SALA CIVIL

Auto Supremo: Nº 70 Sucre, 31 de marzo de 2010

Expediente: 04-06 - S

Partes: Liberata Medrano Arias c/ Máxima Terán Flores de Robles

Distrito: Oruro

Ministro Relator: Dr. Ángel Irusta Pérez


VISTOS: El recurso de casación de fs. 335 y vlta., interpuesto por Liberata Medrano Arias de Gutierrez, contra el Auto de Vista Nº 085/2005 de fecha 4 de octubre de 2005 cursante a fs. 328 a 331, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso ordinario de derecho preferente, seguido por Liberata Medrano Arias contra Máxima Terán Flores de Robles, la respuesta de fs. 339, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso, el Juez de Partido segundo en lo Civil de la ciudad de Oruro, pronuncio la Sentencia Nº 533/005 de 6 de mayo de 2005 de fs. 280 a 283 y vlta., declarando probada en parte la demanda de fs. 17 a 18, improbadas la demanda reconvencional, improbadas las excepciones perentorias de falta de acción, derecho, prescripción y falsedad opuesta de fs. 31 por la demandada.

Apelada la sentencia por la Sra. Máxima Terán Flores, en resolución, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Oruro, mediante Auto de Vista Nº. 085/2005 de fecha 4 de octubre de 2005 cursante a fs. 328 a 331 vlta., la revoco mediante el Auto Vista Nº. 085/95 así como REVOCA la sentencia deliberando en el fondo declara improbada la demanda de fs. 17 a 18 de obrados, probada en parte la demanda reconvencional de fs. 31, por lo que se dispone la nulidad de la Escritura Pública Nº 897/95 así como su registro en DD.RR., Partida No 206 del Libro de Propiedades de la Capital de 1995; improbada respecto a los daños y perjuicios; probadas las excepciones perentorias de falta de acción y derecho y falsedad e improbada la excepción de prescripción, opuestas por la demandada a fs. 31., sin costas por ser juicio doble. Esta Resolución dio lugar al recurso de casación.

Conforme se tiene establecido el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho que se concede para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos señalados por Ley, pudiendo ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme esta previsto por el Art. 250 del Código de Procedimiento Civil y se ha sostenido en la Jurisprudencia de este Tribunal Supremo. Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el art. 253 del Código Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas; en tanto que si se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones contenidas en el art. 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo -con o sin reposición- cuando se hubieren violado las normas esenciales del proceso, sancionadas con nulidad por ley.

En ambos casos es de inexcusable cumplimiento del mandato del art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos el Auto del que recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en que consiste la violación, falsedad o error, especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

En el caso de autos, el recurso que nos ocupa no cumple con la normativa contenida en el precitado art. 258 del Código de Procedimiento Civil, puesto que de inicio se lo formula impreciso y genérico, empero, al finalizar, de manera totalmente confusa y ambigua, la recurrente afirma interponer ".....recurso de nulidad o casación en virtud a los arts. 250, 255, 257 del Código de Procedimiento Civil" (sic), ignorando que el recurso de casación en el fondo y el recurso de casación en la forma o de nulidad son dos realidades procesales de distinta naturaleza jurídica, así como son diferentes los efectos legales que persiguen, según se tiene expresado, por lo que no puede confundirse entre si.

Por otra parte, no se acusa absolutamente ninguna norma legal que se considere como violada, mal interpretada o aplicada falsa o erróneamente, tampoco se acusa error de hecho de derecho en la apreciación de las pruebas, menos se especifican causales de nulidad que hagan el recurso de casación en la forma, limitándose a realizar una transcripción literal de los fundamentos expuestos en los puntos 1 y 2 del último considerando del Auto de Vista recurrido, para concluir afirmando, de manera por demás incongruente, que "Y esta observación no cumple con lo que prevé el art. 1299 del Código de Procedimiento Civil, puesto que existen contradicciones que vician de nulidad del documento mencionado"(sic); finalmente, dando mayor énfasis a la ambigüedad del recurso, la recurrente no expresa petitorio claro, concreto y preciso sobre su pretensión, es decir que no especifica si lo que persigue con el recurso es la anulación de obrados o la casación del Auto de Vista.

Lo expuesto denota la ausencia absoluta de la adecuada técnica jurídica exigida para la formulación de este recurso extraordinario, por lo que este Tribunal se ve impedido de abrir su competencia para ingresar al fondo de la causa, correspondiendo, en consecuencia, resolver en la forma prevista por el art. 272 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en aplicación del art. 58 numeral 1 de la Ley de Organización Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de fs. 335 y vlta., de obrados; con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Fdo. Teófilo tarquino Mújica

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

Libro Tomas de Razón 1/2010