TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 117/2012

Sucre: 17 de mayo de 2012.

Expediente: LP-20-12-A

Partes: Valentín Huayllucu Vallejos c/ Nicasia Patzi Choque y otras

Proceso: Nulidad de contrato

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 206 a 207 y vuelta interpuesto por Nicasia Patzi Choque, impugnando el Auto de Vista Nº 264/2011, de fecha 01 de septiembre de 2011, cursante de fs. 202-203, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de la Paz (Ahora Tribunal Departamental de Justicia La Paz), dentro del proceso ordinario de Nulidad de minutas, escrituras públicas por falsificación de firmas seguido por Valentín Huayllucu Vallejos, contra Nicasia Patzi Choque, Marcelina Patzi Choque y la Dra. Amparo Terrazas Notaria de Fe Pública de Primera Clase

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, de fs. 14 a 16 vlta., subsanada a fs- 18 y vlta. Valentín Huayllucu Vallejos, interpone en la vía ordinaria demanda de nulidad de minutas y protocolos por falsificación de firmas del vendedor contra Nicasia Patzi Choque, Marcelina Patzi Choque y Amparo Terrazas Notaria de Fe Publica de Primera Clase sobre venta de lotes de terreno en Marquirivi, Cantón Achocalla, Provincia Murillo Departamento de Paz y consecuente cancelación de Partida y matricula, siendo admitida la misma por providencia de fs. 19 y corrida en traslado es respondida por Amparo Terrazas rechazando la demanda

Que a fs. 117 y vlta, el Juez A- quo por auto de fecha 16 de diciembre de 2010 y aplicando el principio de saneamiento procesal anuló obrados hasta fs. 19 inclusive, bajo el argumento de que al demandarse la nulidad por falta de consentimiento, toda vez que se alegó falsificación de firmas en los documentos transaccionales, de conformidad a lo previsto en el art. 554-1 del Código, el motivo impetrado para la nulidad es de anulabilidad, por lo que el a quo determina a través de Auto de 16 de diciembre 2010, se aclare la demanda en el plazo de 72 horas, bajo alternativa de tenerse por no presentada, de conformidad a lo previsto por el Art. 333 del Código de Procedimiento Civil.

El demandante, mediante memorial de fs. 155 a 158 y vlta., a través de su

apoderada legal Asunta Lidia Medrano de Gonzáles aclaró la demanda; sin embargo persistió en demandar la nulidad de minutas y escrituras públicas por falsificación de firmas en libros de protocolos contra Nicasia Patzi Choque, Marcelina Patzi Choque, Dra. Amparo Terrazas de Jiménez Notaria de Fe Pública No 63 y Dra. Isabel Gallegillos Arce Registradora de Derechos Reales, pidiendo que admitida la aclaración y modificación de la demanda y se declare probada la demanda de nulidad de minutas, protocolos por falsificación de firmas del vendedor y la cancelación de partidas y matrículas; al no haber existido consentimiento de su parte para la firma en los contratos suscritos.

Que a fs. 160 el Juez A quo dictó auto de fecha 18 de enero de 2011 mediante el cual rechazó la aclaración y modificación de la demanda, toda vez que es causal de anulabilidad la falta de consentimiento (al haberse falsificado la firma del demandante) y no así de nulidad; por lo que al no haberse cumplido conforme se apercibía en el auto de 16 de diciembre 2010, se resolvió rechazar la demanda. Ante dicha determinación Valentín Huayllucu Vallejos, mediante su apoderada legal Asunta Lidia Medrano de Gonzáles, interpuso recurso de reposición bajo alternativa de apelación pidiendo la revocatoria del auto y se admita la aclaración y modificación de la demanda y luego del trámite se declare probada la misma.

Que de fs. 201 a 203 la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de La Paz, (ahora Tribunal Departamental de Justicia de La Paz), pronunció Auto de Vista No 264/2011, anulando obrados hasta fs. 160 inclusive; es decir hasta la determinación del a quo respecto a que se rechazó la demanda al no haberse dado cumplimiento a la modificación de la demanda.

Contra este auto la demandada Nicasia Patzi Choque interpuso recurso de casación cursante a fs. 206 a 207 vlta.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Que, Nicasia Patzi Choque interpone el recurso de casación en la forma contra el Auto de Vista Nro. 264/2011 de fecha 1 de septiembre del 2011 (fojas 206 a 207 vlta.,) fundado en los siguientes aspectos:

1.- Acuso la violación del Art. 327 Código de Procedimiento Civil, que determina que la demanda debe contener los requisitos que indican los numerales 1) y 9) de la citada norma procesal, en caso contrario el Juez esta facultado a rechazar de oficio, mientras no sean subsanadas dentro de un plazo prudencial que fijara el juez, bajo apercibimiento de tenerse por no presentada.

2.- Indicó que la parte demandante Valentín Huaylluco Vallejos representado por

Asunta Lidia Medrano de Gonzáles dentro de la demanda de nulidad de minutas y protocolos por falsificación de firmas del vendedor, fue anulada por el Juez Inferior hasta fs. 19 es decir, hasta la admisión de la demanda, debiendo aclarar la parte demandante su demanda en el plazo de 72 horas, la misma que supuestamente fue subsanada, por memorial de fs. 155 a 158, sin embargo por auto de fs 160 fue rechazada por ser una demanda defectuosa, que no cumple lo dispuesto por el art. 327 Inc. 5) del Código de Procedimiento Civil porque la parte actora no especificó si es una demanda sobre nulidad o anulabilidad de documentos, ya que alegó falsificación de firmas en los libros del protocolo.

3.- Termina indicado que la demanda debe rechazarse por ser una demanda defectuosa que no cumple lo dispuesto por el Art. 327 inc. 5) del Código de Procedimiento Civil por no determinar con claridad y exactitud la cosa demandada y solicita se revoque el Auto de Vista No 264/2011 de fecha 1 de septiembre de 2011,y confirme el auto de fs. 160 de fecha 18 de enero de 2011 determinándose como no presentada la demanda de fs. 14 a 16 vlta, 18 y vlta. Subsanada a fs. 155 a 158.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Presentado como se tiene el recurso de casación, mismo que no especifica si es en el fondo o en la forma; sin embargo rescatando la pretensión que tiene la recurrente y a los fines de seguir un orden tanto en el recurso con el Auto de Vista recurrido, diremos en primera instancia que:

Que Valentín Huayllucu Vallejos presentó demanda de nulidad de minutas, y protocolos por la falsificación de su firma en dichos documentos, contra Nicasia Patzi Choque, Marcelina Patzi Choque, Amparo Terrazas de Jiménez, Notaria de Fe Pública de Primera Clase, demanda que subsana a fs. 18 se amplia contra María Isabel Gallegillos Arce Juez Registradora de Derechos Reales, invocando el Art. 549 inc. 1) del Código Civil, por faltar en el contrato, el objeto o la forma prevista por la ley como requisitos de validez, num.2) Por faltar en el objeto del contrato los requisitos señalados por ley y num. 4) Por error esencial sobre la naturaleza y el objeto del contrato. Así planteada la demanda el juez mediante auto de 16 de diciembre 2010 en la vía de saneamiento procesal, anula obrados hasta fs. 19; es decir hasta la admisión de la demanda por cuanto el demandante al argumentar la falsificación de su firma en los documentos de transferencia de los lotes de terreno motivo de la litis y al no haber otorgado su consentimiento, no es causal de nulidad sino de anulabilidad; por lo que insta al demandante a aclarar la demanda en el plazo de 72 horas, caso contrario se tendría la misma por no presentada de conformidad a lo previsto en el art. 333 del Código de Procedimiento Civil. Es así que el demandante, conforme consta de fs. 155 a 158 vlta., cumple lo ordenado por el a quo y modifica la demanda; sin embargo en el tenor del memorial insiste en la demanda de nulidad de contratos, toda vez que de acuerdo al dictamen pericial documentológico se concluye que las firmas que constan en los documentos de compra venta, no fueron suscritos por él; por lo que al haberse falsificado su firma se ha evidenciado la falta de los requisitos del contrato como también la presencia de la ilegalidad al nacer las supuestas minutas a la vida del derecho por medio de un instrumento público con falsificación de firmas; por lo que al tenor del art. 549 num. 1), 2), 3) y 4) del Código Civil, solicita se declare la nulidad del protocolo de escritura pública Nº 176/1978 y Nº 177/1978.

El a quo al evidenciar que el demandante no dio cumplimiento al auto de fs. 117 y vlta., toda vez que no se aclaró si se demandaba la nulidad o anulabilidad de los documentos motivo de la litis, sin ingresar a mayores consideraciones rechazó la demanda de fs. 155 a 158; determinación que fue motivo de apelación. A su turno el Tribunal de Alzada, anuló obrados hasta fs. 160 inclusive, con el argumento de que el a quo habría confundido aspectos que hacen a la nulidad con argumentos que corresponden a la anulabilidad.

Que, antes de continuar habrá que dejar claramente establecido que la nulidad es la sanción jurídica que le resta eficacia a un acto jurídico que ha nacido con algún vicio o que simplemente no ha nacido formalmente al mundo del derecho. Y la anulabilidad es causa de ineficacia de un acto jurídico, que deriva de la ausencia de alguno de los requisitos imprescindibles para que dicho acto tenga validez.

El Art. 549 del Código Civil detalla que un contrato será nulo por 4 razones específicas y el art. 554 de la misma norma legal, señala en su numeral 1) que la falta de consentimiento para su formación es causal de anulabilidad. Por otra parte es también necesario tomar en cuenta que la nulidad es imprescriptible a diferencia de la anulabilidad, cuyo plazo prescribe en cinco años contados desde el día en que se concluyó el contrato.

Mencionada la reserva legal anterior sobre el tema de nulidad y anulabilidad, en el caso de autos, lo que el actor pretende es que se declaren nulos los contratos de compra-venta de lote suscritos con las hermanas Patzi Choque el año 1978, arguyendo que se habría falsificado su firma en los mismos, por tanto no existiría consentimiento de su parte en la realización de dichos contratos; sin embargo de ello, pese a que el a quo en su momento advirtió a través del auto de fs. 117 que el actor debía modificar su demanda, toda vez que la falta de consentimiento es motivo de anulabilidad y no de nulidad, el demandante no cumplió con dicha resolución, al contrario insistió en la misma; aspecto que en su momento fue confundido por el tribunal de alzada, cuando señala que el a quo debía considerar que un acto o contrato es nulo cuando se advierte un factor de invalidez en su formación u otorgamiento y es anulable cuando en su formación han concurrido elementos que lo hacen válidos, susceptibles de ser confirmados o convalidados; por lo que al haber observado la nulidad con argumentos que corresponden a la anulabilidad, resultaría ser un contrasentido jurídico. Al respecto, el art. 554 del Código Civil, es claro al señalar que un contrato será anulable por falta de consentimiento para su formación (error, dolo, violencia); y, el caso presente lo argüido por el actor es justamente aquello, es decir la falta de consentimiento a tiempo de haberse suscrito los contratos de los que ahora él solicita la nulidad y que en su momento el de alzada ha otorgado razón en ello, sin tomar en cuenta que no hubo confusión alguna en el a quo, instancia que rechazó la demanda conforme prevé el art. 333 del Código de Procedimiento Civil, al no haber aclarado la misma respecto a la petición de nulidad y anulabilidad en el marco del derecho.

Que, al presente al haber el tribunal de alzada anulado obrados hasta fs. 160 inclusive; es decir hasta el auto que rechaza la demanda y se la tiene como no presentada, ha obrado de manera contraria al marco jurídico antes descrito, correspondiendo por tanto se anule la determinación del tribunal de alzada; dejando claramente establecido que la falta de consentimiento para la formación de un contrato es causal de anulabilidad conforme así lo ha establecido en el art. 554 del Código Civil.

Por lo anterior corresponde a este Tribunal fallar de conformidad a lo previsto por el art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por el art. 271 num. 3) y 275) del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº 264/2011, de fecha 01 de septiembre de 2011, cursante de fs. 202-203, manteniendo subsistente el Auto de fs. 160 de fecha 18 de enero 2011.

Siendo excusable el error, no se impone multa alguna.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgdo. Rita Susana Nava Duran.