacimiento y después como consecuencia de ello las declaraciones de herederos, con el advertido de que como correctamente el ad quem estableció, la demanda interpuesta por el actor resulta confusa y obscura, toda vez que en sus fundamentos no refiere nada en absoluto respecto de que manera los cambios en los nombres patronímicos y de pila y del apellido paterno de las demandadas, pudieron incidir en la filiación materna "Palomino", que es la que en definitiva habilitó a las demandadas a obtener la declaratoria de herederos tanto de su madre como de su tía.

Por otra parte, deberá tomarse en cuenta que se puede anular la declaratoria de herederos: 1) cuando el heredero no esta incluido a la sucesión llamada por ley; y 2) cuando se ha falsificado documentos para acreditar una filiación que le permite entrar de manera fraudulenta dentro la orden de llamamiento para la sucesión del de cujus. Siendo esos los dos presupuestos, correspondería analizar el caso en concreto para ver si se acomoda a uno y otro caso.

Por lo expuesto se establece que las determinaciones de los Tribunales de instancia de reconocer o no la competencia al Juez de Partido de Familia, resultan correctas, empero se debe tener en cuenta la fundamentación y explicación del presente fallo, debiendo en todo caso el actor acudir ante el Juez llamado por ley que en este caso es el Juez de Partido en lo Civil.

Por las razones expuestas, no siendo evidentes los agravios formulados por la parte recurrente, corresponde fallar en la forma prevista por el art. 271-2) y 273 del código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 - 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el forma de fs. 42 a 45interpuesto por Ángel Palomino Ocsa. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.