S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 55 Sucre: 14 de Febrero de 2011.

Expediente: Nº 191 - 06 - S.

Partes: Rubén Herrera Soria c/ Nieves Corrales Chavallier de Maldonado

Distrito: La Paz.

Ministro Relator: Dr. Ángel Irusta Pérez.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo promovido por Nieves Corrales Chavallier de Maldonado, de fs. 353 a 355 vlta., contra el Auto de Vista Nº 262/06 de 16 de agosto de 2006, cursante de fs. 350 y vlta. de obrados, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre mejor derecho propietario y otros instaurado por Carola Valverde Orellana en representación de Rubén Herrera Soria, contra la recurrente, la concesión del mismo de fs. 358, los antecedentes procesales considerados para resolución; y:

CONSIDERANDO: Que, en la sustanciación del referido proceso ordinario, la Jueza Primero de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz emitió la Sentencia Nº 42/05 de fs. 305 a 307, declaró probada la demanda de fs. 54 a 55, formulada por Carola Valverde Orellana en representación de Rubén Eduardo Herrera Soria, por el mejor derecho de propiedad sobre el terreno de 77,39 mts.² ubicado en la calle Prolongación Obispo Cárdenas s/n de Rubén Eduardo Herrera Soria y la inexistencia de derecho propietario de Nieves Corrales Chavallier, disponiéndose que en tercer día de ejecutoriada la Sentencia se restituya el inmueble al propietario Rubén Eduardo Herrera Soria, bajo conminatoria de expedirse mandamiento de desapoderamiento, con costas.

Promovida la apelación por la demandada, la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz confirmó la Sentencia apelada Nº 42/05, con costas, motivando así la interposición del recurso de casación en el fondo con los siguientes argumentos:

Acusa que la Sentencia que si bien se pronuncia sobre el mejor derecho, sin embargo no se pronunciaría en relación a la demanda reivindicatoria, por otra parte denuncia una errónea e indebida aplicación de la ley, porque el bien en litigio mencionado por la resolución es de Av. Illimani Nro. 1673 y que el inmueble que habitaría correspondería a la calle Obispo Cárdenas Nro. 1667. Asimismo acusa mala aplicación de los arts. 120 y 128 del Código de Procedimiento Civil, por la impersonería del demandado que haría anulable todo lo obrado. Señalan que, puede demandarse la acción reivindicatoria cuando se tuvo la posesión del cual el propietario haya perdido la posesión, aspecto que nunca habría ocurrido en el caso de Autos. Alega la violación del art. 253 inc. 1 porque no se debió ser convalidada la inspección ocular de fs. 80 para su valoración en la Sentencia, porque se habría presentado antes de que se abra el término probatorio, por otra parte la documentación de fs. 94 a 103 y las testifícales recibidas, no estarían dentro del plazo probatorio, asimismo las literales de fs. 253 a 256, no contarían con la facultad de juramento de reciente obtención en el poder de fs. 8 a 9 de obrados. Finaliza indicando "Por todo lo cual, me obligan a presentar el presente RECURSO DE CASACION O NULIDAD contra la Sentencia del Juez A quo y contra la resolución Nro. 262/06 de la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior de Justicia de La Paz, para que sea la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que conozca del irregular proceso, por lo que muy respetuosamente pido a Uds. remitir obrados ante dicha autoridad judicial con las debidas formalidades de ley"(textual). Olvidando formular su petitorio respecto del recurso de casación o nulidad interpuesto, que resulta incompleto en su formulación.

CONSIDERANDO:Que, la abundante jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese orden, es menester precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando al ser dictado en su sustanciación, se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción intentada a las previsiones del art. 254 del Adjetivo Civil citado, señalando con precisión el vicio procesal a cuya consecuencia se deba disponer la anulación del proceso.

En virtud a esta diferenciación de la acción extraordinaria en análisis, la resolución que se pronuncie también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuándo se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los arts. 271 num. 4) y 254 del Código de Procedimiento Civil y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271 num. 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

En ambos casos es de inexcusable cumplimiento el mandato del art. 258 num. ­2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

CONSIDERANDO: Que, sólo a los efectos de expresar su criterio sobre los argumentos del recurso formulado, este Tribunal considera que de los doce numerales que contiene el recurso de casación de fs. 353 a 355, confrontados con los once numerales expresados en el recurso de apelación de fs. 305 a 307, resultan que aquéllos son una simple réplica de estos últimos, inclusive no se dieron la molestia de variar en la forma de redacción, exceptuando en numeral 2 de la apelación que ha sido dividido en los numerales 2) y 3) en el recurso de casación, por lo que el recurso de casación se funda en el de apelación, contra lo prevenido en el último párrafo del num. 2) del art. 258 del referido Código de Procedimiento Civil, conforme al cual las especificaciones de esta clase de recursos debe hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores.

Además, se evidencia que la recurrente, en una franca inobservancia de la adecuada técnica jurídica para la interposición de la presente acción extraordinaria, anunció la interposición del recurso de casación en el fondo; empero, la recurrente omite señalar una petición concreta respecto de la acción extraordinaria que deduce, de manera inusual pide que: "Por todo lo cual me obligan a presentar el presente RECURSO DE CASACION O NULIDAD contra la sentencia del Juez A quo y contra la resolución Nro. 262/06 de la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior de Justicia de La Paz, para que sea la Excelentísima Corte Suprema de la Nación, que conozca del irregular proceso, por lo que muy respetuosamente pido a Uds."(Textual), olvidando realizar el petitorio final consignado en el art. 271 del Código de Procedimiento Civil, incumpliendo una vez más las formas esenciales de inexcusable observancia en la interposición de la presente demanda de puro derecho.

Consiguientemente, como se estableció en la abundante jurisprudencia de este Tribunal, técnicamente no existe recurso de casación cuando se incumple con estas obligaciones procesales, que no puede ser subsanada por el Tribunal Supremo porque no permite que se abra su competencia. Por lo que corresponde aplicar la determinación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en virtud de la atribución contenida en el art. 58 num. 1) de la Ley de Organización Judicial y la facultad conferida por los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declarada IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 353 a 355 vlta., presentado por Nieves Corrales Chavallier de Maldonado, con costas.

Se regula honorario de abogado en la suma de Bs. 500.- que el Tribunal A quo mandará pagar.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010