SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 212 Sucre, 12 de octubre de 2009.

DISTRITO: Chuquisaca PROCESO: Ordinario-Entrega de

inmueble.

PARTES: Fortaleza F.F.P.S.A. c/ Víctor Hugo Cuba y otros.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de nulidad de fs. 360-361, interpuesto por Ana Espíndola de Martínez y Edmundo Martínez Espada, contra el Auto de Vista N° SCI-248 de 12 de septiembre de 2006 cursante a fs. 354­-357, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso ordinario de entrega de inmueble, seguido por Fortaleza F.F.P. S.A. contra Víctor Hugo Cuba, Hortencia Durán de Cuba, Ana Espíndola de Martínez y Edmundo Martínez Espada, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Instructor Quinto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Sucre, emitió el auto interlocutorio de 8 de noviembre de 2005 de fs. 112 vlta. del testimonio de apelación, declinando competencia y remitiendo obrados ante el Juez de Partido de Turno en lo Civil y Comercial de la Capital, expresando que la demandada Ana Espíndola de Martínez, formuló demanda reconvencional por mejor derecho propietario, acción negatoria, nulidad de remate y usucapión, acción esta última, por la que afirma, que no es de su jurisdicción y competencia el conocimiento de la causa por la "naturaleza del proceso".

Que, el Juez Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital- Sucre, emite a su vez el auto interlocutorio de 13 de mayo de 2006 cursante a fs. 340 del testimonio de apelación, en el que, saneando el proceso, de oficio dispone la devolución de obrados al juzgado de origen a objeto de que se resuelvan las excepciones previas planteadas, declare la rebeldía del codemandado Edmundo Martínez Espada y se corra en traslado la mútua petición.

Que, los codemandados Ana Espíndola de Martínez y Edmundo Martínez Espada, interponen el recurso de apelación de fs. 343 y vlta., solicitando al tribunal de alzada la revocatoria del auto de 13 de mayo de 2006.

Que, el tribunal ad quem, con la facultad fiscalizadora que le confiere el art. 15 de la L.O.J., emite el Auto de Vista N° SCI-248/2006 de 12 de septiembre de 2006 de fs. 354-357, anulando obrados hasta fs. 112 vlta., inclusive, para que la Juez de Instrucción Quinto Ordinario en lo Civil y Comercial de la Capital-Sucre, pronuncie nuevo auto debidamente fundamentado considerando los razonamientos expuestos en el fallo, llamando severamente la atención de los jueces de grado y recomendando mayor cuidado en la tramitación de las causas sometidas a su conocimiento.

Contra la referida resolución de segundo grado, Ana Espíndola de Martínez y Edmundo Martínez Espada, al amparo de los arts. 254-4) y 255-2) del Cód. Pdto. Civ., interponen recurso de nulidad a fs. 360-367, acusando la violación de los arts. 7, 27, 134 inc. 1) y 2), 316 del Cód. Pdto. Civ., además de no haberse puesto en conocimiento del apelante Edmundo Martínez Espada, la convocatoria de fs. 352 al vocal de la Sala Civil Segunda, coartando su derecho a recusar con violación del art. 10 de la Ley 1760, disposición de orden público al tenor del art. 90 del Cód. Pdto. Civ., por lo que solicita que el Tribunal Supremo anule obrados hasta que se emita nuevo auto de vista con la pertinencia del art. 236 del Cód. Pdto. Civ.

CONSIDERANDO II.- Que, en ejercicio de la facultad conferida por el art. 15 de la L.O.J., cual es el de revisar de oficio, si los jueces y funcionarios observaron los plazos y leyes que norman la correcta tramitación y conclusión de los procesos, para aplicar, en su caso, las sanciones pertinentes o determinar, de oficio, la nulidad de obrados, en aplicación del art. 252 del Cód. Pdto. Civ.; se establece:

Que, efectivamente en la tramitación de la presente causa, cursa a fs. 352 la convocatoria al vocal de turno de la Sala Civil Segunda Dr. Wilbur Daza Gutiérrez, fechada en 11 de septiembre de 2006, con la que no se notificó al codemandado y apelante Edmundo Martínez Espada, conforme se evidencia de las diligencias de fs. 352 y vlta., emitiéndose el auto de vista recurrido al día siguiente 12 de septiembre de 2006 como consta a fs. 354-357, fallo notificado a las partes según sale de las diligencias de fs. 358 y vlta.

Que, la jurisprudencia de este Tribunal Supremo indica que la falta de notificación a las partes con los actuados del proceso, en éste caso con la nueva conformación del Tribunal encargado del Juzgamiento, supone la vulneración de las reglas del debido proceso y fundamentalmente al principio de publicidad contenido en el art. 1-4) de la Ley de Organización Judicial, el mismo que de acuerdo a la jurisprudencia constitucional "es parte de la garantía del debido proceso, entendida como aquella garantía orientada a lograr la transparencia, probidad e imparcialidad de los actos del juez o tribunal sobre la base de que la tramitación del proceso en todas sus instancias y fases sea pública, evitándose trámites reservados", constituyendo la publicidad una condición esencial en la administración de justicia. La omisión de la notificación con la convocatoria del nuevo miembro del Tribunal que resolverá la causa, no tan solo viola el principio referido, sino que atenta contra el legítimo derecho y facultad que tienen las partes de promover la "recusación" del vocal convocado, ejerciendo la facultad de los litigantes para provocar la separación del vocal en el conocimiento del asunto de su competencia, en caso de que mediare motivo de impedimento determinado en la ley, como lo prevé el art. 135 de la L.O.J., conc. con el art. 8-11 de la Ley 1760 de Abreviación Procesal y Asistencia Familiar. (A. S N° 83 de 10 de mayo de 2008), facultad procesal que al presente le ha sido negado a uno de los sujetos procesales, atentando contra el debido proceso.

Que, el tribunal ad quem, al haber emitido el auto de vista de 12 de septiembre de 2006, sin observar la inexistencia de notificación al apelante Edmundo Martínez Espada, con el decreto de 11 de septiembre de 2006 de fs. 352, ha impedido que este conociera la conformación del nuevo tribunal con la convocatoria del Dr. Wilbur Daza Gutiérrez, Vocal de turno de la Sala Civil Segunda, quién suscribe el auto de vista motivo de la impugnación, lesionando, además de lo referido, el legítimo derecho a la defensa y al debido proceso al que tienen acceso las partes, omisión insubsanable que implica la vulneración a normas constitucionales y procesales de orden público y cumplimiento obligatorio como lo determina el art. 90 del Cód. Pdto. Civ., debido a que se coartó su derecho de conocer la conformación del Tribunal que resolvería el recurso de apelación interpuesto, incurriendo así en la nulidad prevista y sancionada por el art. 252 y 254- 1) y 7) del Código de Procedimiento Civil, correspondiendo anular obrados hasta el vicio más antiguo.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad conferida por el art. 15 de la L.O.J, ANULA obrados con reposición hasta fs. 353, es decir, hasta que se notifique a Edmundo Martínez Espada, con la convocatoria de 11 de septiembre de 2006 de fs. 352, cumplida que sea la diligencia y los plazos previstos por ley, previo sorteo y sin espera de turno se emita nuevo auto de vista, por tribunal debidamente habilitado.

Para sorteo y resolución, interviene el señor Ministro Julio Ortiz Linares, Presidente de la Sala Civil Segunda, según convocatoria que consta a fs. 386-387 vlta. del legajo procesal.

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído : Sucre,12 de octubre de 2009.

Gladys Segovia García.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Segunda.

( Suplencia legal)