S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 30 Sucre: 26 de Enero de 2011.

Expediente: Nº 173 - 06 - S.

Partes: Luís Fernando Valle Quevedo c/ Banco de Crédito de Bolivia S.A

Distrito: La Paz.

Ministro Relator: Dr. Teófilo Tarquino Mújica.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 174 a 179, interpuesto por Luís Fernando Valle Quevedo, contra el Auto de Vista Nº 185 de 28 de abril de 2006, pronunciado por la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso sobre resolución de contrato y daños y perjuicios, seguido por el recurrente contra el Banco de Crédito de Bolivia S.A., el memorial de respuesta de fs. 183 a 184 vlta., los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO: Que, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 316 de 24 de agosto de 2004 (fs. 147 a 151 vlta.), declarando improbada la demanda, con costas.

En apelación deducida por el demandante Luís Fernando Valle Quevedo, la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 185 de 28 de abril de 2006 (fs. 169 a 170), confirma la Sentencia apelada, con costas.

Esta resolución superior dio lugar al recurso de casación interpuesto por el demandante Luís Fernando Valle Quevedo, en los términos expresados en su memorial de 22 de mayo de 2006 (fs. 174 a 179).

CONSIDERANDO:Que, el deber de fiscalizar que tiene el Tribunal superior frente al inferior, para constatar si en la tramitación y resolución de los procesos se han observado los plazos y cumplido a cabalidad las normas de orden público sin ninguna vulneración, llevan a una revisión dentro de los parámetros establecidos en los arts. 15 de la Ley de Organización Judicial y 252 del Código de Procedimiento Civil, éste Tribunal Supremo de oficio ingresa al análisis del expediente.

Según el principio de "congruencia" la resolución judicial debe ser exacta, precisa y relacionada con la pretensión oportunamente deducida en la controversia judicial, constituyéndose en el límite de la potestad jurisdiccional del juzgador, puesto que el contenido de sus resoluciones se encuentran delimitadas de acuerdo al sentido y alcances de las peticiones de las partes, a fin de que exista identidad entre la pretensión con lo resuelto.

La incongruencia constituye un defecto procesal o error "in procedendo" que sanciona con la anulación de obrados, violando formas esenciales del proceso su inobservancia por vicios "citra petita" infringiendo el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, situación que se da cuando se deja de resolver sobre algo pedido, o lo que es lo mismo cuando no se ha pronunciado sobre una de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los tribunales inferiores, como establece el art. 254 num. 4) con relación al art. 275, ambos del Adjetivo Civil.

Del análisis del contenido del Auto de Vista recurrido, se establece en la parte considerativa, la incongruencia de dicha resolución, emitida en vulneración al principio de exhaustividad, que debe contener toda resolución judicial y por tanto ha sido dictada de manera citra petita, toda vez que, se niega el examen integro del recurso de apelación planteado, sin decidir sobre todos los agravios expuestos en el recurso, que obligaban al Tribunal Ad quem, a pronunciarse expresamente en relación a ellos, en franca vulneración al art. 236 del Código de Procedimiento Civil, que manda que el Auto de Vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de apelación y fundamentación a que se refiere el art. 227 (apelación de Sentencia o Auto definitivo) del mismo adjetivo civil.

En la especie, el recurso de apelación cursante de fs. 154 a 160, si bien es cierto que posee una particular técnica jurídica, no es menos cierto que en él se expresan agravios sobre los que se hacía imperativo el pronunciamiento sobre cada uno de ellos, en cumplimiento a lo dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, referido a la pertinencia de la resolución de alzada; tal el caso de las denuncias "de fondo" referidas a: "la utilización total de la línea de crédito" y; a la "existencia de una causa de extinción del crédito", aspectos en que se fundó la Sentencia y que fueron cuestionados en apelación; denuncias que configuran la exposición de agravios del recurso de apelación y que no fueron considerados ni merecieron respuesta por parte del Tribunal de alzada. Por lo que corresponde aplicar los arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad que le confiere el numeral 1) del art. 58 de la Ley de Organización Judicial, ANULA el Auto de Vista Nº 185 de 28 de abril de 2006 (fs. 169 a 170) y dispone que el Tribunal Ad quem, previo sorteo de la causa y sin someterla a turno, resuelva la alzada conforme a derecho.

Siendo inexcusable el error en que han incurrido los Vocales signatarios del Auto Vista impugnado, se les impone multa de 300 Bolivianos a cada uno de ellos, a favor del Tesoro Judicial.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010