S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 79 Sucre: 9 de Marzo de 2011.

Expediente: Nº 149 - 06 - S.

Partes: Ana Patricia Barboza Salvatierra c/ Florentino Javivi Cueva

Distrito: Santa Cruz.

Ministro Relator: Dr. Teófilo Tarquino Mújica.


VISTOS: Los recursos de casación de fojas 99 a 100 vuelta y 103 a 104 vuelta, interpuestos por Florentino Javivi Cueva y Dilma Yuco de Javivi, contra el Auto de Vista Nº 400/2006, cursante de fojas 96 y vuelta, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso ordinario de desocupación, entrega de inmueble, lucro cesante mas daños y perjuicios, seguido por Ana Patricia Barboza Salvatierra, en contra de los recurrentes, la respuesta de fojas 106 a 107, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Que, el Juez Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia Nº 93/2005 de 5 de diciembre, cursante de fojas 75 a 76 vuelta, declarando probada en parte la demanda cursante de fojas 4 y vuelta, interpuesta por Ana Patricia Barboza Salvatierra, en lo que se refiere a la desocupación y entrega del inmueble sito en la U.V. 150, Mza. Nº 1A, Lote Nº 28, con una superficie de 300 Mts2, inscrito en DD.RR. bajo la Matrícula Nº 7011060032092, e improbada en cuanto se refiere al pago de daños y perjuicios. En cuanto a la reconvención de fojas 26 a 29 y su complementación de fojas 30, interpuesto por Florencio Javivi Cueva, la declara improbada en todas sus partes, disponiendo que los demandados procedan a la entrega del inmueble a su verdadera propietaria Ana Patricia Barboza Salvatierra, en el plazo de 15 días de ejecutoriada la Sentencia. Sin costas al tratarse de un proceso doble.

Deducidas las apelaciones por los demandados Dilma Yuco de Javivi y Florentino Javivi Cueva, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 400/2006 de 12 de septiembre, cursante de fojas 96 y vuelta, confirma la Sentencia apelada con costas.

Esta resolución, motivó que los demandados Dilma Yuco de Javivi y Florentino Javivi Cueva, mediante memoriales cursantes de fojas 99 a 100 vuelta y 103 a 104 vuelta, formulen recurso de casación y nulidad con los siguientes argumentos:

Que, la parte considerativa del Auto de Vista recurrido, no ha considerado todas las pruebas aportadas de su parte, como ser las declaraciones de los testigos, los recibos de pagos de intereses, la inspección ocular, pruebas que han sido producidas de acuerdo a ley, así como la jurisprudencia mencionada en el recurso de apelación, por lo que al amparo de los artículos 250, 253 Inc. 1 y 3, 255, 257 y 258 del Código de Procedimiento Civil, plantean recurso de casación y/o nulidad, solicitando al Tribunal de alzada, revoque el Auto de Vista mencionado y case el Auto de Vista de acuerdo a lo que dispone el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil, "delirando" probada su demanda.

CONSIDERANDO: Que, a través de su abundante jurisprudencia, éste Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código Adjetivo Civil; siendo su finalidad la casación de la Sentencia o Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal; cuya finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo -con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. Técnicamente no hay recurso de casación, cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, lo que implica su improcedencia

En ambos casos es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Por otro lado, cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, se debe especificar en el primer caso los medios probatorios, que aportados a obrados, el juzgador no le dio la tasa legal que la ley le otorga y en el segundo caso, se debe demostrar objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos

En la especie, el contenido de los recursos es contradictorio, incongruente y totalmente impreciso, no sólo porque no se ha efectuado una distinción entre la casación en el fondo y la casación en la forma, sino porque, los recurrentes al limitarse a señalar que el Auto de Vista no ha considerado las pruebas aportadas por sus personas, así como la jurisprudencia glosada en su recurso de apelación, han olvidado, que este recurso se equipara a una demanda nueva de puro derecho, cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara y precisa, además de congruente con las pretensiones de quien la interpone. En efecto los recurrentes, no obstante hacer alusión a los incisos 1 y 3 del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, no citan en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error y proponiendo la solución jurídica pertinente tal cual lo establece el artículo 258 - 2) del Código de Procedimiento Civil, además de pretender que en base al presente e impreciso recurso el Supremo Tribunal ingrese ha censurar la apreciación y valoración de la prueba realizada por los jueces de grado sin identificar la existencia de errores de derecho o errores de hecho en la valoración de la misma para aperturar la competencia de este Tribunal, es mas de forma irregular solicitan que sea el mismo Tribunal de alzada quien revoque y case el Auto de Vista, lo que hace a la improcedencia de los recursos planteados.

En resumen, las deficiencias de los recursos anotadas precedentemente, no permiten abrir la competencia de éste Tribunal Supremo, correspondiendo resolver en la forma establecida por los artículos 271 - 1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad contenida en el numeral 1 del artículo 58 de la Ley de Organización Judicial de 18 de febrero de 1993, declara IMPROCEDENTES los recursos de casación y nulidad de fojas 99 a 100 vuelta y 103 a 104 vuelta, interpuestos por Florentino Javivi Cueva y Dilma Yuco de Javivi, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 500.- que mandará pagar el Tribunal ad quem.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010