TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 53/2012

Sucre: 21 de marzo de 2012

Expediente: LP-9-12-A

Partes: Miriam Guzmán Mier, y Gabriela Ruiz Guzmán c/ Jorge Ruiz Gómez

Proceso: Declaratoria de Interdicción

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y la forma de fs. 60 a 62 de obrados, interpuesto por Rosario Marlene Ruiz Domínguez y Vilma Ruiz Domínguez contra el Auto de Vista Nº 527/2011 de 12 de diciembre 2011, cursante a fs. 50 y vlta. de obrados, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz (ahora Tribunal Departamental de Justicia), dentro el proceso de declaratoria de interdicción seguido por Miriam Guzmán Mier en representación de Gabriela Ruiz Guzmán en contra de Jorge Ruiz Gómez, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

1.- Que, Miriam Guzmán Mier en representación de Gabriela Ruiz Guzmán, presentó demanda de declaración de interdicción en contra de Jorge Ruiz Gómez y en fecha 15 de agosto 2007, presentó ante el Juzgado Octavo de Partido de Familia, desistimiento del derecho, cancelación de medidas cautelares y archivo de obrados, en virtud al informe pericial psiquiátrico que adjuntó, en cuya conclusión diagnóstica establece que el Sr. Jorge Ruíz Gómez en la actualidad goza en plenitud de sus capacidades tanto cognitivas como volitivas para hacerse responsable civilmente de cualquier situación, ya que puede comprender la juricidad y antijuricidad de los hechos, estando mentalmente competente para ello.

2.- Que el Juez Octavo de Partido de Familia, mediante Resolución Nº 165/2008 de 12 de mayo 2008 rechazó el desistimiento del derecho, arguyendo que como el caso se trata de la interdicción del demandado, esa situación sería examinada a tiempo de pronunciarse la respectiva sentencia respecto de los fundamentos en los que se basó la parte demandante y en base a la prueba existente en el proceso; es decir que de acuerdo al análisis y valoración de toda la prueba se llegaría a la conclusión de la veracidad o no del muy buen estado de salud de demandado, por una parte. Y por otra, especificó que de acuerdo a lo previsto en el art. 306 del Código de Procedimiento Civil, no podían desistir los que litigan en representación de personas incapaces y como en este caso la demandante actuaba en representación de su hija menor de edad (14 años) no correspondía admitir el desistimiento del derecho.

3.- Mediante auto de 7 de junio 2008 se tiene por formulado el recurso de apelación en contra del auto interlocutorio interpuesto por Miriam Guzmán Mier, reservándose la concesión de la alzada hasta el estado de una eventual apelación de la sentencia, en atención a lo previsto por el art. 20 y 24 num. 4) de la Ley N 1760.

4.- Por Resolución Nº 425/2008 de fecha 31 de octubre 2008, se dictó sentencia declarando improbada la demanda y dejando sin efecto los nombramientos de curadora ad litem y de asistente y administradora que se había efectuado en las personas de las hijas mayores del primer matrimonio del demandado (Rosario Marlene Ruiz Domínguez y Wilma Ruiz Domínguez). Apelada la sentencia por Rosario Marlene y Vilma Ruiz Domínguez, Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito de La Paz, a través de Auto de Vista Nº 119/10 de 16 de abril 2010, anuló obrados hasta fs. 1076, ordenando que el A Quo disponga la comparecencia del demandado al segundo examen a efectuarse por el perito Dr. Ricardo Ramos Pantoja, con cuyo resultado debía pronunciarse nueva sentencia. Asimismo por auto de 24 de abril 2010 por el que se dispone no ha lugar a la explicación y complementación del Auto de Vista, solicitado por Gabriela Ruiz Guzmán, se aclara que interpuesta la apelación alternativa planteada en virtud al art. 20 y 24-4) de la Ley Nº 1760, su concesión se encontraba condicionada a la de una eventual apelación de la sentencia como dispone el art. 25 parágrafo II de la ley antes citada y al no haberse formulado recurso de apelación de la sentencia por Gabriela Ruiz Guzmán, la apelación interpuesta en efecto diferido quedó desistida al tenor de la mencionada norma legal en su parágrafo III, razón por la que no se ingresó a considerar dicho aspecto (desistimiento del derecho)

5.- Que reiterada la solicitud de desistimiento del derecho impetrada por Gabriela Ruiz Guzmán, en fecha 29 de octubre 2010, ésta se corre en traslado, contestado el mismo, mediante Resolución Nº 557/2010 el Juez Octavo de Partido de Familia rechaza la pretensión, en razón de que el informe pericial psiquiátrico presentado por la Dra. Claribel Ramírez Hurtado - Psiquiatra Forense no era admisible por no haberse dado cumplimiento a lo estipulado en el art. 430 y sgtes. del Código de Procedimiento Civil y porque lo impetrado ya fue analizado y rechazado mediante resolución Nº 165/2008. Ante tal determinación, se recurrió en apelación.

6.- La Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito de La Paz, mediante Resolución Nº 527/2011 de 12 de diciembre 2011, revocó la Resolución Nº 557/2010 de 3 de diciembre 2010, con tres razonamientos: a) que al haberse formulado desistimiento del derecho, no era necesario correr en traslado, ya que no se necesitaba la conformidad de la otra parte de acuerdo a lo previsto en el art. 305-I del Código de Procedimiento Civil. b) la interdicción observada para la procedencia del desistimiento por Resolución Nº 165/2008 fue desvirtuada por el informe psiquiátrico emitido por la siquiatra Forense, Dra. Claribel Ramírez Hurtado, mismo que no fue enervado por la otra parte. Y c) que lo observado en Resolución Nº 165/2008 respecto a la improcedencia del desistimiento cuando se actúa en representación de personas incapaces y de acuerdo a la reiteración de solicitud efectuada pro Gabriela Ruiz Guzmán quien durante el desarrollo del proceso alcanzó la mayoría de edad, se evidencia que el último punto de la resolución antes citada habría sido cumplida, no siendo aplicable al presente caso el art. 306 del adjetivo civil. Por lo que se acepta el desistimiento del derecho.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Que Marlene Ruiz Domínguez y Wilma Ruiz Domínguez interponen recurso de casación en el fondo y en la forma, indicando:

En el fondo: Que el Auto de Vista Nº 527/2011 contiene violación y aplicación indebida de los arts. 23, 24 y 25 de la Ley Nº 1760, por cuanto pese a existir un recurso de apelación concedido en el efecto diferido, sin que se hubiese resuelto dicho recurso, se ha concedido uno nuevo de apelación en el efecto devolutivo sobre los mismos aspectos legales, violándose también el art. 90 del Código de Procedimiento Civil, aspecto que debió ser revisado por el Tribunal de apelación y analizar los alcances de la apelación existente. Asimismo se ha violado el art. 15 de la Ley de Organización Judicial, que obliga a los tribunales de alzada a revisar de oficio el proceso para establecer si se han cumplido las normas procesales.

En la forma: indican que al amparo de lo previsto por el art. 254 num. 7) no se ha tramitado el recurso de apelación concedido en el efecto diferido de la resolución Nº 165/2008 de 12 de mayo 2008.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, la uniforme jurisprudencia de la extinta Corte Suprema de Justicia, con la que se comparte criterio, señala que el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 núm.2) del Código de Procedimiento Civil, sea que se plantee en la forma, en el fondo o en ambos efectos a la vez, procediendo el recurso de casación en la forma, cuando la resolución recurrida haya sido dictada violando formas esenciales del proceso y, a su vez, el recurso de casación en el fondo, cuando el juez o tribunal de apelación ha emitido una sentencia o auto de vista violando, interpretando erróneamente o aplicando indebidamente la ley, así como, cuando ha incurrido en error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, conforme establecen los arts. 250, 253 y 254 del Cód. Pdto. Civ., es decir, en la forma, por errores in procedendo que dan lugar a la nulidad del proceso y en el fondo, por errores in judicando, que motivan la invalidación de la resolución dictada con infracción de la ley sustantiva, no siendo suficiente, en ambos casos, la simple cita de disposiciones legales, sino fundamentar en qué consiste la infracción y precisar cuál la correcta aplicación de la norma cuya infracción se acusa.

Que, en la especie el recurso planteado no se ajusta al marco conceptual antes anotado, careciendo de la técnica recursiva que exige la formulación de esta acción extraordinaria, por cuanto incurren en el error común de no discriminar la distinta naturaleza jurídica y fines que persiguen tanto el recurso de casación en la forma como el recurso de casación en el fondo, diferenciación necesaria de cumplir, no sólo a efecto de su fundamentación correspondiente sino también por la forma específica y diferenciada que se busca en la resolución a adoptarse, es así que cuando se plantea esta acción extraordinaria en el fondo, lo que se pretende es que el auto de vista se case, conforme establecen los arts. 271-4) y 274 del Cód. Pdto. Civ., y cuando se plantea en la forma, la intensión es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los arts. 271-3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por otra parte señalar, que al no haber adecuado su reclamo conforme las previsiones contenidas en el art. 253 y 254 del adjetivo civil, hacen que técnicamente no exista recurso de casación; no obstante lo fundamentado que determina la improcedencia del recurso, únicamente con fines de aclaración se establece:

1.- Conforme consta en el memorial del recurso, se ha denunciado la violación de la norma prevista en el art. 23, 24 y 25 de la Ley Nº 1760, en el entendido de que existiendo un recurso de apelación concedido en el efecto diferido se concedió uno en el efecto devolutivo. Al presente habrá que precisar que la demandante formuló recurso de apelación en contra del auto interlocutorio Nº 165/2008 de 12 de mayo 2008 que rechaza el desistimiento del derecho interpuesto por Miriam Guzmán de Ruiz en representación de Gabriela Ruiz Guzmán, emitiendo el juez de la causa auto de 7 de junio 2008 por el que reservaba la concesión de la alzada hasta el estado de una eventual apelación a la sentencia, conforme dispone el art. 20 y 24 num. 4) de la Ley Nº 1760. Una vez dictada la sentencia y al no haberse recurrido en apelación de la misma, en previsión a lo dispuesto por el art. 25 parágrafo III de la citada norma, se tuvo por desistida la apelación en el efecto diferido, aspecto que se encuentra resuelto y además convalidado por la parte.

2.- Por otra parte, se evidencia una segunda solicitud de desistimiento de derecho planteado por Gabriela Ruiz Guzmán, quien durante la sustanciación del proceso alcanzó la mayoría de edad; petición que fue rechazada por Auto Nº 557/2010 de 3 de diciembre 2010 y concedida la apelación en el efecto devolutivo, no existía en ese momento un recurso de apelación en el efecto diferido pendiente. A mayor abundamiento, habrá que puntualizar que la apelación con efecto diferido implica que su trámite queda reservado por el juez para que sea resuelto por el superior jerárquico conjuntamente con la apelación de la sentencia; es decir su concesión y consiguiente resolución queda condicionada a la formulación de otro recurso como es el de apelación contra la sentencia, esto debido a que su efecto está dirigido justamente a evitar la interrupción de los procedimientos de primera instancia. En el caso de autos, la apelación a la que hacen referencia las recurrentes, se trata de otra distinta a la primera.

3.- Finalmente, es necesario aclarar que con relación al Auto de Vista por el que se recurre de casación; se debe entender el alcance que dicha resolución tiene, toda vez que en su parte resolutiva menciona: "... REVOCA la Resolución Nº 557/2010, de 3 de diciembre de 2010, de fs. 34 y vta., de fotocopias (fs. 1211 vta. De originales), y providenciando al fondo de la causa, se tiene por aceptada el desistimiento del derecho formulado por memorial de Fs. 23 de fotocopias, por Gabriela Ruiz Guzmán, de conformidad con el Art. 305-I-II del Código de Procedimiento Civil, debiendo el Juez A-quo determinar lo que corresponda en derecho...:"; de lo que se infiere que el Tribunal de Alzada ha trasladado al A quo la determinación posterior que se adoptará conforme a derecho respecto a la petición efectuada por la co demandante Luz María Ruiz Domínguez, quien de conformidad al recurso presentado también habría demandado la declaratoria de interdicción de su señor padre Jorge Ruiz Gómez.

Por las razones expuestas ut supra y siendo evidente que las recurrentes no cumplieron con los requisitos previstos para la presentación del recurso de casación, corresponde resolver conforme dispone el art. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 2) de la Ley del Órgano Judicial y de conformidad a lo previsto en el Art. 271 núm. 1) y 271 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y forma, de fs. 60 a 62 de fotocopias, interpuesto por Rosario Marlene Ruiz Domínguez y Wilma Ruiz Domínguez. Con costas.

Se regula honorarios profesionales en la suma de Bs.700.- que mandará a hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgda. Rita Susana Nava Duran