TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 187/2012

Sucre: 27 de junio de 2012

Expediente: LP - 37 - 12 - S

Partes: Basilio Egedio Colquehuanca Huayhua c/ Beatriz Patricia Palma Moreira.

Proceso: Restitución de dinero entregado y resarcimiento de daños y perjuicios.

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 269 a 270 vlta de obrados, interpuesto por Beatriz Patricia Palma Moreira, contra el Auto de Vista Nº 23/2012 de fs. 266 a 267, de fecha 03 de febrero de 2012, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de Restitución de dinero y resarcimiento de daños y perjuicios, seguido por Basilio Egedio Colquehuanca Huayhua contra Beatriz Patricia Palma Moreira, respuesta a la misma de fs. 274 a 275 y el auto de concesión de fs. 276, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Decimoquinto de Partido Civil y Comercial de la Capital del Distrito Judicial de La Paz, el 29 de julio de 2011, pronunció Sentencia, cursante de fojas 237 a 243 de obrados, por la cual declaró Probada la acción de restitución del dinero entregado como adelanto de la compraventa de la Empresa Unipersonal Restaurantt Peña TRAFFIC, por la suma de $us. 20.000.-. Declaró Improbada la demanda de resarcimiento de los daños y perjuicios y dispuso que al tercer día de ejecutoriada la sentencia se devuelva el dinero recibido de $us. 20.000.

Contra esa Sentencia de primera instancia, la demandada interpuso recurso de apelación, que fue corrido en traslado y contestado el mismo se dispuso en el efecto suspensivo, llegando a remitirse a la Sala Civil Tercera que por decreto de fecha 3 de enero de 2012 dispuso que en virtud de ser el único vocal habilitado el Dr. Javier Percy Bravo Arroyo, Presidente de la Sala Civil Tercera, se convocó al Dr. Juan Carlos Berrios Albizú, Presidente de la Sala Civil Segunda para conformar sala conforme establece el art. 100 de la Ley de Organización Judicial.

Efectuado dicho acto la Sala Civil Tercera emitió Auto de Vista Nº 23/2012 de fecha 03 de febrero de 2012 donde Confirma la Sentencia.

Contra esa resolución de segunda instancia la demandada presenta recurso de casación en la forma y en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Recurso de Casación en la Forma:

Acusó que la Sala debería haber dictado su resolución con la mayoría de sus miembros y no solo con la presencia de un solo vocal de la Sala Civil Tercera y un vocal de la Sala Civil Segunda, (que no fuese miembro de dicha Sala Tercera), por dicho motivo no existió mayoría absoluta para dictar la recurrida resolución.

Por dicho motivo solicitó que se anule el proceso hasta el vicio mas antiguo conforme lo determina el art. 275 del Código de Procedimiento Civil.

Recurso de Casación en el Fondo:

Agravio 1.- De la diligencia de fs. 133, acusó que no fue notificada en su domicilio procesal, ubicado en la Galería Luz 3er. Nivel Of. 9-A de la calle Mercado Nº 1140, tampoco en su domicilio real, vulnerándose el art. 381 del Código de Procedimiento Civil.

Agravio 2.- Ese hecho de no notificarla en su domicilio procesal y tampoco en el real, indica que se le generó indebido proceso, vulnerándose su derecho a la defensa consagrado en el art. 115 de la Constitución Política del Estado.

Continuó sosteniendo que en los puntos 2, 3 y 4 del tercer considerando del Auto de Vista recurrido, de manera confusa se malinterpreta el contrato, concluyendo que la recurrente no hubiese hecho la entrega de la contraprestación de documentos necesarios, desprendiéndose de dicho análisis otro agravio 1.- donde menciona que el Auto de Vista no se sujeto a lo dispuesto por el art. 227 del Código de Procedimiento Civil y no se consideró lo dispuesto por el art. 514 del Código Civil, entendiéndose que el contrato objeto de la litis tiene como objeto el compromiso de Compra-Venta de una Empresa Unipersonal consensualmente acordada, precio y forma de pago por ambas partes, indicando que este aspecto no se tomó en cuenta al dictar sentencia.

Agravio 2do.- No se valoró las pruebas que su parte produjo en obrados, tampoco la testifical de Rene Alcoreza que demostraba que el demandante no tenía interés en la compra de la Empresa Unipersonal porque encontró otro mas barato.

Terminó peticionando que se considere los agravios expuestos y se Anule obrados o se Case el Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Habiendo la parte recurrente interpuesto recurso de casación en la forma y en el fondo, corresponde a este Tribunal Supremo pronunciarse primero respecto a las causales de nulidad acusadas, toda vez que de ser evidentes se resolvería por la nulidad de obrados, lo que determinaría la imposibilidad de emitir pronunciamiento sobre el fondo.

Establecido aquello corresponde precisar:

En la Forma:

En virtud a la acusación en la forma que realiza el recurrente y luego del análisis prolijo de los antecedentes del proceso se tiene lo siguiente:

Que, nuestro ordenamiento jurídico en el art. 53 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 referente al número de votos para dictar resoluciones dispone "Las resoluciones que adopten las Salas Especializadas serán por mayoría absoluta de votos de sus miembros.", de la interpretación legal de dicho artículo se tiene que para poder dictar resolución se requiere la mayoría absoluta de sus miembros en este entendido si la sala es conformada por 2 vocales, la mayoría absoluta llega ser 2 vocales.

Con esa finalidad, el Presidente de la Sala Civil Tercera, Dr. Javier Percy Bravo, e virtud a ser el único Vocal que conformaba dicha Sala, convocó al Dr. Juan Carlos Berrios Albizú, Presidente de la Sala Civil Segunda para conformar sala y con dicha convocatoria dio cumplimiento a lo dispuesto por el art. 53 de la Ley del Órgano Judicial.

Por dicho motivo, no siendo evidente la infracción acusada por la recurrente en el presente caso, deviene en infundado su recurso.

En el Fondo:

Que, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo o en la forma, o ambos, debiendo contener los requisitos enumerados en el articulo 258 del Código de Procedimiento Civil; además debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en que consiste la infracción que se acusa.

Que, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el articulo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el articulo 254 de la citada norma.

Respecto al recurso de casación en el fondo, la recurrente impugna la falta de notificación en su domicilio procesal o en su domicilio real con las pruebas de cargo y descargo, este aspecto observado por la recurrente, constituye una cuestión de forma y no de fondo, lo que motiva la improcedencia del recurso.

No obstante a lo mencionado, de igual manera deviene en improcedente el recurso toda vez que la recurrente de manera general acusa la infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil y la declaración testifical, no indicando que perjuicio específico se le causo con dichos agravios.

Con referencia a la acusación de no valorar las pruebas y una errónea aplicación de los artículos en relación a la prueba realizada en obrados, indicar que el recurrente debió demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiesen incurrido el juez de primera y segunda instancia, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación.

Consiguientemente, con relación a las leyes infringidas o aplicadas erróneamente, acusadas por la recurrente, mencionar que, es deber de los Tribunales de instancia realizar el control y aplicación correcta de la norma adjetiva y sustantiva, cumpliéndose dicho cometido a cabalidad por los Tribunales inferiores en el presente caso.

Por último la recurrente no determina de forma clara y concreta de qué forma pretende que este Tribunal resuelva su recurso presentado; si en caso de anulación se debe anular hasta el vicio más antiguo, o solamente el Auto de Vista; en caso de Casar el Auto de Vista se le declare improbada la demanda principal, notándose una falta total de pericia recursiva en el recurso analizado.

Por todo lo expuesto, corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271-1) y 2); 272 - 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado

Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271-1) y 2); 272 - 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO en la forma e IMPROCEDENTE en el fondo el recurso de casación de fs. 269 a 270 vlta de obrados, interpuesto por Beatriz Patricia Palma Moreira, contra el Auto de Vista de fs. 266 a 267, de fecha 03 de febrero de 2012. Con costas.

Se regula el honorario del profesional en Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.