S A L A C I V I L

Auto Supremo: 11/2012

Sucre: 16 de febrero de 2012

Expediente: LP-3-12-A

Partes: Juan Carlos Enrique Salinas Valcarcel c/Miguel Angel Marañon Palza.

Distrito: La Paz

Proceso: Concurso Necesario de Acreedores


VISTOS: El recurso de casación de fojas 156 a 161, interpuesto por JUAN CARLOS ENRIQUE SALINAS VALCARCEL, al igual que la Adhesión al Recurso de Casación planteada por GRACE PILAR ROBLES MONTAÑO cursante a fs. 167, impugnando el Auto de Vista Resolución No. I-299/11 de 8 de junio de 2011, cursante a Fs. 143 y vuelta y Auto Complementario de fs. 153, pronunciado por la Sala Civil 2ª de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso de Concurso Necesario de Acreedores, seguido por JUAN CARLOS ENRIQUE SALINAS VALCARCEL contra MIGUEL ANGEL MARAÑON PALZA, el auto concesorio de fojas 195 vuelta, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el auto de vista de 8 de junio de 2011 y auto complementario de fecha 18 de julio de 2011, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, revoca en parte la Resolución No. 468/08 de fecha 16 de Mayo de 2008, en cuya consecuencia se dispone la DESACUMULACION y correspondiente devolución al Juzgado de Origen del proceso coactivo seguido por el BANCO LOS ANDES PROCREDIT S.A. contra MIGUEL ANGEL MARAÑON PALZA por si y en representación de la CLINICA 6 DE AGOSTO, sobre cobro de dólares americanos, quedando firme y subsistente la mencionada resolución.

Que, la Resolución No. 469/08 de fecha 16 de mayo de 2008 admite el concurso de acreedores en virtud de existir dos procesos ejecutivos y uno civil coactivo que se sustancia contra Miguel Ángel Marañon Palza de conformidad a lo previsto por los art. 562, 564 - III y 568 del Código de Procedimiento Civil, disponiéndose la acumulación al presente proceso de todos los procesos ejecutivos pendientes en otros juzgados.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

El recurrente interpone recurso de casación en la FORMA conforme al art. 254 num. 4), acusando que el Auto de Vista No. I-299/11 constituye un fallo que pone término al concurso de acreedores, al mantener firme y subsistente el auto de admisión, determina implícitamente la tramitación del concurso únicamente con 2 acreedores, situación completamente imposible e improcedente al tenor del art. 565 del Código de Procedimiento Civil, en grave perjuicio del resto de los acreedores.

Indicando también, Banco Los Andes NO ha pedido la desacumulación de su proceso, el tribunal ad quem ha obrado sin competencia, ha incurrido en incongruencia ultra petita, vulnerando los derechos de los demás acreedores; arguyendo también la violación del art. 216 del Código de Procedimiento Civil, indicando que el recurso de reposición ha sido mal planteado, que se encontraba fuera de plazo para apelar y observa que se estaría vulnerando lo dispuesto por el art. 563 del Código de Procedimiento Civil con respecto a la universalidad del Concurso; pidiendo ANULACION DEL AUTO DE VISTA de fs. 143 y Auto Complementario de fs. 153 como lo establece el art. 275 con relación al num. 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, en merito a los fundamentos expuestos por el recurrente y de la revisión de los antecedentes del proceso, se tiene:

1.- Que el juez a quo mediante Resolución N° 469/08 de 16 de mayo 2008, admitió la demanda de concurso necesario de acreedores, promovida por Juan Carlos Enrique Salinas Valcarcel contra Miguel Angel Marañon Palza y dispuso la acumulación de todos los procesos ejecutivos que se encontraban pendientes en otros juzgados.

2.- El Banco Los Andes Procredit S.A., interpuso recurso de reposición bajo alternativa de apelación, impetrando se reponga el auto de admisión de 16 de mayo 2008 y se rechace la demanda incoada por Juan Carlos Enrique Salinas Valcarcel y en consecuencia se disponga la remisión de los procesos ejecutivos y del coactivo civil a sus respectivos juzgados de origen.

3.- Por Auto de 23 de septiembre 2008, el juez declara no a lugar a la reposición interpuesta.

4.- En mérito a la apelación formulado y previas las incidencias que cursan en el proceso, el Tribunal ad quem pronunció el Auto de Vista de 8 de junio 2011, por el cual revocó en parte la resolución N° 469/08 y dispuso la desacumulación y devolución al juzgado de origen del proceso coactivo civil seguido por el Banco Los Andes Procredit S.A., contra Miguel Angel Marañon Palza.

Siendo esos los antecedentes, se establece que el fundamento de la reposición y posterior apelación deducida por el Banco Los Andes Procredit S.A. contra el auto de admisión del proceso de concurso necesario de acreedores, estaba orientado a impugnar dicha admisión y obtener la desacumulación de los dos procesos ejecutivos y del proceso coactivo civil que fueron acumulados al concurso como consecuencia de esa admisión; fundando en lo sustancial su impugnación en el hecho de que el concursado Miguel Angel Marañon Palza tuviera la condición de comerciante. Consiguientemente, el pronunciamiento del Tribunal de Alzada, en sentido de revocar parcialmente el auto de admisión y disponer solo la desacumulación del proceso coactivo civil, seguido por el Banco contra el concursado, ciertamente resulta ser un pronunciamiento extra petita, toda vez que lo resuelto por este Tribunal es ajeno al petitorio formulado por el recurrente, quien reiteramos, pretendía se deje sin efecto la admisión del proceso concursal y la consiguiente desacumulación de todos los procesos que hubieren sido acumulados, en razón a la calidad de comerciante del concursado.

De igual manera, este Tribunal advierte que el fallo de alzada resulta ser incongruente internamente en virtud a que, si el fundamento para la revocatoria radica en la determinación concluyente de la naturaleza de comerciante del concursado, resulta ilógico y contradictorio, por decir lo menos, que se hubiese pronunciado desacumulando únicamente el proceso coactivo civil seguido por el Banco Los Andes Procredit S.A., manteniendo subsistente la admisión.

Que, Todo Auto de vista deberá circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación conforme lo determina el art. 236 del Código de procedimiento Civil, toda vez que la infracción de este principio determina la emisión de fallos incongruentes como: a) Auto de Vista Ultra Petita, cuando el tribunal de alzada se pronuncia más allá del petitorio o los hechos; b) Auto de Vista extra petita, cuando el tribunal a quem se pronuncia sobre un petitorio o hechos no alegados; c) Auto de Vista citra petita, en el caso en que el tribunal de alzada omite totalmente el pronunciamiento sobre las pretensiones formuladas; d) Auto de Vista infra petita, cuando el tribunal a quem no se pronuncia sobre todos los petitorios o todos los hechos relevantes del litigio; omisiones y defectos del Auto de Vista que infringen el debido proceso.

El Tribunal Ad quem no consideró que el órgano de apelación sólo debe resolver conforme a la expresión de agravios o perjuicios que la sentencia o resolución ha causado al recurrente y no puede conocer aspectos fuera de los puntos recurridos u omitir pronunciamiento sobre alguno de ellos, en razón de que la competencia de los tribunales de alzada, se encuentra limitada por la extensión de los recursos concedidos y la trasgresión de tales límites, lo contrario significa agravio de las garantías constitucionales de la defensa en juicio, por eso, el órgano de apelación tiene una doble limitación: la que resulta de la relación procesal y la que el apelante le haya querido imponer en el recurso, conforme determina el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

De lo referido, resulta evidente que el Tribunal de alzada, al no haber observado la clara disposición del articulo 236 del Código de Procedimiento Civil, vulneró reglas de orden público y por lo tanto de cumplimiento obligatorio, por lo que corresponde anular el fallo recurrido dando aplicación a lo previsto por el artículo 254 - 4) con relación a los artículos 271 - 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil citado.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el artículo 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil y lo establecido por el articulo 42 numeral 1, de la Ley 025 del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, ANULA EL AUTO DE VISTA Resolución No. I-299/11 de fs. 143 y vlta. de fecha 8 de junio de 2011 y auto complementario de fecha 18 de julio de 2011 cursante de fs. 153, disponiendo que el Tribunal de alzada pronuncie otro dentro el marco de su competencia previsto por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

No siendo excusable el error, se impone multa de dos días de haber a ser descontados a través de habilitación del Consejo de la Magistratura del Distrito de La Paz, al efecto remítase copia de la presente resolución a dicha instancia.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani