TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 170/2012

Sucre: 25 de junio de 2012.

Expediente: SC-51-12-S

Partes: Jaime Carlos Agramontt Escobar c/ María del Carmen Díaz de Agramontt

Proceso: Divorcio

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por María del Carmen Díaz de Agramontt de fs. 215 a 216 vlta., impugnando el Auto de Vista Nro. 59/12 de fecha 24 de febrero de 2012, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de Divorcio seguido por Jaime Carlos Agramontt Escobar contra María del Carmen Díaz de Agramontt, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, la Juez Tercero en lo Civil de Santa Cruz, emitió la Sentencia No. 3/10/2011 de fecha 29 de septiembre de 2011 cursante de fojas 191 a 192, declarando probada la demanda de fs. 6 a 7 (debiendo ser lo correcto 22 a 23), que al amparo de la causal del art. 130 inc. 4) del Código de Familia ha deducido Jaime Carlos Agramontt Escobar y María del Carmen Díaz Gamarra e improbada la reconvencional que por la misma causal siguió la demandada contra el demandante y por consiguiente disuelto el vínculo matrimonial civil que los unía. Reservando la división de bienes gananciales para ejecución de sentencia, sin lugar a fijarse asistencia familiar por no haberse demostrado la necesidad al estar actualmente trabajando.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por María del Carmen Díaz de Agramontt por memorial de fs. 197 a 200, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista No. 59/12 de fecha 24 de febrero de 2012, cursante de fojas 212 a 213, revocó parcialmente la sentencia de fecha 29 de septiembre de 2011 de fs. 191 a 192 fijando una asistencia familiar en forma mensual en la suma de Bs. 1.000 que deberá solventar Jaime Carlos Agramontt Escobar a favor de María del Carmen Díaz Gamarra.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por parte de la demandada María del Carmen Díaz de Agramontt, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Que quien pretende en juicio un derecho, debe probar el hecho o hechos en que fundamentan su pretensión, que en el caso la demanda de divorcio basa su pretensión en supuestos malos tratos de palabra que suponían intolerable la vida en común, que con relación a esto la prueba testifical fueron solo referenciales, no afirmando la existencia de un hecho jurídico al no estar presentes en el acto de realización.Que sin embargo de lo anterior la Juez de instancia por la sola disposición del art. 397 del Código de Procedimiento Civil, habría validado los testimonios referenciales sin considerar que el art. 1330 del Código Civil, exigiría como requisito la eficacia probatoria suficiente que de sus declaraciones sobre los hechos pueda resultar, que ninguno habría escuchado por si mismo ningún maltrato de palabra, que de esa manera se hubiera violentado el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, en que la sentencia debe caer sobre las cosas litigadas, en la manera en que hubieran sido demandadas sabida que fuera la verdad por las pruebas del proceso, que esto constituiría un error in iudicando, que le provocaría inseguridad jurídica, púes la de haber ratificado una sentencia fundada en testigos no presénciales, sin valor probatorio, se habría vulnerado el derecho a ser vencido en proceso justo, en franca violación al art. 1330 del Código Civil con relación a los arts. 190 y 476 de su procedimiento y 130 del Código de Familia.

Solicita en definitiva se eleve el proceso ante el Tribunal Supremo de Justicia para que administrando justicia, case el auto de vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, en función a los fundamentos expuestos, corresponde analizar la impugnación, teniéndose al respecto:

Que el Profesor Piero Calamandrei definía al recurso de casación "como un derecho de impugnación concedido a la parte vencida para hacer que la corte de casación anule, no toda sentencia injusta, sino solamente aquella cuya injusticia en concreto se demuestre fundada en una errónea interpretación de la ley".

En ese entendido, podemos decir que la Casación es un recurso que materializa un acto de voluntad del litigante, por el que solicita la revisión de la sentencia, amparándose en un error de derecho al juzgar (in iudicando) o en un error o vicio procesal que desnaturaliza la validez de la sentencia emitida (in procedendo), tomando en cuenta que el recurso en sí es una demanda de puro derecho pudiendo ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, debiendo contener los requisitos enumerados en el articulo 258 del Código de Procedimiento Civil; con la debida fundamentación por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, siendo insuficiente la simple cita de disposiciones legales, sino la demostración de la infracción que se acusa. En el caso de acusarse errores "in iudicando" (recurso de casación en el fondo), en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil. En tanto que de acusarse errores "in procedendo" (recurso de casación en la forma), referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas para cada caso en concreto por el articulo 254 del Código de Procedimiento Civil.

Consecuentemente a lo anterior y sus características singulares, la resolución de cada una también adopta una forma especifica y diferenciada, que, cuando se plantea recurso de casación en la forma, el objetivo es la nulidad de obrados; y cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se procura es que el Tribunal case el auto de vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Consecuentemente al margen de la exposición de motivos en que se fundare el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

Con esa necesaria aclaración, al estar planteado recurso de casación en el fondo en el caso de autos, corresponde a este Tribunal Supremo pronunciarse verificando que ella -el recurso- está basado fundamentalmente en la no correcta valoración de la prueba testifical, cuando se señala que se habría ratificado una sentencia basada en testigos no presenciales, sin embargo de la revisión de antecedentes estaremos de acuerdo que a fs. 156 vlta. corre la declaración del testigo que responde al nombre de Félix Forest Salinis respondiendo a la interrogante tercera, que señala de manera directa los malos tratos, lo mismo sucede con los testigos Roberto Calle Serrudo a fs. 157 respuesta a la interrogante tercera, es más concluyente aun la testigo Yenny Aramayo Rivera que a la interrogante Cuarta refiere "...cuando íbamos a su casa a ayudarlo en su proyecto ella lo trataba mal le gritaba y no le colaboraba y el se deprimía", de manera que estas atestaciones no pueden ser considerados como no presenciales sin valor probatorio, habiendo tomado en cuenta esos aspectos los tribunales de instancia para fallar en el sentido que se lo hizo.

La prueba de testigos es un medio de prueba por el cual una persona ajena al proceso realiza una declaración sobre determinados hechos de los que tenga conocimiento, siendo el objeto de la prueba de testigos los hechos alegados por las partes en sus escritos de demanda y contestación a la demanda, así como los que aporten al proceso como alegaciones aclaratorias o complementarias, versando en todo caso sobre hechos pasados, es decir, ocurrido con anterioridad a la presentación de la demanda o a la contestación a la misma, lo que hace el testigo es emitir un juicio de valor sobre la existencia, la inexistencia o manera en que se produjeron los hechos.

La norma sustantiva civil nacional prevé su admisibilidad en el art. 1327, y su eficacia probatoria está reservado al juez apreciarlo considerando la credibilidad personal de ellos cual se verifica del art. 1330 del mismo compilado, entonces este medio de prueba en lo que hace a su apreciación y valoración, no le es aplicable el régimen legal de la prueba tasada, quedando la apreciación de su eficacia dentro de los marcos y reglas de la sana crítica.

Estas consideraciones desvirtúan lo reclamado en el recurso como error in iudicando, pues no se verifica que se hubiera vulnerado su derecho a ser vencida en proceso justo, pues la demandada reconvencionista ha tenido la oportunidad de participar en todos y cada uno de los actuados, incluido el actuado en el que se decepcionaron las atestaciones de los testigos y formular el contra interrogatorio correspondiente, mas no ha hecho efectivo ese derecho.

Por lo considerado y en función al recurso de casación deducido por la demandada reconvencionista, que si bien acusa error in iudicando que se habría cometido por el fallo de segunda instancia y señala como violadas las disposiciones legales tanto del código adjetivo como sustantivo civil, no cumple a cabalidad lo determinado por el art. 258 del primer compilado citado, siendo por lo mismo genérico así como su petitorio mismo cuando solicita se case el auto de vista sin ninguna otra petición.

Corresponde fallar en aplicación de los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial No. 025 de 24 de junio 2010, en aplicación de lo previsto por los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, contenido en el memorial de fojas 215 a 216vlta., presentado por María del Carmen Díaz de Agramontt. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani