TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 148/2012

Sucre: 06 de junio de 2012

Expediente: SC-41-12-S

Partes: Lucinda Orellana Pinto / Nelson Wili Waldo Robles Salazar

Proceso: Divorcio

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 189 a 192 interpuesto por Nelson Wili Waldo Robles Salazar contra el Auto de Vista de fecha 8 de febrero 2012, cursante a fs. 185 Vlta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz dentro del proceso ordinario sobre Divorcio seguido por Lucinda Orellana Pinto contra el recurrente; el auto de concesión de fs. 194 de obrados, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

Antecedentes del proceso:

Que, el Juez sexto de Partido de familia de la capital de Santa Cruz, en fecha 24 de marzo de 2011 pronunció sentencia No 99/2011, cursante de fs. 143 - 144 vlta. de obrados declarando probadas ambas demandas de fs. 21 a 22 y 47 á 49 vlta, respectivamente.

Contra esa resolución de primera instancia el demandado Nelson Wili Waldo Robles Salazar interpuso recurso de apelación a fs. 149 Vlta., por su parte la demandante también plantea el mismo recurso contra la sentencia, así consta de fs. l53 a l54, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en fecha 8 de febrero 2012 emitió el Auto de Vista de fs. 185 y Vlta., y deliberando en el fondo revocó parcialmente la sentencia declarando improbada la demanda reconvencional deducida por Nelson Wili Waldo Robles Salazar, este fallo de segunda instancia fue recurrido en casación en el fondo y en la forma por el demandado.

CONSIDERANDO II

Hechos que motivan la impugnación

En el Fondo:

1.2. El recurrente en su memorial de casación señala que el Tribunal de Alzada en su fallo ha vulnerado los arts. 519, 520, 1.287 y 1.289 del Código Civil señala que no se ha valorado las pruebas de descargo presentadas en este proceso como es el documento transaccional y definitivo debidamente reconocido cursante de fs. 30 y 31 la misma establece nuestra separación por mas de 2 años, el documento es una confesión espontánea prevista en los arts. 403 y 404 del Procedimiento Civil y que tiene la eficacia prevista por los arts. 5l9 y 520 del Código Civil .

1.3._Asimismo señala la vulneración de los arts. 237 inc.1) y 3), 375 inc. 2), 397, 476 del Código de Procedimiento Civil y art.383 del Código de familia, pues el Tribunal de Alzada ha obrado con absoluta parcialidad al revocar mi demanda reconvencional, toda vez que no existe fundamento legal para proceder a revocar una sentencia que ha estado sustentado con pruebas de descargo tanto literales como testificales que cursan en obrados.

Hace referencia que la demandante ha fundado su acción de divorcio en la causal extinguida por el transcurso del tiempo, señala que desde la suscripción del documento hasta el planteamiento de la demanda han transcurrido 5 años por lo tanto la causal invocada se ha extinguido conforme al art. 140 del Código de familia, al finalizar este acápite reclama que para asignar asistencia familiar en la suma de Bs.600.- mensual, el tribunal a obrado sin tomar en cuenta mis posibilidades económicas.

1.4: Dice también que se hubiera vulnerado el art. 1-286 del Código Civil y art-375 inc.2) del Código de procedimiento Civil, el Juez de primera instancia habría valorado correctamente las pruebas de descargo de fs.30 y 31 y en la segunda instancia no se tomó en cuenta y no se le asignó el valor legal al documento que merece toda la fe probatoria conforme al art. 1.297 del Código Civil.

1.5._ Por ultimó argumenta que se han vulnerado los arts. 1.321 y l.286 del Código Civil y 476 de su procedimiento por cuanto no se han apreciado y valorado correctamente las pruebas testificales de descargo de fs. 122, 123 y 124 y vlta.

En la Forma:

1.6._ Se planteó que fue vulnerado el art.90 del Código de Procedimiento Civil, vale decir que no se ha tomado en cuenta que las normas procesales son de orden público y por lo tanto su cumplimiento es obligatorio, asimismo acusó la violación del art.192 del Código de Procedimiento Civil manifestando que el Tribunal de Alzada no ha valorado sus pruebas y no correspondía revocar la demanda reconvencional.

En el petitorio final solicita a este Tribunal dictar Auto Supremo CASANDO el auto recurrido, declarando probada su demanda reconvencional, es decir manteniendo la sentencia dictada por el Juez de primera instancia.

CONSIDERANDO III

Fundamentos de la resolución

El recurso de casación previsto por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil tiene una importancia práctica y teórica para dar solución a los conflictos procesales y se plantean contra las sentencias de segundo grado o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia, cuando los litigantes que han perdido sus pleitos, porque los jueces o tribunales, a tiempo de resolver infringieron leyes expresas y terminantes. También es procedente contra los autos interlocutorios definitivos dictados por la misma autoridad cuando las partes se ven afectadas, tiene carácter extraordinario, no constituye una tercera instancia, porque en su trámite están excluidas las cuestiones de hecho y nuevas causas de nulidad que no hayan sido reclamadas ante los Tribunales inferiores, salvo los casos que interesaren al orden público conforme estipula el Art. 258 num. 3) del Código procedimiento civil. El planteamiento de este recurso conlleva un elemento importante cual es el formal; es decir que a tiempo de plantearse el mismo deben observarse lo que prevé el Art. 250 y 258 del Código Procedimiento Civil, esto es: observar con detalle los requisitos de admisibilidad y procedencia que debe invocarse por el recurrente lo que permitirá determinar la existencia de error in iudicando o bien in procedendo.

El recurso de casación tiene dos objetivos, UNO: previsto por el art. 253 del Código Procedimiento Civil, que busca invalidar una sentencia, cuando en ella se hubiese infringido una ley expresa, para que el Tribunal de casación dicte resolución en el fondo aplicando correctamente la norma infringida, a esto la doctrina llama recurso de casación en el fondo o recurso de casación propiamente dicho, que se interpone para proteger la defensa del derecho sustantivo que pretende lograr la correcta aplicación de la ley sustantiva en los fallos judiciales. DOS: previsto por el art. 254 del Pdto. Civil recurso que busca anular las resoluciones que hubiera violado formas

esenciales del proceso que se encuentren establecidas como motivos de invalidez; en este caso estamos frente a un recurso de casación en la forma o recurso de nulidad propiamente dicho que tiene el objeto de subsanar los defectos procesales.

La presentación de los recursos enunciados al ser un acto procesal complejo, al margen de contener los requisitos de formas esenciales en su planteamiento y expresar la voluntad de impugnar debe necesariamente fundamentarse conforme prevé el art. 258 num.2) del Código de Procedimiento Civil, esto es: señalando de manera clara, concreta y precisa que leyes han sido violadas o aplicadas de manera errónea, explicando además en qué consiste esa violación, falsedad o error, de qué manera resulta atentatoria a sus intereses, cuál ha sido el perjuicio real, deberá especificar si corresponde al recurso de casación en el fondo o en la forma o en ambos, en definitiva para la procedencia del recurso de casación no solo basta señalar la norma infringida, será necesario explicar los alcances de la norma y de qué manera debería haberse aplicado.

En ese marco normativo este Tribunal analiza el recurso extraordinario de casación solicitado por Nelson Wili Waldo Robles Salazar sobre las impugnaciones dirigidas a anular el proceso, vale decir, primero daremos respuesta al recurso de casación planteado en la forma.

En el numeral 1.6 del memorial de fs. 189 á 192 el recurrente acusa la violación del art. 90 del Código de Procedimiento Civil, pero no especifica qué acto procesal considerado de orden público se hubiera vulnerado, también acusa que se ha violado el art. 192 del código de Procedimiento Civil que se refiere a la valoración de la prueba, aspecto que no corresponde formular en el marco de un recurso de casación en la forma, la no valoración de las pruebas en la resolución corresponde impugnar en la vía del recurso de casación en el fondo, por lo tanto no corresponde ingresar a su análisis.

Con referencia a las impugnaciones planteadas en la vía del recurso de casación en el fondo se tiene señaladas las leyes presuntamente violadas, arts. 519, 520, 1287, 1289, del Código Civil, arts. 237 num.1) y 3), 375 num. 3), 397, 476 del Código de Procedimiento Civil y art. 383 del Código de familia, art. 1.286 del Código Civil, art. 365 de su Procedimiento, arts. 1.321, 1286 del Código Civil y art. 476 de su Procedimiento Si bien el recurrente citó los artículos de la ley presuntamente violadas por el Tribunal de Alzada, empero no ha señalado los alcances de cada uno de los articulados, lo hizo de modo general un tanto confuso dándonos a entender que el Tribunal de apelación no ha valorado el documento de fs. 30 y 3l vlta. de obrados que consiste en un documento privado transaccional y definitivo de fecha 19 de noviembre de 2005 cursante a fs. 3l de obrados.

En la cláusula segunda del referido documento consta que los esposos estaban separados para entonces por más de dos años, transan que el padre no otorgará asistencia familiar al hijo Nefi Jhamil Robles Orellana y expresamente el esposo otorga a la esposa todas las garantías que necesita, comprometiéndose ambos a su fiel y estricto cumplimiento, documento privado que según el recurrente no se hubiera tomado en cuenta por el Tribunal de Alzada.

Lo manifestado precedentemente no es tan cierto, pues el Tribunal de Alzada en su resolución de fecha 8 de febrero 2012 cursante a fs. 185 vlta., en su segundo considerando parágrafo segundo, se refiere al documento privado de fs. 3l vlta manifestando que no se acreditó la separación de los esposos, con relación al monto de asistencia familiar en favor del menor, el tribunal confirmó tomando en cuenta que ningún menor puede subsistir con la suma que pretende otorgar el progenitor.

Este Tribunal Supremo ingresa a considerar el fondo mismo del recurso de casación reclamado por Nelson Wili Waldo Robles Salazar: 1ro. El documento privado de fs. 31 vlta., suscrito entre ambos contendientes en el presente proceso, es de fecha 19 de Noviembre 2005 en la que convienen en divorciarse, manifiestan que están separados por mas de dos años, que el hijo menor de edad quedará en poder de la madre, que los dos puestos de comedor y la pulpería que darán en poder de la señora, que no se otorgará asistencia familiar al hijo por parte del progenitor, se otorga las garantías a la señora, dando una lectura in-extenso no se advierte alguna transacción sobre un vehículo motorizado. 2do. El documento de reconocimiento de firmas que cursa a fs.30, no guarda ninguna relación con el documento de fs. 31 vlta., pues aquel se refiere a un documento privado de venta de vehículo por $us- 2550 de fecha 19 de diciembre 2005, reconocimiento efectuado en fecha 20 de diciembre 2005, vale decir que el documento de fs.31 vlta., es de fecha 19 de Noviembre de 2.005, en cambio el documento privado de venta de vehiculo a que se refiere el reconocimiento de firmas de fs. 30 es de l9 de diciembre 2005, en consecuencia el documento privado de fs. 31 vlta. no fue elevado a instrumento público. El documento -tantas veces mencionado- no acredita que la separación de los esposos hubiese sido permanente y continuada y por sí solo no constituye prueba suficiente que acredite la separación de los cónyuges hubiese sido libremente consentida y sobre todo continuada por más de dos años como exige el art. 131 del Código de Familia.

El art. 5 del Código de Familia estipula que las normas del derecho de familia son de orden público y no pueden renunciarse por voluntad de los particulares, bajo pena de nulidad. El matrimonio es una institución que está bajo la protección del Estado y es base fundamental de la familia y la sociedad. Las partes no pueden fundar la demanda de divorcio y reconvención en sus propias faltas y confesiones, las causales deben probarse para que el juzgador tenga convencimiento de los hechos demandados y pueda decidir el divorcio. La acción de divorcio basada en el art.131 del Código de familia no puede basarse en una prueba que en muchos casos pueden ser pruebas fraguadas, por eso el juez debe exigir en el auto que fija los hechos a probarse que el actor demuestre la causal prescindiendo de cualquier documento transaccional, la separación consentida y continuada entre los esposos deben ser acreditadas inexcusablemente, debe ser parte principal de la prueba y eso debe demostrarse en el periodo de prueba, reiteramos eso no puede demostrarse mediante un simple documento privado como en el presente caso.

Finalmente los testigos de descargo: Regina Carmen Vila Quiroga y Wendy Murillo Santivañez en las declaraciones de fs. 122 a 124 vlta.de obrados ninguna de ellas manifestaron que los esposos Nelson Wili Waldo Robles Salazar y Lucinda Orellana Pinto vivirán separados por mas de dos años en forma consentida y continuada, solo entre otros han manifestado que el esposo había viajado a España y la esposa al parecer vivió con un hombre llamado Edwin, declaraciones que también fueron valoradas en el Auto de Vista.

Por las razones expuestas, este Tribunal Supremo no encuentra vulneración, por lo que corresponde fallar por lo dispuesto por el art. 271 numeral 1) en cuanto al recurso de casación en la forma, y en cuanto al recurso de casación en el fondo, corresponde fallar en la forma prevista por el artículo 271 numeral 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 numeral 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma; y de conformidad a los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 189 a 192, interpuesto por Nelson Wili Waldo Robles Salazar. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

?? ?? ?? ??