S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 21. Sucre: 20 de Enero de 2011.

Expediente: Nº 8 - 11 - C.

Partes: Josefina Esteve Galán c/ Enrique Miguel Lanza Maertens

Distrito: Cochabamba.


VISTOS:El recurso de compulsa de fojas 27 a 29 del testimonio, interpuesto por Silvia Moscoso de Hirmas en representación de Claudia Ayala Moscoso, contra el Auto de 21 de diciembre del 2010, cursante de fojas 18, mediante el cual se desestima el recurso de casación al no estar comprendido el Auto dictado y objeto del recurso en ninguno de los casos señalados en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil, resolución dictada dentro del proceso ejecutivo, seguido por Josefina Esteve Galán, contra Enrique Miguel Lanza Maertens y otros, los antecedentes que cursan en el testimonio, y:

CONSIDERANDO:Que, Silvia Moscoso de Hirmas en representación de Claudia Ayala Moscoso, a través del memorial de fojas 27 a 29 del testimonio, formaliza recurso de compulsa, en contra de la resolución mencionada al exordio que deniega el recurso de casación, dictada por la Sala Civil Segunda del Distrito Judicial de Cochabamba, pidiendo se declare fundado el recurso, en razón de que las autoridades recurridas han conculcado el derecho constitucional al debido proceso, a la igualdad de las partes y a la negativa indebida del recurso de casación.

CONSIDERANDO: Que, el recurso de compulsa, en el marco del artículo 283-3) del Código de Procedimiento Civil, procede, entre otros, ante la negativa indebida del recurso de casación, por lo que, corresponde verificar si el Tribunal de apelación negó indebidamente el recurso de casación alegado por el recurrente, en merito a las siguientes consideraciones:

1. En el proceso ejecutivo seguido por Josefina Esteve Galan, contra Enrique Miguel Lanza y Roberto Moscoso Ayala, en representación de la demandante Gustavo Pantoja A., plantea recurso de reposición con alternativa de apelación contra el Auto de 14 de diciembre del 2009, mediante el cual el Juez Quinto de Partido en lo Civil de la ciudad de Cochabamba, deja sin efecto las ordenes de anotación preventiva dispuestas por decreto de 17 de abril y Auto complementario de 19 de junio del 2009, disponiendo la cancelación de las mismas sobre el inmueble registrado en Derechos Reales en la Partida computarizada Nº 3011020009282.

2.- El Tribunal de alzada, atendiendo la apelación planteada alternativamente, expide el Auto de Vista de 5 de noviembre del 2010, mediante el cual revoca el Auto de 29 de enero de 2010 y deliberando en el fondo deja sin efecto el Auto apelado de 14 de diciembre del 2009, manteniendo subsistente las determinaciones asumidas mediante decreto de 17 de abril y Auto complementario de de 19 de junio del 2009, sin costas por la revocatoria.

Contra este Auto de Vista se interpone el recurso de nulidad cursante de fojas 6 a 9 vuelta del testimonio, el mismo que es desestimado mediante auto de 21 de diciembre cursante de fojas 18, entendiendo que el Auto de Vista recurrido no se encuentra comprendido en ninguno de los casos señalados en el artículo 255 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Así planteado el recurso de compulsa, se ingresa a su consideración en base a los siguientes criterios legales.

En el marco del artículo 262 del Código de Procedimiento Civil, modificado por el artículo 26 de la Ley 1760 de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar, procede la negación del recurso de casación o nulidad entre otros casos: c) Cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el artículo 255 del mismo Adjetivo Civil.

Por su parte el artículo 255-2) del Código de Procedimiento Civil, previene que "Habrá lugar al recurso de casación contra las resoluciones que [...] resolvieren una declinatoria de jurisdicción, decidieren una excepción de incompetencia o anularen el proceso."; norma que nos advierte que, son tres los institutos jurídicos que como presupuestos procesales deben concurrir alternativamente para dar lugar al recurso de casación a saber: la jurisdicción, la incompetencia y la nulidad del proceso. En el caso de Autos, la recurrente al apoyar su petitorio en el tercer presupuesto como fundamento principal del recurso planteado, impone examinar si la tesis fáctica del caso en concreto se encuentra comprendido en el presupuesto jurídico de la misma, para dicho propósito partiremos del contenido del Auto objeto del recurso de nulidad, el cual en su parte resolutiva REVOCA el Auto de 29 de enero del 2010 y deliberando en el fondo deja sin efecto el Auto apelado de 14 de diciembre del 2009, manteniendo subsistentes las determinaciones asumidas mediante decreto de 17 de abril y Auto complementario de 19 de junio del 2009, sin costas por la revocatoria, lo que nos muestra que el Tribunal de apelación no dicta un Auto anulatorio del proceso como equivocadamente sostiene la compulsante, por el contrario ingresa a la consideración de fondo para dejar sin efecto el Auto apelado de 14 de diciembre del 2009, lo que de ninguna manera puede equipararse a una nulidad de obrados, figura distinta que deviene de errores de procedimiento y conculcación de normas de orden público, que el Tribunal de apelación no ha observado en el caso concreto. Al respecto, el artículo 237 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto a las formas de resolución y costas, establece estas figuras de forma diferenciada en sus incisos 3 y 4, lo que demuestra una vez mas que una decisión de revocatoria de una resolución judicial, de ninguna manera se equipara a una nulidad de obrados.

Por otro lado, la Ley 1760 de abreviación procesal y de asistencia familiar ha introducido en el proceso ejecutivo a través del artículo 31 una modificación sustancial en materia de impugnaciones, admitiendo sólo el recurso de apelación contra la Sentencia y no el de casación. En consecuencia, si la ley no faculta recurso de casación contra la Sentencia dictada en un proceso ejecutivo como referente y resultado principal del proceso, menos podría darse curso a un recurso de casación de un Auto interlocutorio simple dictado en el curso del proceso ejecutivo.

Que, en el marco de la interpretación legal anteriormente expuesta, este Tribunal no encuentra razones para sostener fundadamente que el Tribunal de Apelación haya negado indebidamente el recurso, por cuanto el Auto de Vista de 05 de noviembre del 2010 cursante de fojas 1 y vuelta objeto del recurso de nulidad, no se encuentra en ninguno de los casos de procedencia del recurso de casación, consecuentemente, está demostrado que el Tribunal de Apelación, ha circunscrito sus actos al marco descrito por los artículos 255 y 262 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de conformidad con los artículos 287 y 294 del Código de Procedimiento Civil, declara ILEGAL el recurso de compulsa de fojas 27 a 29 del testimonio.

En aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa al compulsante que se gradúa en el equivalente a tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Poder Judicial, cuyo pago mandará hacer efectivo el Tribunal del alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010