TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 156­/2012

Sucre, 8 de junio de 2012.

Expediente: CH-20-12-Com.

Partes: Rosendo Velásquez Avendaño y Jaime Eduardo Hurtado Poveda, por Carmen Berrios loayza y otros c/ Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca.

Proceso: Acción Negatoria de Derecho Propietario y otras Peticiones.

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de compulsa de fojas 34 a 35 vlta, (cuadernillo de compulsa) interpuesto por Rosendo Velasquez Avendaño y Jaime Eduardo Hurtado Poveda, en representación de Carmen Berrios Loayza y otros contra el Auto de fecha 03 de mayo de 2012, por el que se rechaza el recurso de casación de fojas 83 a 89 del expediente principal, interpuesto contra el Auto de Vista Nº 96/2012 de fecha 29 de marzo, pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, en el proceso ordinario de acción negatoria y otros, que siguen los compulsantes contra Gonzalo Mauricio Dávalos Caballero, los antecedentes del expediente principal y cuadernillo de compulsa, y;

CONSIDERANDO: Que, los compulsantes, por memorial de fojas 34 a 35, plantean recurso de compulsa alegando de manera breve, que el Auto de Vista Nº 96/2012 de 29 de marzo, anuló obrados basado en el argumento del no consentimiento de los propietarios del inmueble ofrecido como contracautela a favor de la parte demandante, que la contracautela de la parte demandada es incumbencia de la parte demandante y no de la parte demandada, por lo que no puede ser argumento válido para apelar y mucho menos para anular obrados, siendo ese el motivo del recurso de casación que planteó, por lo que el Tribunal de Alzada ha rechazado indebidamente la concesión del recurso de casación y en consecuencia declaró ejecutoriada la referida resolución de vista, por no encontrarse dentro de los casos de procedencia señalados en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil, y conforme a los artículos 283 y 285 del Código de Procedimiento Civil, pidió se ordene y eleve el proceso ante la Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia.

CONSIDERANDO: Que, el recurso de compulsa, está abierto para determinar si la negativa de la impugnación es correcta o incorrecta, cuyo juicio definitivo sobre el análisis, consideración y admisibilidad del recurso corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia.

Que según prevé el artículo 283 del Código Adjetivo Civil aplicable a la materia, el recurso de compulsa procede en los siguientes casos:

1.- Por negativa indebida del recurso de apelación;

2.- Por haberse concedido la apelación sólo en el efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3.- Por negativa indebida del recurso de casación.

Complementariamente a lo anotado, el Tribunal de apelación, solo puede negar el recurso de casación o nulidad, en los casos previstos por el artículo 262 incisos 1) al 3) del Código de Procedimiento Civil, modificados por el artículo 26 de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar; es decir:

1.- Cuando se hubiere interpuesto el recurso, después de vencido el término;

2.- Cuando pudiendo haber apelado, no se hubiere hecho uso de este recurso ordinario; y

3.- Cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que, en consecuencia, corresponde verificar la certeza de tal hecho a efectos de declarar legal o ilegal la presente compulsa:

1.- Los compulsantes, a tiempo de formular el recurso de compulsa, mediante memorial de fojas 34 a 35, acusaron que el Tribunal ad quem rechazó la concesión del recurso de casación, lo que equivale a la negación, aduciendo que el artículo 262 del Código de Procedimiento Civil, señala que el Tribunal o juez de segundo grado, deberá negar la concesión del recurso de casación y declarar ejecutoriada la sentencia o auto recurrido y que dicho recurso no se encuentra dentro de los casos de procedencia señalados en el artículo 255 del Adjetivo Civil, que al haber rechazado indebidamente la concesión del recurso de casación, conforme el artículo 283 del CPC planteó el mismo, por negativa indebida del recurso de casación.

2.- Del análisis exhaustivo del expediente original y cuadernillo de compulsa, se advierte que el Auto de 03 de mayo de 2012, cursante a fojas 104, clara y específicamente señala que se rechazó el recurso de casación de fojas 83 a 89 del expediente principal, porque dicho recurso interpuesto contra el Auto de Vista Nº 96/2012 de 29 marzo, que cursa a fojas 95 del expediente principal, es irrecurrible en recurso de casación, por no encontrarse previsto en los casos que señala el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil, determinación que resulta correcta tomando en cuenta que el Auto de Vista Nº 96/2012, contra el cual la parte recurrente pretende su impugnación a través del recurso de casación, fue dictado por el Tribunal de Alzada en grado de apelación deducido contra el Auto de 23 de febrero de 2012, en virtud al cual el Juez de la causa aceptó la contracautela ofertada por la parte demandante a fin de hacer efectiva la medida precautoria dispuesta dentro del proceso de referencia; medidas precautorias que cuando se tramitan durante el desarrollo del proceso se sustancian los incidentes, por tratarse de actuaciones accesorias relacionadas a lo principal del litigio; consiguientemente la impugnación de las determinaciones referidas a las medidas precautorias únicamente admiten recurso de apelación y no es procedente el recurso de casación. Por lo expuesto se concluye que el Tribunal de Alzada al haber rechazado el recurso de casación obró correctamente.

Sin embargo corresponde exhortar al Tribunal de Segunda Instancia a tomar en cuenta que según dispone el Art. 237-4 del Código de Procedimiento Civil, referido a las formas de resolución de Alzada, el Auto de Vista podrá ser anulatorio o repositorio; en cuyo caso deberá tener presente los casos en los que corresponde anular y en los que es pertinente reponer, toda vez que como en el caso que se analiza al haber "anulado obrados" hizo que la tramitación del proceso en lo principal quede supeditado al trámite de lo accesorio, aspecto indebido, toda vez que en uso adecuado de la terminología y formas de resolución. El Auto de Vista debió anular simplemente la resolución recurrida y no, como indebidamente lo hizo, anular obrados - reponer -. Sin embargo la confusión anotada no incide en la naturaleza accesoria del trámite de las medidas precautorias, en cuya consideración sus determinaciones no ameritan recurso de casación.

3.- De lo expuesto, se concluye que el Tribunal de Alzada, al rechazar el recurso de casación de fojas 83 a 89 del expediente principal, ajustó su proceder a lo dispuesto por los artículos. 262 inciso 3), 213 y 255 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia en ejercicio de la atribución conferida por el artículo 42-4) de la Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa interpuesto por Rosendo Velásquez Avendaño y Jqaime Eduardo Hurtado Poveda, en representación de Carmen Berrios Loayza y otros. En aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa al compulsante que se gradúa en el equivalente a tres días de haber del juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Poder Judicial, cuyo cumplimiento mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, comuníquese y notifíquese.-