TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 41/2012

Sucre: 7 de marzo del año 2012

Expediente: SC-13-12-S

Partes: Encarnación Seña Calderón c/ Mario Erasmo Daza Valdez

Proceso: Ordinario de Divorcio

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación (fojas 139 a 140) interpuesto por Mario Erasmo Daza Valdez, impugnando el Auto de Vista Nro. 137 de fecha 22 de marzo del 2011 (fojas 136 y Vlta), pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior Judicial de Santa Cruz, (ahora Tribunal Departamental), dentro del proceso civil seguido por Encarnación Seña Calderón contra Mario Erasmo Daza Valdez sobre acción de divorcio.

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, Encarnación Seña Calderón, interpone demanda de divorcio (fojas 16 y Vlta), fundada en la causal del numeral 4 del Art. 130 del Código de Familia, manifestando que hace más de seis años atrás, la convivencia se torno en malos entendidos, peleas, insultos, agresiones y celos enfermizos y pidiendo como asistencia familiar a favor de sus hijos de Bs. 1.500.

Que, el demandado, Mario Erasmo Daza Valdez, por memorial de fojas 41 a 42 Vlta., reconviene manifestando: que en los últimos años, la demandante comenzó a darle malos tratos tanto psicológicos como físicos y pide asistencia familiar para sus hijos Orlando, Rodrigo y Eleazar Daza Seña, reconviniendo la demanda por la causal numerales 1 y 4 del Art. 130 del Código de Familia.

Que, concluido el proceso de divorcio el juez a quo, emitió sentencia (fojas 117 a 120) declarando probada la demanda de fojas 16 y probada la reconvención de fojas 41 a 42 vlta., en cuanto a la causal cuarta del Art. 130 del código de Familia y por consiguiente, disuelto el vínculo matrimonial, disponiendo que la custodia de los hijos menores se de favor de la madre, señalado una asistencia familiar de Bs. 1000 y homologando el documento desvinculatorio de 31 de mayo del 2010, debidamente reconocido ante Notaria de Fe pública Nro. 99.

Que, la Sala Civil Primera de la Corte Superior Judicial de Santa Cruz (ahora Tribunal Departamental), emitió Auto de Vista de fecha 22 de marzo del 2011 (fojas 136 y vuelta) confirmando la Sentencia Nro. 185/2010 de fecha 20 de septiembre del 2010 (fojas 117 a 120) con costas, con la siguiente fundamentación:

El juez a quo al declarar probada la demanda de divorcio seguida por Encarnación Seña Calderon así como la reconvencional formulada por Mario Erasmo Daza Valdez, ha procedido en forma correcta respecto a la disolución del vínculo matrimonial, así como en cuanto a la fijación de la asistencia familiar en la suma de bolivianos Un Mil (BS. 1.000), no siendo ciertos los agravios denunciados en el recurso de apelación.

El primer y único agravio no es aceptable, al tratarse de dos menores, en aplicación del principio de verdad material previsto en el Art. 180 de la Constitución Política del Estado, el monto de la asistencia familiar resulta acorde a la realidad, máxime si tampoco el hoy recurrente demostró esa incapacidad económica que alega y en su caso al demostrarse la imposibilidad de su cumplimiento puede solicitar su reducción.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, Mario Erasmo Daza Valdez, interpone el recurso de casación en el fondo contra el Auto Vista de fecha 22 de marzo del 2011 (fojas 136 y Vlta.), solo en cuanto a la asistencia familiar, fundado en los siguientes aspectos:

Ha habido violación y aplicación indebida del Art. 397 del Código de Procedimiento Civil, porque el Auto de Vista recurrido sin fundamento y sin señalar en que vaso su resolución, sostiene que el demandado, no demostró incapacidad económica, olvidando que el juez de alzada que está en la obligación de motivar adecuadamente sus decisiones.

Cabe hacer notar que el Tribunal de Alzada, no ha aplicado el principio IURI NOVIT CURIA, según el cual el juzgador es conocedor del Derecho y lo obliga a decidir de acuerdo a las normas legales, aún cuando las partes no hayan expresado, las leyes en que se funden.

Un examen crítico de la sentencia permite establecer que el juzgador no le ha dado valoración a alguna de las pruebas testifícales siguiendo su prudente criterio o sana critica, en armonía con el conjunto de toda la prueba válida aportada.

La Señora Encarnación Seña Calderón, no ha probado, que el demandado tenga suficientes ingresos, como para disponer de una suma de bolivianos Un Mil mensuales.

El Tribunal de alzada, no ha tomado en cuenta el Art. 21 del Código de Familia, que dispone que la asistencia familiar, se fija en proporción a la necesidad de quien la pide y los recursos del que debe darla.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, revisados los fundamentos que esgrime el recurrente, al cual se debe circunscribir la resolución del recurso de casación, se tienen:

Que, el recurrente en el recurso de casación en el fondo interpuesto, se limita a reclamar sobre el monto de la asistencia familiar fijada por el juez a quo en Bs. 1000.

Que, sobre la modificación de la fijación de la asistencia familiar, la antigua Corte Suprema de Justicia, resolviendo casos similares y específicamente en el Auto Supremo Nº 110 de fecha 19 de marzo de 2009 claramente estableció que: "...conforme lo establece el artículo 28 del Código de Familia, (...) las resoluciones sobre asistencia familiar no causan estado, debido a que la reducción, aumento o exoneración de la misma, procede en cualquier tiempo, dependiendo de las circunstancias en que se encuentren los beneficiarios y obligados...".

Que, conforme al Art. 28 del Código de Familia, la pensión de asistencia se reduce o se aumenta de acuerdo a la disminución o incremento que se opera en las necesidades del beneficiario o en los recursos del obligado y que por consiguiente la resolución que fija la pensión de asistencia familiar es revisable, modificable y reducible de acuerdo las necesidades del beneficiario o los recursos que genere el obligado y que el recurrente puede acudir ante el juez de la causa y pedir su disminución, sí así lo considera conveniente de acuerdo a los recursos económicos que genera.

Que, en el caso sub lite, como se manifestó anteriormente, el recurrente centra su pretensión recursiva sólo respecto al monto de la asistencia familiar, aspecto que conforme establece el artículo 28 del Código de Familia, no causa estado por cuanto dicha determinación puede ser revisable en cualquier momento y por consiguiente al ser la resolución que fija la asistencia familiar revisable en cualquier estado del proceso inclusive en ejecución de sentencia no causa estado y no abre la competencia del tribunal de casación.

Que, a lo expuesto se suma el hecho de que la recurrente no cumplió con la carga procesal que impone el artículo 258-2) del adjetivo civil, de cumplimiento obligatorio en la formulación del recurso ya que en dicho cumplimiento radica su aptitud formal, cuya omisión impide que el Tribunal de Casación abra su competencia por lo que corresponde aplicar la previsión de los Arts. 271 inc. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por los Arts. 271 inc. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Mario Erasmo Daza Valdez que cursa a fojas 139 a 140 de obrados, con costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Duran.