TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 174/2012.

Sucre: 26 de junio de 2012.

Expediente: LP-28-12-A

Partes: Sonia Castro Beltrán c/ Mercedes Celia Mayta Barrios y Margarita Yola Cari de Castro.

Proceso: Nulidad.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 79 a 80, interpuesto por Mercedes Celia Mayta, contra el Auto de Vista Nº 344/2011, cursante de fs. 72 a 73, de 14 de diciembre de 2011 por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz (ahora Tribunal Departamental de Justicia), en el proceso ordinario sobre nulidad de contrato de transferencia seguido por Sonia Castro Beltrán contra Mercedes Celia Mayta Barrios y Margarita Yola Cari de Castro; la concesión sin respuesta de fs. 85; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Octavo de Partido de Familia de la ciudad de La Paz, el 21 de diciembre de 2010, pronunció el Auto de Vista Nº 576 "A", cursante de fs. 44 a 45, mediante el cual declinó competencia para conocer la causa y dispuso la devolución del proceso al Juez Décimo Quinto de Partido en Materia Civil y Comercial de esa ciudad.

Contra esa determinación, la codemandada Mercedes Celia Mayta interpuso recurso de apelación, en cuyo mérito el 14 de diciembre de 2011 la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del distrito Judicial de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 344/2011, cursante de fs. 72 a 73, anulando el auto que concedió la alzada, cursante de fs. 55, sin responsabilidad por ser excusable el error. Por Auto de fs.76, rechazó la solicitud de explicación, complementación y enmienda formulada por Mercedes Celia Mayta.

Contra esa resolución de alzada, Mercedes Celia Mayta interpuso recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

La recurrente señaló que el Tribunal de alzada fundamentó que el juez de primera instancia no dió cumplimiento a lo dispuesto por los arts. 11, 13 y 18 del Código de Procedimiento Civil, ni a los arts. 29 y 103 de la LOJ. Manifestó que la resolución de alzada si bien anuló el Auto de concesión de la apelación, empero dejó vigente la Resolución Nº 576 "A" de fs. 44 a 45, a través de la cual el juez de la causa declinó competencia, aspecto que en criterio de la recurrente resultaría indebido, toda vez que si el Tribunal de alzada cuestionó al a quo el incumplimiento de las disposiciones legales citadas, le correspondía anular el Auto Nº 576 "A" y no mantenerlo vigente, pues en esa circunstancia el juez de la causa no sabría que hacer al no tener facultad para anular su propia decisión; razón por la cual consideró lesionado su derecho al debido proceso así como la seguridad jurídica.

Por los argumentos expuestos solicitó que el Tribunal Supremo anule el Auto de Vista o en su defecto anule obrados hasta la resolución cursante de fs. 44 a 45.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

En el marco del recurso, de la revisión de obrados se establece lo siguiente:

1.- Sonia Castro Beltrán, representada por Eloy Ávila Delgado, demandó la nulidad de la Escritura Pública Nº 615/89 de 19 de junio de 1989, relativa a la transferencia de un bien inmueble realizada por Margarita Yola Cari de Castro, aparentemente en representación de Gregoria Beltrán de Castro -madre de la actora- a favor de Mercedes Celia Mayta Barrios.

2.- El Juez Décimo Quinto de Partido en lo Civil y Comercial admitió la referida demanda.

3.- La codemandada Mercedes Celia Mayta Barrios, interpuso excepción previa de incompetencia, la cual fue declarada probada por el Juez Décimo Quinto de Partido en lo Civil, quien dispuso la remisión de obrados ante el Juez de Partido de Turno de Familia.

4.-La causa fue remitida al Juez Octavo de Partido de Familia, quien el 21 de diciembre de 2010 pronunció el Auto Nº 576 "A" , declinando competencia, por considerar que el conocimiento de la causa corresponde a materia civil y no familiar, consiguientemente dispuso la devolución del proceso al Juez Décimo Quinto de Partido en lo Civil y comercial.

5.- En apelación deducida por la codemandada Mercedes Celia Mayta, el Tribunal

de alzada, mediante Auto de Vista Nº 344, de fs. 72 a 73, anuló la concesión del recurso de apelación.

Que expuestos los antecedentes se evidencia que en principio el Juez de Partido Décimo Quinto en lo Civil, a tiempo de resolver la excepción de incompetencia opuesta por la parte codemandada, se declaró incompetente para conocer la causa, posteriormente el Juez Octavo de Partido de Familia, a través de la declinatoria de fs. 44 a 45, también se declaró incompetente para conocer la causa, consiguientemente nos encontramos ante un conflicto de competencia negativo, situación que se da cuando dos jueces se declaran sin competencia para conocer un determinado asunto, en cuyo caso corresponderá dirimir la contienda al Tribunal llamado por ley, conforme dispone el párrafo segundo del art. 14 de la Ley del Órgano Judicial -vigente al momento en que se pronunció la resolución de alzada-, que establece que los conflictos de competencias dentro de una jurisdicción se resolverán de conformidad a la ley.

Ese aspecto precisamente observó el Tribunal de alzada al emitir el Auto de Vista recurrido, en ese sentido, señaló que el Juez Octavo de Familia al declararse incompetente para conocer la causa le correspondía remitir antecedentes ante la Sala Plena de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, ahora Tribunal Departamental de Justicia, para que en ejercicio de la atribución contenida en el art. 103-13) de la Ley de Organización Judicial, defina el conflicto de competencia, conforme corresponda en derecho.

La determinación asumida por el Tribunal de alzada es correcta, toda vez que al existir dos jueces que se declararon incompetentes para conocer la causa, se suscitó un conflicto de competencia negativo que corresponde ser resuelto en la forma prevista por ley y no a través del recurso de apelación, consiguientemente, el conflicto suscitado debe ser resuelto por la Sala Plena del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, resultando en consecuencia indebida la concesión del recurso de apelación deducido por la parte codemandada, contra el auto de declinatoria de competencia.

Por las razones expuestas, resulta infundado el reclamo efectuado por la parte recurrente, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista pos los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 - 2) y 273) del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 79 a 80, sin costas por no existir respuesta al recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Magistrada Dra. Rita Susana Nava Duran.