TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 197/2012.

Sucre: 28 de junio de 2012.

Expediente: SC-50-12-A

Partes: Luisa Lara Figueroa c/ Ygnacio Lara Somoya.

Proceso: Ordinario Civil de Rendición de Cuentas.

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 68 a 73, interpuesto por Luisa Lara Figueroa, contra el Auto de Vista Nº 82, cursante de fs. 63 a 64, emitido el 07 de marzo de 2012 por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz y contra el Auto de Vista Complementario de fs. 66; dentro del proceso ordinario sobre rendición de cuentas seguido por la recurrente contra Ygnacio Lara Somoya; la concesión de fs. 74; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido y Sentencia de Camiri, el 05 de enero de 2012 pronunció el Auto Resolutivo cursante a fs. 42 y vuelta, declarando probada la Excepción de Prescripción interpuesta por Ygnacio Lara Somoya, con costas en contra de la demandante.

Contra esa resolución la demandante Luisa Lara Figueroa interpuso recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz el 7 de marzo de 2012 emitió el Auto de Vista Nº 82/12, cursante de fs. 63 a 64, confirmando en todas sus partes el auto de 05 de enero de 2012. Con costas.

Notificada con esa resolución, la ahora recurrente solicitó aclaración, complementación y enmienda; en virtud de esta solicitud la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz el 20 de marzo de 2012 pronunció el Auto de Vista complementario Nº 28, cursante a fs. 66 declarando no haber lugar a la solicitud, debiendo estarse a lo resuelto en el Auto de fecha 07 de marzo de 2012 de fs. 63 a 64.

Contra esas resoluciones de segunda instancia, Luisa Lara Figueroa interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En la Forma:

La parte recurrente indicó que el Auto de Vista recurrido contiene disposiciones contradictorias puesto que por una parte considera que el auto apelado de fs. 42 y vuelta no aplicó la norma aplicable (Código Civil Santa Cruz), pero sin embargo de ello considera que el juez actuó correctamente al declarar probada la excepción de prescripción.

Acusó que el Tribunal de alzada en el Auto de Vista de fs. 63 a 64 y el Auto de Vista complementario omitieron pronunciarse sobre pretensiones oportunamente planteadas y fundamentadas referentes a que sólo la declaratoria de herederos la habilitaban para demandar rendición de cuentas, y en consecuencia el indicado Auto estaría viciado de nulidad por incongruente, toda vez que no habría resuelto la totalidad de los agravios planteados.

Señaló que la falta de pronunciamiento preciso respecto a los motivos impugnados en apelación, es contrario a lo previsto por el art. 236 del Código Adjetivo de la materia, aspecto que ameritaría la nulidad del referido Auto de Vista de fs. 63 a 64 y el Auto de Vista Complementario de fs. 66 conforme prevé el art. 254-4) del citado Código Adjetivo.

En el fondo:

Señaló que el Auto de Vista de fs. 63 a 64 adolece de contradicciones internas puesto que al mismo tiempo resuelve que el juez se equivocó en la aplicación de la norma, pero confirma su decisión, lo cual conllevaría a subsumir el Auto de Vista en la previsión del artículo 253 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil, lo cual merecería el pronunciamiento del Auto Supremo en la forma prevista por el artículo 271 inciso 4) del Código de Procedimiento Civil Casando el Auto de Vista y declarando improbada la excepción de prescripción por no haberse planteado con arreglo al Código Civil Santa Cruz.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que el recurso de casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales. Por ello, estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella, se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformidad de la jurisprudencia nacional. Como característica esencial de este recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Habiendo la parte recurrente interpuesto recurso de casación en la forma y en el fondo, corresponde de principio absolver las impugnaciones de forma, toda vez que de ser evidentes darían lugar a la nulidad de obrados, imposibilitando el pronunciamiento en el fondo.

Que, establecido lo anterior corresponde precisar que si bien el Tribunal de alzada no individualizó la respuesta de cada agravio formulado por la recurrente en apelación, no obstante, de la fundamentación contenida en el Auto de Vista recurrido se evidencia que de manera conjunta el Tribunal de alzada consideró y analizó los agravios expuestos en apelación, dando respuesta a cada uno de ellos, pero sobre aclarando y fundamentando el por qué de su determinación.

Si bien es cierto que el juez de primera instancia resolvió el caso de autos con dos leyes distintas (una abrogada y la otra vigente), también es evidente que el Tribunal de alzada se pronunció respecto a este hecho. Consiguientemente este Tribunal establece que el pronunciamiento de alzada observó la pertinencia prevista por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, no siendo evidente la infracción acusada por la recurrente, razón por la cual el fallo recurrido no se encuentra inmerso en la sanción prevista por el art. 254-4) del citado código adjetivo.

En la cuestión de fondo, de la revisión de antecedentes se tiene que la recurrente acusa que el Tribunal de alzada habría incurrido en la previsión del artículo 253 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil. Al respecto, el indicado artículo textualmente señala que "procederá el recurso de casación cuando contuviere disposiciones contradictorias", corresponde precisar que se refiere a normas legales contradictorias, hecho que no resulta cierto en el Auto de Vista recurrido porque lo que hace el Tribunal de alzada al indicar que el juez de primera instancia no aplicó correctamente la normativa legal que correspondía a la excepción de prescripción opuesta, sin embargo el argumento que sostiene su fallo de instancia es correcto y correspondía igualmente declarar probada la excepción planteada por haberse cumplido el término que al efecto prevé el art. 1562 del Código Civil Santa Cruz, no ha incurrido en contradicción alguna, toda vez que como señala el mismo se ha fundamentado respecto a la prescripción y se ha aplicado la norma correcta referida al art. 1562 del Código Civil Santa Cruz, aspecto que se hizo constar en la fundamentación del auto emitido por el A quo y de manera más específica por el Tribunal Ad quem.

Por las razones, expuestas y no siendo evidentes las infracciones acusadas por la parte recurrente, corresponde por ello fallar en la forma prevista por el artículo 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado

Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a previsto en el Art. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación, interpuesto por Luisa Lara Figueroa de fs. 68 a 73. Con Costas.

Se regula honorarios profesional en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda: Dra. Rita Susana Nava Durán.