SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 181 Sucre, 21 de agosto de 2009

DISTRITO: Potosí PROCESO: Ordinario- Divorcio

PARTES: Rosso Mamani Ruiz c/ Valeriana Guerra Martínez.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 177 a 178, interpuesto por Valeriana Guerra Martínez, contra el Auto de Vista Nº 038/07 de fecha 22 de febrero de 2007 cursante a fs. 173 a 174, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, en el proceso ordinario de divorcio seguido por Rosso Mamani Ruiz en contra de la recurrente, memorial de respuesta de fs. 181 a 182, auto de concesión del recurso de fs. 182 vuelta., datos del proceso, y:

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Primero de Partido de Familia de Potosí, pronuncio la sentencia Nº 009 de 24 de enero de 2007 cursante a fs. 145 a 149, declarando probadas la demanda principal de fs. 12 a 13 de obrados apoyada en el art. 131 del Código de Familia, asimismo la reconvención de fs. 16 a 17 de obrados por la causal 4ª del art. 130 del mismo cuerpo legal (adulterio) (sic) e improbadas las excepciones perentorias de extinción de la acción y la falta de acción y derecho expuestas por el actor principal, en consecuencia disuelto el vínculo matrimonial de los esposos Rosso Mamani Ruiz y Valeriana Guerra Martínez, disponiendo: a) Que la menor Miriam Mamani Guerra quede bajo la guarda de su madre. b) El obligado pase asistencia familiar en favor de la menor en la suma de ciento ochenta bolivianos mensuales, así como dispone la cesación de la asistencia familiar fijada para la esposa. c) sobre los bienes gananciales, debe probarse la existencia de los mismos y procederse a la división y partición en ejecución de sentencia.

Contra la mencionada resolución, Valeriana Guerra Martínez, mediante memorial de fs. 152 a 154 vuelta, interpone recurso de apelación, el mismo que es resuelto por la Sala Civil, Comercial y Familiar de la Corte Superior de Potosí mediante Auto de Vista Nº 038 de 22 de febrero de 2007 cursante a fs. 173 a 174, anulando el auto de concesión de alzada de fs. 166 de obrados de 8 de febrero de 2007, declarando ejecutoriada la sentencia apelada Nº 009 de 24 de enero de 2007, sin responsabilidad al juez a quo.

Contra la referida resolución de segundo grado, Valeriana Guerra Martínez, interpone recurso de casación en el fondo, acusando la interpretación errónea del art. 219 del Código de Procedimiento Civil, así como del art. 16 de la Constitución Política del Estado, al vulnerar el derecho a la apelación y a la defensa, concluye solicitando que el Supremo Tribunal case el auto impugnado, declarando subsistente la asistencia familiar en favor de la recurrente, objeto del recurso de apelación.

CONSIDERANDO II.-Que, el art. 15 de la Ley de Organización Judicial impone al Tribunal de casación la obligación de revisar de oficio, a tiempo de conocer una causa, si los jueces de primera instancia, los de alzada y funcionarios observaron los plazos y leyes que norman la correcta tramitación y conclusión de los procesos, para aplicar, en su caso, las sanciones pertinentes o determinar, de oficio, la nulidad de obrados en aplicación del art. 252 del Código de Procedimiento Civil, en igual concordancia con el precitado art. 90 -I del mismo adjetivo civil.

Que, conforme lo dispone el art. 5º del Código de Familia concordante con el art. 90 del Código de Procedimiento Civil, las disposiciones legales que regulan el derecho de familia, son de orden público y no pueden renunciarse por voluntad de los particulares, bajo pena de nulidad.

Que el marco de competencia del tribunal de alzada, se halla previsto por el art. 236 del adjetivo civil, disposición legal que manda que el auto de vista debe circunscribirse precisamente a las pretensiones resueltas por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación y fundamentación que obliga el art. 227 del igual cuerpo legal.

En función a esta facultad fiscalizadora y de la revisión de los obrados, este Tribunal Supremo encuentra que la demandada ahora recurrente, a tiempo de interponer su recurso de apelación de fs. 152 a 154, ha expresado varios agravios que la sentencia del a quo supuestamente le hubiere causado, entre éstos:

a) La falta de medios probatorios sobre los ingresos económicos de las partes.

b) La violación de los arts. 169 y 143 del Código de Familia, disponiendo el cese de la asistencia familiar fijada con carácter provisional.

c) La mala apreciación de la prueba, de los informes tanto del SEDEGES entre otros agravios que contiene el recurso de apelación.

Sin embargo, el auto de vista motivo de la impugnación, no responde a los principios de pertinencia, congruencia y exhaustividad que prevé el art. 236 con relación al art. 227, ambos del Código de Procedimiento Civil, privando a la recurrente del derecho a la segunda instancia confundiendo los requisitos del recurso de apelación con los que debe contener inexorablemente el de casación, de donde resulta intrapetita la resolución pronunciada por el tribunal ad quem, correspondiendo anular el auto de vista, por clara infracción a lo que dispone el art. 254-4) del adjetivo de la materia.

Por lo expuesto, corresponde dar aplicación a lo previsto por el art. 271-3) y 275 del igual adjetivo civil.

POR TANTO La Sala Civil Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, ANULA obrados hasta fs. 172 vta. inclusive, es decir, hasta que previo sorteo y sin necesidad de turno, se pronuncie nuevo auto de vista que atienda todos los puntos contenidos en la expresión de agravios. Sin responsabilidad por ser excusable.

Para sorteo y resolución interviene el Señor Ministro Julio Ortiz Linares, Presidente de la Sala Civil Segunda, convocado a conformar Sala mediante proveído de fs. 187 a 188 vta. de obrados.

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído : Sucre, 21 de agosto de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.