SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO Nº 170 Sucre, 21 de julio de 2009

DISTRITO: Chuquisaca PROCESO: Ordinario- Fraude

procesal.

PARTES: Marcelina Jesús vda. de Pérez c/ Pedro Gonzáles Flores y otra.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS:El recurso de casación de fs. 473 a 478, interpuesto por Pedro Gonzáles Flores y Antonia Morales de Gonzáles contra el Auto de Vista Nº 265/2007 de fs. 469-470 pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario sobre fraude procesal seguido por Marcelina Jesús vda. de Pérez contra los recurrentes; la contestación de fs. 481-482 vta., el auto concesorio del recurso de fs. 484, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso, el Juez de Partido Primero en lo Civil-Comercial de la ciudad de Sucre pronunció la Sentencia Nº 241/2007 cursante a fs. 442 a 443 vta., por la que declara probada en parte la demanda de fs. 256-260, en consecuencia "ha lugar el fraude procesal" incurrido en la resolución impugnada, y rechaza las excepciones perentorias de prescripción y de falta de acción y derecho opuestas a fs. 278-281 de obrados.

Apelada la sentencia por los demandados, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Chuquisaca, mediante Auto de Vista Nº 267/2007 de 17 de agosto de 2007, cursante a fs. 469-470 vta., la confirma, con costas en ambas instancias.

Esta última resolución dio lugar al recurso de casación "en el fondo y en la forma" de fs. 473 a 478, interpuesto por los demandados.

CONSIDERANDO II: Que, a través de su abundante jurisprudencia, este Tribunal Supremo ha dejado establecido que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedida para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo plantearse en el fondo, en la forma o en ambos la vez, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Si el recurso de casación se interpone en el fondo, deberá circunscribirse a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del adjetivo Civil; su finalidad es la casación de la sentencia o auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si el recurso se plantea en la forma, la fundamentación debe adecuarse a las previsiones establecidas el artículo 254 del mismo cuerpo legal; persigue la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo -con o sin reposición- cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

En ambos casos es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, deben citarse en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Cuando se acusa error de hecho en la apreciación de las pruebas, éste deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demuestren la equivocación manifiesta del juzgador.

CONSIDERANDO III:En el caso de autos, el recurso de casación interpuesto carece de la adecuada técnica jurídica necesaria para su formulación y no cumple con los requisitos exigidos por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, además de contener un petitorio totalmente contradictorio.

En efecto, de inicio, el recurso es interpuesto como de "Casación en el fondo y la forma" empero no se los discrimina ni individualiza, ignorando que el recurso de casación en el fondo y el recurso de casación en la forma son dos realidades procesales de distinta naturaleza jurídica, que no pueden confundirse entre sí porque persiguen efectos jurídicos diferentes, razón por la que deben ser necesariamente individualizados y concluir, cada cual, con un petitorio claro, concreto y preciso.

A continuación, los recurrentes pasan a realizar una extensa cita y exposición de actuados procesales que se desarrollaron en el proceso ordinario de nulidad de escritura pública que les siguió Primitiva Pérez Jesús en representación de su madre Marcelina Jesús vda. de Pérez y otros; asimismo los relativos al proceso ordinario de restitución de precio e indemnización por mejoras y gastos que siguieron los ahora recurrentes contra la misma Marcelina Jesús vda. de Pérez; y también los que se dieron en el presente proceso ordinario de fraude procesal que sigue ésta última contra Pedro Ganzáles Flores y Antonia Morales de Gonzáles, ahora recurrentes; limitándose, luego, a acusar de manera confusa que: "Tanto el Juez A quo al dictar la sentencia de primera instancia y el Tribunal Ad Quem al Confirmar la misma han violado e interpretado erróneamente la normativa del art. 297-3) del Cód. Pdto. Civ., al permitir se discutan hechos ya deducidos en la otra demanda, más aún habiéndose dictado el auto de relación procesal en franca violación del art. 297-3) del Cód. Pdto. Civ., y en sentencia de 442 a 443 se revisa la sentencia de fs. 104-108 y su Tribunal confirma las violaciones e interpretaciones erróneas del Juez de Primera Instancia en franco desconocimiento del art. 190 del Procedimiento Civil" (?), incumpliendo lo establecido en el inc. 2) del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir, sin especificar de manera clara, precisa y concreta cómo o de qué manera fueron violadas o aplicadas falsa o erróneamente dichas normas legales.

Empero eso no es todo, al finalizar el recurso -planteado como de "casación en el fondo y la forma"- en su "petitorio", los recurrentes de manera totalmente contradictoria y ambigüa expresan: "RECURRIMOS DE CASACION EN EL FONDO (...) para que se ANULE OBRADOS hasta el vicio más antiguo es decir hasta fojas 371 vlta., del expediente conforme está facultado el Tribunal Supremo en previsión de los arts. 252 y 271-3) del Cód. Pdto. Civ.", poniendo de manifiesto su desconocimiento de la adecuada técnica jurídica que debe observarse en la formulación de este recurso extraordinario, más aún si, como se tiene dicho, este recurso se equipara a una demanda nueva de puro derecho, cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara y precisa, además de congruente con las pretensiones de quien la interpone.

En resumen, las deficiencias del recurso, anotadas precedentemente, no permiten abrir la competencia de éste Tribunal Supremo, correspondiendo resolver en la forma establecida por el art. 272-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad contenida en el numeral 1. del art. 58 de la Ley de Organización Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 473 a 478, interpuesto por Pedro Gonzáles Flores y Antonia Morales de Gonzáles; con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 500.- que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Para sorteo y resolución de la causa, según convocatoria de fs. 500-501, interviene el Sr. Ministro Julio Ortiz Linares de Sala Civil Segunda.

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído : Sucre, 21 de julio de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera