SALA CIVIL

AUTO SUPREMO: 16/2012

FECHA: 17 de febrero de 2012

EXPEDIENTE: O-1-12-S

PROCESO: ORDINARIO CIVIL

PARTES: ELSA MONROY MARINE DE CESPEDES C/ NILDA MAGALI MARINE CASTRO Y HILDA JUANY PEREZ MAMANI


VISTOS: Los recursos de casación interpuestos por ELSA MONROY MARINE DE CESPEDES a fs. 409 - 411 vuelta y por NILDA MAGALI MARINE CASTRO a Fs. 418 - 418 vuelta impugnado el Auto de Vista No. 169/2011 pronunciado por la Sala Civil segunda de la Corte Superior de Justicia de Oruro, dentro del proceso de anulabilidad de escritura pública y otro seguido por ELSA MONROY MARINE DE CESPEDES contra NILDA MAGALI MARINE DE CASTRO e HILDA JUANY PEREZ MAMANI los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez de Partido Quinto en la Civil de Oruro emitió la Sentencia Nº 182/2011 de 6 de Junio del 2011, cursante de fojas 360 a 364, que declaró: PROBADA EN PARTE la demanda de fs. 22 a 23, aclarada a fs. 26 y reiterada a fs. 28, interpuesta por Elsa Monroy Marine de Céspedes y coadyuvada por Ausberto Céspedes Cuellar contra Nilda Magali Mariné Castro e Hilda Juany Pérez Mamani, PROBADA en cuanto a la anulabilidad de la escritura publica Nº 178/2008 de 23 de Enero de 2008, IMPROBADA en cuanto a la anulación de la Escritura Publica Nº 132/2008, de 9 de Agosto de 2008; e IMPROBADA en cuanto al pago de daños y perjuicios, en su merito se dispone lo siguiente:

1.- La anulación de la Escritura Publica Nº 178/2008 de 23 de Enero de 2008, supuestamente extendida por ante la notaria de Fe Publica Nº 56, a cargo de la Dra. Ma. Eugenia Quiroga de Navarro de la Ciudad de La Paz.

2.- Como efecto de la anulación, la cancelación del Asiento Nº 4, correspondiente al casillero A) Titularidad sobre el Dominio de la Matricula Nº 4.01.1.01.0015044, que registra el derecho propietario de Nilda Magali Marine Castro por inscripción de la escritura Publica Nº 178 de 23/01/2008, para el efecto notifíquese a Derechos Reales con la ejecutorial de Ley que corresponda.

3.- La cancelación del Asiento Nº 5, correspondiente al casillero B) Gravámenes y Restricciones de la Matricula Nº 4.01.1.01.0015044, que pesa al Gravamen Hipotecario por $us 1800.- a favor de Hilda Juany Pérez Mamani, por Registro de la Escritura Publica Nº 132 de 12/04/2008, para el efecto notifíquese a Derechos Reales con la ejecutorial de Ley que corresponda; una vez ejecutoriada que fuere la presente resolución. Asimismo, notifíquese conforme a Ley a la Notaria de Fe Publica Nº 56 de la Ciudad de la Paz, para efectos de constancia de la presente resolución. Sin costas por no haberse demandado expresamente.

Apelada la Sentencia por NILDA MAGALI MARINE CASTRO y también HILDA JUANY PEREZ MAMANI, la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, mediante Auto de Vista Nº 169/2011 de 28 de Octubre de 2011, cursante de fojas 397 a 406, ANULA obrados hasta fs. 28 inclusive, es decir, hasta el estado en que el Juez de la causa en estricta observancia de los art. 3 num. 1), 87 y 333 del Código de Procedimiento Civil, disponga que la demanda se ajuste a lo establecido por el art. 327 numerales. 5), 6), 7), y 9) de la norma procedimental citada supra. Sin responsabilidad por ser excusable.

Esta resolución dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesta por parte de la demandante Elsa Monroy Marine de Céspedes y también por la co demandada Nilda Magali Marine Castro (ambas recurren en el fondo), que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En el fondo acusan:

Por la demandante ELSA MONROY MARINE DE CESPEDES:

1.-Acusa la violación de los Art. 247 de la "Ley de Organización Judicial" y del Art. 251 del Código de Procedimiento Civil indicando que de estos dos artículos el tribunal de alzada debería apoyarse para disponer la nulidad en su Auto de Vista, sin tomarlos en cuenta ni mencionarlos, y que mas bien hace referencia a los numerales 5),7), y 9) del art. 327 del Código de procedimiento Civil, y que se refiere a la cosa demandada, el derecho perseguido y a la petición, extremos que fueron debidamente aclarados en mi memorial de fs. 26 y de fs. 28, donde ha mencionado que el objeto de la demanda es el inmueble ubicado en la prolongación Avenida España entre calles "B" y "A" de la zona sud de la ciudad.

2.-También se vulnero el Art. 554 num. 1) del Código Civil, ya que el tribunal ad quem no considero este articulo mencionando en su Auto de Vista, indico que la demandante en su demanda no había mencionando con claridad la causa de la anulabilidad en que se apoya la demanda y que también no manifestó su consentimiento en la firma de un falso documento de venta y una dolosa operación de hipoteca de préstamo de dinero, habiendo un error de apreciación de los Vocales signatarios. Y que la falta de mencionar el numero 1) en el vicio del consentimiento por ausencia de voluntad solo podría dar lugar a represencion o apercibimiento del Juez de primera instancia, pero jamás podría motivar la nulidad de todo lo obrado.

3.-Y finalmente acusó la vulneración del Art. 333 del Código de Procedimiento Civil, manifestando que en el caso de autos existió "demanda defectuosa" y que ese motivo justificaría la nulidad de obrados, siendo falso, ya que presentada la demanda el Juez a quo, pidió aclaración y complementación del objeto, motivo y petición de la demanda que fue en su oportunidad debidamente absuelta, motivando a la autoridad judicial a admitir la demanda y correr en traslado, y quien debió haber percibido este vicio era el juez y no perjudicar el tramite de la causa como se produjo con la nulidad de obrados ilegalmente dispuesta. Por todo lo expuesto por parte del demandado pide CASAR el auto recurrido y deliberando en el fondo declarar subsistente en todas sus partes la sentencia de primera instancia.

Por la co demandada NILDA MAGALI MARINE CASTRO que interpone recurso de casación en el fondo acusa:

La vulneración de los artículos 945 y 949 del Código Civil por los siguientes aspectos; que el ad quem en el Auto de Vista ha determinado con meridiana claridad que la demanda de ANULABILIDAD por presunta falta de consentimiento en lugar de apoyarse el inc. 1) del art. 554, se funda en el inc. 4) de la misma disposición legal, normas totalmente contradictorias entre ellas ya que el inc. 1) dice: por falta de consentimiento para su formación y el inc. 4) indica: por violencia, dolo o error sustancial sobre la materia o sobre las cualidades de las cosa. Y que en la persecución del proceso se presento un documento de Transacción y desistimiento que tiene una clara intencionalidad, consiste en que Elsa Monroy recibe su dinero y los señores Bernabé Marine y Daniza Fernández recuperan la propiedad del inmueble ahora en litigio, sin embargo, por una deliberación de fecha posterior y por mejor convenir a sus intereses mi padre el señor Bernabé Marine decide que el inmueble no sea puesto a su nombre ni al de Daniza Fernández sino a mi nombre. Por tal razón se invoca el art. 949 del Código Civil la transacción surge efecto entre las partes y sus herederos o causahabientes, de tal manera que dicha transacción también me alcanza en sus efectos.

Concluyendo se le conceda el presente recurso a fin que la Corte Suprema de Justicia se sirva dictar AUTO SUPREMO CASANDO la resolución impugnada, declarando en el fondo IMPROBADA LA DEMANDA, sea con las formalidades de ley.

CONSIDERANDO III:

Que, en función a los fundamentos expuestos, corresponde analizar la impugnación, al respecto se tiene:

DE LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo o en la forma, o ambos, debiendo contener los requisitos enumerados en el articulo 258 del Código de Procedimiento Civil; además debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en que consiste la infracción que se acusa.

Que, el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el articulo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma, se funda en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el articulo 254 de la citada norma.

En mérito a las características que hacen a uno y a otro recurso, la resolución de cada una también adopta una forma especifica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el auto de vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se fundaré el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

En el caso de autos, ambos recurrentes, no comprendieron la naturaleza de la resolución de alzada, que al ser anulatorio, como es lógico, no resolvió el fondo del litigio, en cuyo mérito contra esa resolución no es posible plantear recurso de casación en el fondo, toda vez que el Tribunal Ad quem al haber anulado obrados no emitió criterio sobre el fondo del asunto, es decir no emitió Sentencia de segundo grado; en consecuencia resulta incoherente que los recurrentes pretendan que este Tribunal case el Auto de Vista recurrido, y se pronuncie sobre el fondo del litigio, pues, ello supondría fallar en per saltum.

En todo caso, si en criterio de los recurrentes, la resolución recurrida anulo obrados indebidamente, les correspondía impugnar esa resolución a través del recurso de casación en la forma, a fin de que este Tribunal analice si la nulidad dispuesta por el Tribunal Ad quem responde o no a las disposiciones adjetivas que rige la materia.

En forma reiterada y uniforme este Tribunal Supremo, al resolver casos similares, se pronuncio en sentido de que, al no existir apelación resuelta, no puede caber recurso de casación en el fondo; correspondiendo, contra un Auto de Vista anulatorio, solo recurso de casación en la forma.

Por las razones expuestas, los recursos de casación en el fondo interpuestos devienen en improcedentes.

Que, no obstante, la deficiente interposición de los recursos deducidos, el artículo 252 del Códigos de Procedimiento Civil, faculta al Juez o Tribunal de casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden publico

Que, en el marco de esa disposición este Tribunal Supremo encuentra que el Tribunal Ad quem a tiempo de pronunciar la resolución de vista no ha realizado una exhaustiva revisión de los obrados, pues de haberlo hecho se hubiera percatado que la demandante a tiempo de adecuar su demanda en cumplimiento a las providencias de fojas 24, 26 vuelta, adecuó su demanda en los términos previstos por el articulo 327 del Código de Procedimiento Civil, teniendo en cuenta que el a quo observo oportunamente la demanda y que los demandados no interpusieron excepción de oscuridad, contradicción o imprecisión en la demanda, tal como les faculta el articulo 336-4 del Código de Procedimiento Civil, no resulta correcto el actuar del Tribunal de Apelación pretendiendo subsanar omisiones que no fueron oportunamente planteadas por las partes. Consiguientemente el Tribunal Ad quem, estaba en la obligación de entrar a considerar el fondo del recurso y no desconocer su competencia, como evidentemente lo hizo al anular obrados hasta la admisión de la demanda, fundando dicha determinación en aspectos convalidados por las partes, lo que resulta contrario al debido proceso y ajeno a los principios que rigen las nulidades procesales.

En consecuencia, el Tribunal Supremo concluye que no correspondía de manera alguna la nulidad de obrados dispuesta por el Tribunal de apelación, por lo que la resolución de vista dictada viene a resultar infrapetita, sancionada con la nulidad prevista por el articulo 254-4 del adjetivo Civil, por lo que corresponde dar aplicación a las previsiones de los artículos 271-3 y 275 del adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, ANULA obrados, hasta fojas 397 inclusive, es decir, hasta el estado que; previo sorteo y sin necesidad de turno, se pronuncie un nuevo auto de vista que resuelva la causa dentro del marco jurisdiccional que le fija el artículo 236 del Procedimiento Civil

Se impone la multa de un día de haber a los señores vocales que emitieron el Auto de Vista Nº 169/2011, por tratarse de un error inexcusable.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani