TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 110/2012

Sucre: 15 de mayo de 2012

Expediente: Cb - 21 -12 - S

Partes: Ivonne Consuelo Alcocer García c/ Luís Gastón Alcocer Cabrera y otros.

Proceso: División y partición

Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 256 a 259, interpuesto por Ivonne Consuelo Alcocer García; contra el Auto de Vista de fs. 249 a 250 vlta., emitido el 22 de diciembre 2011 y auto complementario de fs. 252 vlta., ambos emitidos por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso de División y Partición, seguido por Ivonne Consuelo Alcocer García contra Luís Gastón Alcocer Cabrera, Edy Gustavo Alcocer Cabrera, Nancy Gabriela Alcocer Cabrera y Maria Teresa del Carmen Alcocer Cabrera y otros; la concesión del recurso de casación de fs. 267 vlta., los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Undécimo en lo Civil del Departamento de Cochabamba, el 26 de abril de 2010, pronunció Sentencia, cursante de fs. 219 a 225 vlta., de obrados, por la cual declaró Probada en Parte la demanda de División y Partición de Bien Inmueble de fs. 6 a 7, improbada la oposición y demanda reconvencional de fs. 101 a 103 vlta., instaurada por la codemandada Nancy Gabriela Alcocer de Pessoa, y dispuso la división y partición del bien inmueble motivo de la litis en la proporción para la actora Ivonne Consuelo Alcocer García y de los otros herederos forzosos Juan Pedro Alcocer Soriano, Mónica Alcocer Soriano, Maria Fernanda Alcocer Lanza, Adriana Alcocer Lanza, Gabriel Alcocer Lanza y Sonia Lanza Rivera en un porcentaje para cada uno de 2,857% sobre el 20% a título sucesorio de Edgar Alcocer Cabrera y de los co-demandados Luís Gastón Alcocer Cabrera, Edy Gustavo Alcocer Cabrera, Nancy Gabriela Alcocer Cabrera y Maria Teresa del Carmen Alcocer Cabrera, cada uno en un porcentaje del 20%, directamente en subasta y remate del bien inmueble, sea en remate y distribuido entre los copropietarios en el porcentaje que les corresponda. Declaro también Improbadas las excepciones perentorias opuestas por las codemandadas al igual que las excepciones perentorias opuestas por la defensora de oficio de Luís Gastón Alcocer Cabrera, Edy Gustavo Alcocer Cabrera, Juan Pedro Alcocer Soriano, Mónica Alcocer Soriano, Maria Fernanda Alcocer Lanza, Adriana Alcocer Lanza, Gabriela Alcocer Lanza y Sonia Amanda Lanza Rivera.

Contra esa sentencia de primera instancia la demandada Nancy Gabriela Alcocer de Pessoa representada por Claudia Gabriela Ecos Torrico, dentro del plazo legal interpuso recurso de apelación.

Concedido el recurso de apelación la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, el 22 de diciembre de 2011 pronunció el Auto de Vista, donde se Anula obrados hasta el vicio mas antiguo, estos es hasta fs. 38 inclusive, al estado de que el a-quo conforme a los fundamentos del auto de 20 de noviembre de 2007, disponga que la parte actora amplié su demanda contra los supuestos co-herederos: Juan Pedro Alcocer Soriano, Mónica Alcocer Soriano, Maria Fernanda Alcocer Lanza, Adriana Alcocer Lanza, Gabriel Alcocer Lanza y Sonia Amanda Lanza Rivera, a fin que asuman defensa conforme a derecho.

La demandante interpuso contra esa resolución de segunda instancia recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Indico que el Juez A quo tramito el proceso conforme a derecho y dispuso la integración a la litis de todos los co-herederos, indicó que la tarea de integrar a todos los demandados o demandantes no solo es de la parte actora sino también es obligación del A quo cuidar que se desarrollo sin vicios de nulidad en virtud de ser el director del proceso.

Indico que luego de esa integración de todos los demandados se procedió a citarlos conforme a derecho, y las citaciones cursan en obrados, luego de las citaciones se nombre defensora de oficio a la Dra. Bertha Gutiérrez de todos los codemandados.

Acusó al Tribunal de alzada que oficiosamente dispuso la nulidad de obrados, toda vez que la parte apelante no observó el supuesto vicio.

Indicó que no se causo indefensión y que no hay causal para que se declare la nulidad, no se puede declarar la nulidad sino esta expresamente determinada por ley.

Acusó de ultra petita al Auto de Vista en virtud de que en apelación no se solicito la nulidad, indico que viola el principio de congruencia lesionando el derecho a la seguridad jurídica que tiene toda persona.

Concluyo solicitando que se declare improcedente el Auto de Vista referente a la nulidad de obrados a fojas 38, pidiendo se de cumplimiento a las disposiciones legales e infringidas por el Tribunal de Alzada.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, en merito a los fundamentos del recurso, de la revisión de obrados se establece que:

El motivo por el cual el Tribunal de alzada dispuso la anulación de obrados, radica en que el juez hubiese cometido un error en la citación a los herederos de Edgar Alcocer Cabrera, por considerar que dicha integración correspondía a la parte demandante y no al juez de la causa.

Siendo esos los fundamentos por los que el Tribunal de alzada anuló obrados corresponde precisar lo establecido en el art. 87 del Código de Procedimiento Civil el mismo que indica: "Corresponderá al juez la dirección del proceso, de acuerdo con las disposiciones de este Código", éste artículo le otorga la obligación al Juez A quo de que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad tal como lo dispone también el art. 3 del mismo adjetivo Civil; en tal sentido el Juez a quo de fs. 38 a 39 pronunció resolución integrando a la litis a los demás coherederos, disponiendo Traslado con la demanda principal y que contesten en el plazo previsto por ley, a dicho efecto cursa en obrados a fs. 44 y vlta, memorial de la actora solicitando citación por edictos en virtud al desconocimiento del paradero de los coherederos y es así que luego del acta de juramento de desconocimiento de paradero que cursa a fs. 52, se citó a Juan Pedro Alcocer Soriano, Mónica Alcocer Soriano, Maria Fernanda Alcocer Lanza, Adriana Alcocer Lanza, Gabriel Alcocer Lanza y Sonia Amanda Lanza Rivera, el Tribunal de alzada debería tener presente que si ese aparente error no fue reclamado oportunamente por la parte contraria, en virtud al Principio de Convalidación, la nulidad dispuesta por el Ad Quem resulta, un exceso.

Establecido lo anterior en el caso de autos se evidencia que el Juez A quo lejos de cometer un error obro con absoluta sujeción de los arts. 87 y 3 num. 1) ambos del Código de Procedimiento Civil, evidenciándose que con dicha determinación el juez adopto una medida tendiente a evitar que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad.

En consecuencia la decisión del Tribunal de alzada es errada toda vez que encontró un motivo de nulidad en una determinación que mas bien resulta acertada por parte del A quo.

Finalmente, refiriéndonos al auto de relación procesal de 15 de septiembre de 2009, el juez A quo de conformidad a la demanda reconvencional que cursa de fs. 101 a 103 vlta. dispuso que Nancy Gabriela Alcocer Cabrera pruebe los gastos fúnebres y la asistencia familiar que su persona habría erogado, fundamentos que son parte de su demanda reconvencional y que expresamente fijó como puntos de hecho a probar, no evidenciándose la generalización que fundamenta el tribunal de alzada; además las partes tenían el derecho a activar algún recurso que la ley les otorga para subsanar esta supuesta infracción del juez a quo, convalidándose el auto de relación procesal con la continuación del proceso por las partes intervinientes en la litis.

Por lo anterior y como se había expresado, en materia de nulidades procesales rigen principios citados que deben ser observados para declarar la misma; es decir que no puede determinarse nulidad sin la existencia de una ley específica que así la determine, tampoco hay nulidad sin perjuicio que haya sufrido la parte y finalmente no existe nulidad si no se reclamó de manera oportuna lo observado.

Por todo lo expuesto al amparo del art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil y siendo evidente la infracción en que ha incurrido el Tribunal de Alzada, corresponde a este Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271- 3) y 275, todos del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts., 271 numeral 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista de fecha 22 de diciembre de 2011, cursante de fs. 249 a 250 vlta, disponiendo que sin espera de turno y previo sorteo se pronuncie nueva resolución, que guarde el principio de congruencia previsto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

No siendo excusable el error en el que han incurrido los Vocales, se impone responsabilidad en multa que se regula en un día de su haber mensual a favor del Tesoro Judicial, a dicho efecto comuníquese a la Dirección Administrativa y Financiera y conforme establece el art. 17 par. IV de la Ley del Órgano Judicial. Hágase conocer de la presente resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.