TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

 
Auto Supremo: 74/2012

Sucre: 12 de abril de 2012

Expediente: SC-22-12-S

Partes: Rene Ortuño Villarroel y otros c/ Cinthia Aurora Ortuño Villarroel

Proceso: Nulidad de Filiación, Desconocimiento de Paternidad-Maternidad

Cancelación de Partida de Nacimiento y Nulidad de declaratoria de herederos

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 701 a 706 de obrados, interpuesto por Frida Justina Ortuño Villarroel en representación de Rene, Aida Luz, Nicéforo todos de apellido Ortuño Villarroel, contra el Auto de Vista de 26 de noviembre 2011, cursante de fs. 687 a 691 vlta., pronunciada por la Sala Civil Segunda de la ex Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Santa Cruz (ahora Tribunal Departamental de Justicia), dentro del proceso ordinario sobre nulidad de filiación, desconocimiento de paternidad, maternidad, cancelación de partida de nacimiento y nulidad de declaratoria de herederos, seguido por los recurrentes en contra de Cinthia Aurora Ortuño Villarroel, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, en fecha 15 de marzo 2010, Rene, Aida Luz y Nicéforo Ortuño Villarroel inician demanda de nulidad de filiación, desconocimiento de paternidad, maternidad, cancelación de partida de nacimiento y nulidad de declaratoria de herederos, en contra de Cinthia Aurora Ortuño Villarroel, quien sería hija de su finada hermana Aurora Ortuño Villarroel, arguyendo que la misma no es su hija biológica y jamás tuvo calidad de hija, sino siempre estuvo al lado de su hermana como una criada; por lo que solicitaron se anule la filiación de Cinthia Ortuño Villarroel, una vez anulada la misma, también se declare nula la declaratoria de herederos a favor de la demandada.

Que sustanciado el proceso, el Juez Tercero de Partido de Familia, mediante Sentencia de 31 de diciembre 2010, cursante de fs. 480 a 484 y vlta. de obrados, declaró probada en parte la demanda principal y en consecuencia dispuso dejar sin efecto la Partida de nacimiento registrada en la Oficial de Registro Civil Nº 87, Partida Nº 7765, Folio Nº 7765 de 14 de octubre de 1983, inscrita a nombre de Cinthia Aurora Ortuño Villarroel, manteniendo los apellidos como convencionales, no pudiendo ser utilizados los mismos en cuantos a otros derechos civiles. Asimismo, el Juez se declaró incompetente para anular la declaratoria de herederos. Por otra parte declaró improbada la demanda reconvencional, así como la excepción de prescripción y probadas las excepciones perentorias opuestas por los demandantes.

Deducida la apelación por Cinthia Ortuño Villarroel, la Sala Civil Segunda mediante Auto de Vista de 28 de noviembre 2011, revocó la Sentencia Nº 31/2010 de 23 de diciembre 2010, declarando probada la excepción de prescripción e improbada la demanda principal, disponiendo se mantenga intacta la filiación de Cinthia Aurora Ortuño Villarroel, hija de la extinta Aurora Villarroel, con todos los derechos y prerrogativas constitucionales y civiles y dejando sin efecto todas las medidas precautorias y cautelares.

Que, ante la determinación adoptada por el Tribunal de Alzada, Rene, Aida Luz y Nicéforo Ortuño Villarroel, representados por Frida Justina Ortuño Villarroel interpusieron recurso de casación en el fondo contra el citado Auto de Vista de fs. 687 a 691 vlta.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Que, los recurrentes acusan que se hubiera interpretado de manera errónea la previsión contenida en el Art. 204 del Código de Familia; toda vez que el de alzada interpretó errada y forzadamente dicha normativa, que de manera textual dice: "El reconocimiento puede impugnarse, por el hijo y por quienes tengan interés legítimo". "No procede la impugnación pasados cinco años desde que se practicó el reconocimiento. Este plazo empieza a correr para los menores e interdictos desde su mayoridad o rehabilitación respectivamente". Argumentan, que este plazo de cinco años es para los menores y los interdictos y no así para quienes tengan interés legítimo y que al no existir una disposición expresa sobre la fatalidad del termino para terceros, ese plazo debe computarse a partir del momento en que los interesados legítimos tengan conocimiento del hecho, tal cual lo previene las disposiciones civiles aplicables al caso, pues nadie puede impugnar aquello que no conoce y la prescripción de cualquier derecho, empieza a correr a partir del momento en que este se hace exigible (art. 1493 C.C.).

Asimismo, señalan que una vez que la demandada se hizo declarar heredera como supuesta hija biológica de la hermana fallecida de los recurrentes, éstos interpusieron la presente acción; por tanto no se puede erróneamente aplicar y/o computar el plazo de la prescripción prevista en el art. 204 del Código de Familia modificado por el art. 18 de la Ley Nº 996 en la forma realizada por la Sala Civil Segunda.

Expuesto lo anterior, solicitan se case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo, confirme la justa sentencia pronunciada por el a quo.

 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, considerado el recurso de casación en el fondo o en la forma como una demanda nueva de puro derecho que se interpone contra decisiones jurisdiccionales de segundo grado, a través de la cual la parte pone de manifiesto la violación, indebida aplicación o errónea interpretación del derecho material por parte del juzgador, éste al ser también calificado como un recurso formal, está obligado a cumplir con la carga que le impone el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, en función a lo previsto en los arts. 253 y 254 de la misma norma legal citada, es decir deben estar debidamente fundamentado y motivado, a fin de que se logre la resolución pertinente.

En el caso de Autos, la parte recurrente acusa que si hubiera mal interpretado y aplicado erróneamente lo establecido en el art. 204 del Código de Familia, modificado por el art. 18 de la Ley Nº 996 de 4 de abril de 1988, al resolver probada la excepción de prescripción respecto a la impugnación del reconocimiento, por lo que este Tribunal pasará a resolver sobre el único punto recurrido.

Respecto a lo previsto en la citada norma legal sobre el plazo que se otorga para impugnar dicho reconocimiento como es el de cinco años, desde que se practicó el mismo y en virtud al cual, compulsada la documentación el Ad quem determinó de manera correcta declarar probada la excepción de prescripción, no habiendo evidencia alguna de que dicha normativa se hubiera aplicado de manera errónea; al contrario, la determinación del Tribunal de Alzada, se corrobora con la prueba cursante a fs. 248 referida a la Partida de Nacimiento Nº 7765, en la que se demuestra que la demandante fue inscrita como Cinthia Aurora Ortuño, por una parte y por otra, en la misma partida consta que por orden judicial de fecha 12 de octubre de 1982 se ordenó la adición del segundo apellido, quedando inscrita como Cinthia Aurora Ortuño Villarroel. De lo que se infiere que dicha filiación fue pública a partir de ese año (1982), aspecto del que tenían conocimiento los recurrentes, a quienes por el trato familiar que siempre brindó y brindaron a la demandante conoce como "tíos"; y a quienes les corría el plazo previsto en el art. 204 del Código de Familia, para impugnar ese reconocimiento si consideraban tener "interes legitimo" en esa impugnación y a la fecha en la que accionan la presente demanda, tal cual afirma el ad quem habrían transcurrido más de 28 años, superando el plazo de los cinco años previstos en el art. 204 del Código de Familia, aspecto que se tiene plenamente demostrado por la documental cursante a fs. 248 referido a la Partida de Nacimiento de la demandada, la misma que fue modificada por orden judicial, documento de carácter público.

Que, la filiación es uno de los institutos jurídicos del derecho de familia más controvertidos, toda vez que tiene que ver directamente con las relaciones jurídico familiares de ascendencia o de descendencia y el apellido de las personas naturales que dan lugar a los vínculos de parentesco que existente entre el padre, la madre y el hijo; siendo justamente esa relación de orden jurídico familiar entre Aurora Ortuño Villarroel y Cinthia Aurora Ortuño Villarroel lo que los recurrentes pretenden desvirtuar con la demanda interpuesta, con el único propósito de generar el derecho patrimonial de la fallecida Aurora Ortuño Villarroel a su favor, cuando de la documental cursante en obrados presentada por la demandada, se evidencia la calidad de hija que ostenta y sobre todo del derecho a esa filiación realizada por su madre de manera voluntaria y sin que exista objeción alguna en ese momento (1982) y durante los 28 años restantes que acompañó a su hija.

Que, el ad quem ha interpretado de manera correcta lo previsto en el art. 204 del Código de Familia, no existiendo violación alguna a dicho precepto normativo, correspondiendo que éste Tribunal resuelva conforme prevé el art. 271 num. 2) del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y de conformidad a lo previsto en el Art. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Frida Justina Ortuño Villarroel en representación de Rene, Aida Luz, Nicéforo todos de apellidos Ortuño Villarroel, contra el Auto de Vista de 28 de noviembre 2011, cursante de fs. 687 a 691 vlta.

Se regula honorarios profesionales en la suma de Bs. 1.000, que mandará a hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Se llama la atención al personal de apoyo jurisdiccional de la Sala Civil, por la falta de cuidado a tiempo de remitir el presente proceso, instando a trabajar con mayor eficiencia a fin de evitar futuras dilaciones.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran