TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 171/2012

Sucre: 26 de junio de 2012

Expediente: B -13 - 12 - S

Partes: Maria Ysabel Veza Ramos c/ Freddy Pinto Bustamante.

Proceso: Divorcio

Distrito: Beni.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 830 a 832 de obrados, interpuesto por Freddy Pinto Bustamante contra el Auto de Vista No. 25/2012 de fecha 6 de marzo de 2.012, cursante de fs. 826 a 827, pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso ordinario de Divorcio seguido por Maria Ysabel Veza Ramos contra Freddy Pinto Bustamante, el auto de concesión de fs. 840, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, en fecha 27 de agosto de 2010 Maria Ysabel Veza Ramos, plantea la demanda ordinaria de Divorcio bajo la causa del art. 130 num. 4) del Código de Familia, contra Freddy Pinto Bustamante, donde solicita además el reconocimiento de los bienes gananciales; por su parte, el demandado opone excepciones perentorias y reconviene por la misma causal, negando los bienes gananciales.

Tramitado el proceso se dicta Sentencia que cursa de fs. 789 a 792 vlta, por la cual el juez A quo, declaró Probada en parte la demanda de divorcio de fs. 32 a 35 y Probada parcialmente la demanda reconvencional de divorcio absoluto de fs. 74 a 77, se declaró también Improbadas las excepciones perentorias opuestas de falsedad, improcedencia e ilegalidad y se dispuso la disolución del vínculo matrimonial de María Ysabel Veza Ramos y Freddy Pinto Bustamante. El juez A quo en virtud de los antecedentes mismos del proceso y determinando que en ese momento procesal no se podía cuantificar los bienes que recibirá en herencia el demandado y que tampoco se ha demostrado su filiación aducida en obrados con el causante Rafael Pinto Bruckner, dispuso que en ejecución de sentencia se acredite la filiación, la declaratoria de herederos de Freddy Pinto Bustamante en relación a su supuesto padre y de igual forma se acredite los bienes que le corresponden en caso de ser legítimo heredero; disponiéndose que en ejecución de sentencia se cancele la partida matrimonial, sobre los hijos no se dispuso nada en virtud de ser mayores de edad.

Contra dicha sentencia la parte demandada en el plazo legal interpuso recurso ordinario de apelación, manifestando como único agravio el tema de considerar como bienes gananciales a los frutos de la futura herencia de la testamentaria Rafael Pinto Bruckner, el mismo que fue puesto a conocimiento del Tribunal de Alzada, quien luego del análisis del mismo confirmó en todas sus partes la sentencia.

Contra esa resolución judicial de segunda instancia, el demandado ahora recurrente, mediante el memorial de fs. 830 a 832 interpone recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Que, el recurrente en su memorial de casación, acusó que no se ha realizado una correcta aplicación del artículo 142 del Código de Familia, indicó que el Tribunal de alzada omitió aplicar dicha norma al sostener que dicha disposición no ha sido objeto de mayor motivación, fundamentación y/o aplicación por el Juez A quo.

Indico que la comunidad de gananciales cesa en el momento de presentación de la demanda y dictada las medidas provisionales y no se prolongan después de dictada la Sentencia.

Acusó que al disponerse en Sentencia que una vez que se encuentre perfeccionado el derecho propietario sobre los bienes de la testamentaria Rafael Pinto Bruckner o recibiese los bienes hereditarios, éstos recién adquirirían la condición de bienes propios y de allí se determinarían los posibles frutos, lo que contradice con lo dispuesto por el art. 142 del Código de Familia, entendiendo que cualquier fruto sobre bien propio posterior a lo dispuesto en las medidas provisionales en el proceso de divorcio no ingresa en la esfera de la comunidad de gananciales.

Indicó que el Tribunal de alzada en virtud al art. 142 del Código de Familia debió revocar parcialmente la Sentencia y declarar la inexistencia de bienes gananciales, frutos que surgieren de bienes propios que pudiera heredar el recurrente de la testamentaria Rafael Pinto Bruckner por ser posterior a la presentación de la demanda y haberse dictado las medidas provisionales que activan el cese de la comunidad de gananciales.

Concluyo solicitando que se Case el Auto de Vista, se revoque parcialmente la sentencia y se declare en forma expresa y rotunda la inexistencia de bienes gananciales, frutos de la testamentaria Rafael Pinto Bruckner.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, de conformidad al recurso de casación planteado por el demandado recurrente se tiene lo siguiente:

Que, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma o nulidad, se funda en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el artículo 254 de la citada norma.

En mérito a las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto; en cambio, cuando se plantea el recurso de nulidad o casación en la forma, lo que se pretende es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se funda tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

Que, en obrados la demandante de conformidad a su demanda principal solicita que en la comunidad de gananciales se incluyan los frutos de la herencia que al fallecimiento del padre del demandado hubiese recibido; consistente en un Fundo Rústico denominado San Luís y 1500 cabezas de ganado vacuno los cuales anualmente arrojan una parición de 900 cabezas de ganado y que estas crías pasen a la comunidad ganancial, los mismos que deberán entrar a la división y partición de los bienes gananciales.

Que, el demandado en su contestación y reconvención, argumentó que con relación a la "testamentaria de Rafael Pinto Bruckner" no puede entrar a la división y partición de bienes gananciales, indicando en el transcurso de todo lo obrado, que los bienes de "la testamentaria Rafael Pinto Bruckner", todavía no han sido divididos y no se encuentra consolidado nada a favor de ninguno de los herederos y que se encuentra dilucidándose este problema en estrados judiciales, hechos que en obrados el juez A quo a evidenciado de conformidad a los antecedentes esgrimidos en la causa.

Ahora en el fondo del recurso de casación, se tiene que el recurrente acusó la infracción del artículo 142 del Código de Familia (Bienes), que dispone " Sin embargo la sentencia retrotrae sus efectos en cuanto a los bienes, al día en que se decretó la separación provisional de los mismos", indicando el recurrente que al disponer el juez A quo en sentencia que con relación a la "la testamentaria Rafael Pinto Bruckner" se determinará en ejecución de sentencia se estaría vulnerando lo dispuesto por el mencionado artículo, hecho que conforme a los antecedentes del proceso, el juez inferior y el tribunal ad quem han advertido que:

1ro. En obrados para que concurra la división de los frutos de "la testamentaria Rafael Pinto Bruckner", se tendrá que acreditar la filiación, la declaratoria de herederos de Freddy Pinto Bustamante en relación a su supuesto padre.

2do. Los bienes que le pertenecerían en el caso que se probara la herencia.

Estos dos supuestos como ha determinado el juez A quo deberán necesariamente ser probados, sustanciados y resueltos en ejecución de sentencia; no existiendo todavía una Sentencia definitiva en torno a los bienes, mucho menos a los frutos; siendo lo único definitivo en la Sentencia aludida, la desvinculación matrimonial y consiguiente cancelación de la partida matrimonial.

Por lo dicho, con relación a los bienes la Sentencia No. 74/2011 ha dispuesto correctamente que en ejecución de sentencia se determine los frutos gananciales de la herencia, en el caso que corresponda.

No obstante de lo mencionado en virtud a lo que dispone el art. 142 del Código de familia, todos los bienes que integrarán la comunidad de gananciales tendrán que ser integrados sólo hasta el día en que se decretó la separación provisional de las partes, entendiéndose que no podrán ser parte de los bienes ha ser divididos, todos aquellos bienes posteriores a la separación de los mismos.

Consiguientemente, es necesario aclarar que es precisamente en ejecución de sentencia que se va a determinar si los frutos que habría generado "la testamentaria de Rafael Pinto Bruckner" que recibió el recurrente, forman parte o no de los bienes comunes y es también en ejecución de sentencia, donde el propio recurrente podrá hacer valer sus pretensiones u observaciones al respecto.

Por otro lado, puede ser probable que el recurrente a la fecha no hubiese entrado en posesión efectiva de los bienes que ha heredado, sin embargo conforme lo previsto en el art. 1022 del Código Civil los efectos de la aceptación y la renuncia de la herencia, se retrotraen al momento en que se abrió la sucesión; en consecuencia en el momento en que la división y partición de la herencia se haga efectiva y el recurrente adquiera la titularidad de los bienes que conforman su cuota parte, se establecerá, el número de cabezas de ganado que conforman su herencia y respecto de ello los frutos que hubiesen generado y si estos constituyen o no bienes gananciales y en caso afirmativo el número de cabezas que le corresponde a la cónyuge.

Por último será deber de las partes abocarse a probar lo dispuesto por los tribunales de instancia en estricta aplicación de lo que dispone el art. 1283 del Código Civil y art. 375 - 1 del Código de Procedimiento Civil, en virtud de ser deber de las partes probar o desvirtuar todo lo pretendido en juicio.

Por todo lo expuesto, y en virtud de no ser evidente la infracción acusada, corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 -I) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 830 a 832 de obrados, interpuesto por Freddy Pinto Bustamante contra el Auto de Vista No. 25/2012 de fecha 6 de marzo de 2.012. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani