SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N ° 172 Sucre, 22 de julio de 2009

DISTRITO: La Paz PROCESO:Ordinario-Responsabilidad

legal por evicción.

PARTES: Mario Coca Herbas y otra c/ Hernán Rovira Miranda y otra.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

VISTOS: El recurso de casación promovido por Mario Coca Herbas y Mayra Melcón de Coca a fs. 322-323 vta., contra el Auto de Vista No. S-088/2007 de 23 de marzo, pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario de responsabilidad legal por evicción de la cosa vendida, seguido por los recurrentes contra Hernán Rovira Miranda y María Cinthia Taborga de Rovira, los antecedentes procesales y

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso de referencia, el 7 de febrero de 2003 el Juez Decimoprimero de Partido en lo Civil de la ciudad de La Paz, pronunció la Sentencia No. 053/2003 cursante a fs. 246-247 vta., declarando improbadas la demanda principal de fs. 15-16 y la reconvención de fs. 21 vta., sin costas conforme el art. 198 del Código de Procedimiento Civil (CPC).

Deducida la apelación por los demandantes (fs. 250 y vta.), la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz confirmó la sentencia apelada con costas.

Ante esta decisión, los demandantes interpusieron recurso de casación aduciendo que no reclamaron en juicio el registro de su derecho propietario del inmueble objeto de la litis, sino, el incumplimiento del contrato por parte de los vendedores en desmedro de sus intereses, aspectos no considerados por el tribunal de apelación que sostiene en su resolución de vista que no probaron lo previsto en los arts. 614-3) y 625 (no citan el cuerpo legal al que pertenecen dichos artículos) ni la evicción demandada. Agrega, que sus pruebas documentales no fueron revisadas por el tribunal de alzada, entre ellas la de fs. 47, 48, 49, 50, 55-59.

Concluyeron señalando que demostraron los hechos demandados en el marco de lo previsto en el art. 375 del CPC.

CONSIDERANDO II: Cumpliendo con lo dispuesto en el Auto Supremo No. 23 de 2 de febrero de 2007 (fs. 290-291), el tribunal de alzada emitió el Auto de Vista No. S-088/2007, que propició la interposición del recurso de casación que ahora se resuelve en base a las siguientes conclusiones:

Revisados los antecedentes procesales en función de las denuncias formuladas en el recurso de casación, tenemos que la demanda fue deducida por responsabilidad legal por evicción de la cosa vendida en el marco de lo previsto en el art. 614-3) del Código Civil, en relación al art. 625 del mismo cuerpo legal, siendo pertinente señalar que cuando el comprador sufre la evicción total de la cosa por efecto de derechos que tenía un tercero sobre ella, el vendedor queda obligado a resarcirle el daño en la forma señalada por el art. 596 del mismo Código Civil, además, debe rembolsar al comprador los frutos que ha sido obligado a devolver al tercero, así como los gastos que ha hecho en el juicio de responsabilidad por la evicción y las costas pagadas al actor.

En sumacorresponde señalar que la evicción como obligación del vendedor está orientada en relación al derecho de dominio (propiedad), es decir, que se presenta cuando al comprador le disputa un tercero el derecho de propiedad sobre el bien adquirido, pudiendo ser total o parcial (objetivamente), según se infiere de los arts. 625-I-II y 626 del CC. Asimismo, puede presentase la evicción por vicios de la cosa conforme lo previsto en el art. 629-I-II del mismo compilado civil, vicios o defectos materiales que hagan a la cosa impropia para el uso al que está destinada o que disminuyan su valor, lo que definitivamente no sucede en autos y parecen no comprender los ahora recurrentes, que circunscribieron su reclamo a la existencia de algunos defectos de acabado propios de una obra en construcción, fácilmente reconocibles y que los compradores conocían a tiempo de adquirir el departamento del segundo piso sobre el que recae su derecho propietario, concluyéndose en consecuencia, que no se demostró el incumplimiento o vulneración de los arts. 614-3) y 625 del CC, incumpliendo además la obligación procesal impuesta por el art. 375 del CPC, referido a la carga de la prueba.

En todo caso, lo que se advierte es la disconformidad de los compradores demandantes con las condiciones en las que se encuentra el inmueble adquirido, lo que implicaría la existencia de vicios en la cosa que genera otra clase de responsabilidades y que no fueron objeto de controversia en el presente proceso, circunstancias éstas que nos llevan a concluir que los juzgadores de instancia resolvieron la problemática sometida a su conocimiento conforme a derecho, atendiendo las pretensiones esbozadas en la demanda en función de la comunidad probatoria, sin que se advierta errónea apreciación de la misma, aspecto que no fue denunciado en el recurso de casación que se resuelve, que además, no cumple a cabalidad con el derecho de forma relicto a su interposición.

En consecuencia, al no haberse demostrado la existencia de errores in judicando en la tramitación de la causa, corresponde aplicar la determinación de los artículos 271.2) y 273) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la atribución prevista en el art. 58-1. de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación presentado por Mario Coca Herbas y Mayra Melcón de Coca a fs. 322-323 vta. Con costas.

No se regula honorario profesional por no haber sido respondido el recurso.

Para sorteo y resolución, interviene el Ministro Julio Ortiz Linares, Presidente de la Sala Civil Segunda, conforme convocatoria de fs. 331-332.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

Regístrese notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dr. Julio Ortiz Linares.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 22 de julio de 2009

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.