SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 180 Sucre, 20 de agosto de 2009

DISTRITO: Chuquisaca PROCESO: Ordinario- Ruptura

unilateral.

PARTES: Juana Medrano Cruz c/ Pedro Quispe López.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 92 interpuesto por Pedro Quispe López, contra el auto de vista Nº SCI-01/2007 de 3 de enero de 2007 cursante a fs. 84-86, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso de ruptura unilateral seguido por Juana Medrano Cruz, contra el recurrente, la respuesta de fs. 95-96, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO I: Que el Juez de Partido Primero de Familia de la ciudad de Sucre, emitió la sentencia Nº 62/2006 de 16 de octubre de 2006 cursante a fs. 65-67, declarando probada la demanda de fs. 11 subsanada a fs. 15, sin costas, aceptando el fin de la unión libre o de hecho de los convivientes Juana Medrano Cruz y Pedro Quispe López, por voluntad de la primera, unión iniciada en el año 2000 y finalizada en marzo de 2005. Asimismo de acuerdo con el art. 169 (primera parte) del Código de Familia dispone la guarda del hijo Víctor Manuel Quispe Medrano en favor de la madre con derecho a visita y permanencia del padre, fijando para la actora asistencia familiar de Bs. 300.- con cargo al demandado, quién es chofer y propietario de un microbús de servicio público que trabaja en forma permanente, declarándose común el único bien mueble consistente en un vehículo marca FARGO, tipo microbús, color azul, modelo 1976, placa Nº 109-YXC, el cual será dividido conforme a ley en ejecución de sentencia , pudiendo una de las partes compensar económicamente a la otra el 50% que le corresponde, en su caso procederse a la subasta y su producto dividir entre los propietarios, salvo acuerdo transaccional de ambos.

Que, en grado de apelación deducida por el demandado, mediante auto de vista Nº SCI-01/2007 de 3 de enero de 2007 cursante a fs. 84-86, se confirma totalmente a sentencia Nº 62/2006 de 16 de octubre, con costas en ambas instancias.

Contra la referida resolución de vista el demandado Pedro Quispe López, al amparo del art. 253 del Cód. Pdto. Civ., interpone el recurso de casación en el fondo de fs. 92, acusando violación, errónea e incompleta interpretación, así como indebida aplicación de los arts. 158 y 159 del Código de Familia, expresando sin mayores fundamentos, que no es suficiente que en una unión haya concurrido la voluntad de las partes, que hayan tenido uno o más hijos, pudiendo haber sido estas relaciones esporádicas o pasajeras; que no existió estabilidad y singularidad en la relación de pareja, para que produzca efectos similares al matrimonio; que la unión libre exige también la concurrencia de los requisitos previstos en los arts. 44 y 46-50 del Código de Familia que no han sido observados por la sentencia ni el auto de vista recurridos. Que el auto de vista se concretó a valorar y examinar la relación que tuvo con la demandante y el nacimiento de un hijo al que reconoció y asiste voluntaria y responsablemente, situaciones que no niega, empero no se ha valorado la prueba en cuanto a que esa relación no ha sido estable y singular, no habiendo realizado igualmente una correcta apreciación de las pruebas producidas de su parte, por lo cual el tribunal superior en grado tendrá a bien casar el injusto auto de vista, para lo cual solicita la concesión de la alzada.

CONSIDERANDO II.- Que, así planteado el recurso no obstante su deficiente formulación, ingresando a su análisis en relación a los datos del proceso y las disposiciones legales cuya infracción se acusa, se tiene:

1.- Que, el artículo 158 del Código de Familia establece: "se entiende haber unión conyugal libre o de hecho cuando el varón y la mujer, voluntariamente, constituyen hogar y hacen vida en común en forma estable y singular, con la concurrencia de los requisitos establecidos en los arts. 44 y 46 al 50. Se apreciarán las circunstancias teniendo en consideración las particularidades de cada caso."

Por su parte el artículo 159 del citado Código de Familia determina que: "las uniones conyugales libres o de hecho que sean estables y singulares producen efectos similares al matrimonio, tanto en las relaciones personales como patrimoniales de los convivientes. Pueden aplicarse a dichas uniones las normas que regulan los efectos del matrimonio, en la medida compatible con su naturaleza, sin perjuicio de las reglas particulares..."

Asimismo el art. 167 del Código de Familia bajo el epígrafe "Fin de la Unión) dispone "La unión conyugal libre termina por la muerte o por la voluntad de uno de los convivientes, salvo en este último caso la responsabilidad que pudiera sobrevenirle". Previsión legal que en correlación a la contenida en el art. 158 del mismo Código de la materia, hace recaer en la voluntad de ambos contrayentes tanto en su constitución como en la disolución de la unión libre, es decir, sin la intervención de ningún funcionario público ni autoridad jurisdiccional.

2.- Que, las disposiciones legales citadas precedentemente han sido debidamente aplicadas en el auto de vista recurrido, por cuanto, confirma la sentencia que declara probada la demanda de ruptura unilateral, interpuesta por Juana Medrano Cruz, quien cumpliendo con la carga de la prueba prevista por los arts. 1283-I del Cód. Civ., y 397 de su procedimiento, ha probado los extremos de su demanda en el marco de la relación procesal de fs. 18, poniendo fin a la unión libre que voluntariamente constituyera con el recurrente entre los años 2000 y 2005, con las características de estabilidad y singularidad que exige el art. 159 del Código de Familia, procreando dos hijos, de los que sobrevivió únicamente el menor Víctor Manuel Quispe Medrano, habitando ambos en el hogar conyugal sito en el inmueble de Av. Julio Villa Nº 370 de la ciudad de Sucre, como se verifica de la documental adjunta a la demanda cursante a fs. 10 que contiene la confesión espontánea del demandado en cuanto a su relación concubinaria con la actora, hecha a tiempo de responder la demanda de asistencia familiar seguida en su contra. La prueba de fs. 5 consistente en el testimonio Nº 425 /2004 de la minuta de transferencia del microbús marca FARGO, demuestra la existencia del único bien en común cuya partición se halla dispuesta en ejecución de sentencia, corroborada por la inspección judicial de fs. 31 ofrecida por el demandado coincidente con las fotografías de fs. 39-41 que demuestran que hubo una relación familiar normal con la actora tal como lo refieren las uniformes atestaciones de cargo de fs. 46-49, entre otras, valoradas por los jueces de grado, con la facultad que les reconoce el art. 1286 del Cód. Civ. y 397 de su procedimiento, sin incurrir en ningún error de hecho ni de derecho en su apreciación.

3.- Que, contrariamente a lo acreditado por la actora, el recurrente negando la concurrencia de estabilidad y singularidad en la relación de pareja, se limita a señalar que no se habrían valorado las pruebas producidas de su parte, olvidando precisar cuál el error de hecho o de derecho en que hubiera incurrido el tribunal en dicha valoración, como exige la previsión del art. 253 del Cód. Pdto. Civ., invocado como base de su recurso, que la haga censurable en casación. Por otra parte, tampoco individualiza con su respectivo folio en el expediente, qué prueba en particular no habría sido valorada por los jueces de grado, y que ésta hubiese sido idónea para acreditar la falta de concurrencia de las condiciones extrañadas de estabilidad y singularidad o de los requisitos previstos en los arts. 44 y 46-50 del Código de Familia, para que su relación de pareja no surta efectos similares al matrimonio, omisión atribuible a su negligencia que mal puede servir de fundamento para sustentar las supuestas infracciones que acusa en el memorial de fs. 92, en la errada pretensión de desvirtuar los fundamentos del auto de vista recurrido.

Consiguientemente, no siendo evidentes las infracciones acusadas corresponde resolver el recurso planteado dando aplicación a la previsión de los arts. 271-2) y 273, del Cód. Pdto. Civ.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en aplicación del art. 58 numeral 1 de la L.O.J., declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 92, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 500.- que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Para sorteo y resolución interviene el Señor Ministro Julio Ortiz Linares, Presidente de la Sala Civil Segunda, convocado a conformar Sala mediante proveído de fs. 102 a 103 vta. de obrados

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído : Sucre, 20 de agosto de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.