S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 116 Sucre: 4 de Abril de 2011.

Expediente: Nº 54 - 06 - S.

Partes: Mercedes Claudia Valverde Ressini de Foote c/ Olga Orías Torres

Distrito: Chuquisaca.

Ministro Relator: Dr. Teófilo Tarquino Mújica.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Olga Orías Torres por si y en representación del codemandado Marcelo Daniel Ressini Orías, cursante de fojas 168 a 169, contra el Auto de Vista Nº SCII - 380/2006 de 9 de noviembre, cursante de fojas 163 a 165, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Distrito Judicial de Chuquisaca, en el ordinario sobre nulidad de partida de nacimiento, seguido por Mercedes Claudia Valverde Ressini de Foote e Ivonne Elizabeth Francisca Rosa Ressini Vda. de Pizarro, la respuesta de fojas 173 y vuelta, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO: Que, el Juez de Partido Tercero en lo Civil y Comercial de la ciudad de Sucre, emitió la Sentencia Nº 409/2006 de 30 de junio, cursante de fojas 139 a 140 vuelta, declarando probada la demanda de fojas 19 a 21, sin costas y en consecuencia nula la Partida de Nacimiento constante en el libro Nº E - 1 - 9 - 96, Partida Nº 127, folio Nº 127 de la O.R.C. Nº DD4, ordenando que en ejecución de Sentencia se libre la provisión ejecutoria respectiva para su cancelación.

Que, en grado de apelación deducida por los demandados Olga Orías Torres y Marcelo Daniel Ressini Orías, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, mediante Auto de Vista Nº SCII - 380 /2006 de 9 de noviembre, cursante de fojas 163 a 165, confirma totalmente la Sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

Contra la referida resolución de vista, los demandados Olga Orías Torres y Marcelo Daniel Ressini Orías, plantean recurso de nulidad con los términos y fundamentos contenidos en el memorial cursante de fojas 168 a 169.

CONSIDERANDO: Que, la jurisdicción es de orden público, indelegable y sólo emana de la ley, así lo advierte el artículo 25 de la Ley de Organización Judicial de 18 de febrero de 1993, en concordancia al artículo 30 del mismo cuerpo de normas, que sanciona con nulidad los actos de los que usurpen funciones que no les competen, así como de los que ejerzan jurisdicción o potestad que no emane de la ley, reglas que están en estricta concordancia con la disposición supra legal e imperativa del artículo 122 de la de la Constitución Política del Estado.

Por otro lado, la jurisdicción familiar, por su naturaleza, contenido, alcances y consecuencias en las relaciones de familia y todos los asuntos concernientes a ella, se regula por un código especial como es el Código de Familia, tal cual lo establecen los artículos 1 al 6, 366 y 380 y siguientes del precitado Código.

CONSIDERANDO: En el caso presente, Freddy Félix Padilla Ledesma en representación legal de Mercedes Claudia Valverde Ressini de Foote y Ivonne Elizabeth Francisca Rosa Vda. de Pizarro, por memorial de fojas 19 a 21 vuelta, plantea demanda de nulidad de Partida de Nacimiento del demandado Marcelo Daniel Ressini Orías, constante en la O.R.C. Nº DD4, libro E-1-9-96, Nº 127, folio 127, de fecha 9 de noviembre de 1996. De lo señalado, se evidencia que la pretensión contenida en la demanda si bien esta dirigida a peticionar una nulidad de Partida de Nacimiento y cancelación de la misma, sin embargo, esta acción por las connotaciones de hecho que pueden emerger de la misma, se encuentra íntimamente relacionado con la filiación, por lo que corresponde a la competencia de los jueces en materia familiar tal cual lo determina el artículo 194 así como el inciso c) del artículo 373 del Código de Familia. Similar criterio ya ha sido expresado por este Tribunal Supremo a través de los A.S. Nº 35 de 9 de febrero de 2001, así como el A.S. Nº 291/2008, de 27 de noviembre.

En consecuencia, el Juez Tercero de Partido en lo Civil, ante quien se tramitaba la causa, estaba en la ineludible obligación de declarar su incompetencia para conocer la causa y orientar a la parte demandante para que acuda ante el Juez de Partido de turno en lo Familiar o en su defecto remitir obrados ante dicha autoridad, mas de ninguna manera admitir el trámite de la causa para la cual por disposición de la ley era incompetente.

Que, el Tribunal Ad quem, lejos de corregir el procedimiento y reencausar la competencia del Juez llamado por ley, al ingresar a resolver el fondo del asunto, ha desconocido que las reglas de competencia de un Tribunal o Juez para conocer un asunto, es de orden público y de cumplimiento obligatorio y debe ser revisada aún de oficio, por los Jueces y Tribunales, lo que quiere decir que el reconocimiento de la competencia de un Tribunal o Juez por cuestión de materia, no depende de la voluntad de las partes que litigan en un determinado asunto, sino que es cuestión de cumplimiento de la ley. Bajo este contexto y ante la evidencia de haberse tramitado la causa por un Juez incompetente, era su obligación anular todo lo obrado y disponer que se remita o se plantee el proceso ante el Juez de Partido de turno de Familia, para que sea esta autoridad quien determine sobre la procedencia o no de la nulidad de la partida de nacimiento solicitada de acuerdo a lo previsto por el artículo 380 del Código de Familia.

Por lo expuesto, en aplicación de lo dispuesto por los artículos 15 de la Ley de Organización Judicial de 18 de febrero de 1993, artículo 252 del Código de Procedimiento Civil y en observancia de las reglas de la competencia previstas por los artículos 26, 27, 29 y 30 de la Ley de Organización Judicial, artículos 5, 194 y 373 inciso c) del Código de Familia, así como el artículo del 90-I del Código de Procedimiento Civil, corresponde reencausar el tramite de la causa.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en uso de la atribución que le asigna el articulo 58 - 1) de la Ley del Organización Judicial de 18 de febrero de 1993, ANULA obrados hasta fojas 22 inclusive, es decir hasta el estado de rechazarse la demanda por incompetencia para el conocimiento de la misma o remitirse los obrados al Juez de Partido de Familia de turno de la ciudad de Sucre.

No siendo excusable el error en que ha incurrido los miembros del Tribunal Ad-quem, como el Juez A quo, se les impone responsabilidad que se gradúa en una multa de Bs. 200, a cada uno de ellos a descontarse de sus haberes por habilitación, y sea a favor del tesoro judicial.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010