SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 107 Sucre, 16 de marzo de 2009.

DISTRITO: La Paz PROCESO: Maltrato.

PARTES: Irma Baldiviezo Buitrago c/ Víctor Hugo Martínez Aranda.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 557-558 interpuesto por Víctor Hugo Martínez Aranda contra el auto de vista Nº 344/2008 de 3 de septiembre de 2008, pronunciado por la Sala Civil Primera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso sobre maltrato seguido por Irma Baldiviezo Buitrago contra el recurrente, los antecedentes procesales, y,

CONSIDERANDO: Que, la Jueza 1º de Partido de la Niñez y Adolescencia de la ciudad de La Paz, pronunció la sentencia Nº 460/2006 de 30 de Noviembre de 2006, declarando probada la denuncia de fs. 6 a 8 interpuesta por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia Zona Sud contra Víctor Rugo Martínez Aranda sobre maltrato de las adolescentes Carla y Brenda Martínez Flores por infracción de la norma contenida en el arto 109 nms. 1, 3 y 10 del Código Niño, Niña y Adolescente, a la que se adhirió la ciudadana Irma Baldiviezo Buitrago, por memorial de fs. 93 a 94, imponiendo entre varias medidas la de suspensión de autoridad paterna del ciudadano Víctor Hugo Martínez Aranda respecto de sus hijas Carla Nicole y Brenda Martínez Flores, que podrá ser restituida cuando concurran nuevos hechos debidamente comprobados por las instancias técnicas pertinentes que demuestren la idoneidad del justiciable para la restitución de su autoridad.

Que, habiéndose pronunciado el Auto Supremo Nº 108 de fs. 449 a 450, por el que se anula obrados hasta el estado que el tribunal ad quem con carácter previo a pronunciar nuevo auto de vista, de curso a la solicitud contenida a fs. 421 y cumpla con lo preceptuado en la última parte del art. 284 del Código Niño, Niña y Adolescente, se pronunció la nueva resolución de vista que recurrida en apelación, confirmó la sentencia de primera instancia y su auto complementario.

Contra la resolución de vista, el demandado interpone recurso de casación tanto en el fondo como en la forma; en el fondo acusa que el auto de vista hubiere violado los arts. 1283, 1286 y 1333 del Código Civil, con relación al art. 397 de su Procedimiento, al omitir valorar la prueba producida en segunda instancia, consistente en la entrevista de sus dos hijas efectuada el 8 de agosto de 2008, de la que se desprende que la sentencia de primera instancia fue dictada con engaño de un informe falso que cursa a fs. 1 de obrados con base a la falsa denuncia de la Sra. Irma Baldiviezo.

Agrega que en la entrevista su hija Brenda declaró que nunca fue maltratada física ni psicológicamente y de la declaración de su otra hija Carla Nicole se infiere que no existe queja alguna en contra de su suscrito padre sobre maltrato físico, menos psicológico. Sostiene que en el informe del psicólogo de fs. 541 recomienda la permanencia con la figura paterna.

Finalmente señala que la sentencia violó los arts. 27, 28 y 29 del Código Niño, Niña y Adolescente que cuidan los derechos de los hijos menores a vivir en su núcleo familiar y convierte a las menores a ser víctimas de una injusticia al privarles de su derecho a mantenerse dentro de su adecuado núcleo familiar de origen ante el deceso de su señora madre.

El recurso en la forma acusa que no obstante haberse anulado obrados por la omisión de recibir en audiencia las pruebas de descargo ofrecidas por el otrosí del memorial de fs. 421, se ha omitido escuchar a las partes con respecto a la prueba de segunda instancia, vale decir que no se dio oportunidad para expresar su alegato ni de manera verbal en audiencia pública, vulnerando los principios constitucionales de legítima defensa en juicio y legalidad.

CONSIDERANDO: Que, de la revisión de los obrados en función del recurso, de casación en la forma, este Tribunal Supremo no encuentra mérito alguno para una nulidad de obrados como impetra el recurrente, habida cuenta que la prueba que ofreciera en el otrosí de su memorial de fs. 421, era precisamente una audiencia para una evaluación objetiva de la menor Brenda Martínez Flores, la misma que se realizó el 8 de agosto de 2008, conforme cursa en obrados 478 a 493, constando asimismo de fs. 527 a 542 el Informe Psicológico peticionado.

En cuanto al recurso en el fondo, tampoco se encuentra que la jueza a quo hubiere dictado sentencia llevada a error por un falso informe, por cuanto del informe psicológico que cursa de fs. 527 a 542, a fs. 537, se sostiene "Con relación a la agresión provocada a su hija Carla, acepta la misma, pero manifiesta que su hija, ha actuado sin control, refiriéndose a él como " ... estúpido, imbécil, mal parido, etc." (Textual), por tal hecho procede a reprenderla y admite, haberle dado un golpe en el rostro (bofetada) y en la cadera."

Por otra parte, si bien el informe referido recomienda "la permanencia con la figura paterna", no es menos evidente que e! maltrato físico sí existió, consiguientemente la determinación adoptada por la jueza a quo y confirmada por el tribunal ad quem se ha adoptado velando por el interés superior de las menores, habida cuenta que si bien se ha determinado la suspensión de la autoridad paterna del padre de las menores Sr. Víctor Hugo Martínez Aranda, también se ha dispuesto un régimen de visitas irrestricta, "a los efectos del mantenimiento de las relaciones personales y contacto directo entre el progenitor y sus hijas .. ". Así como la eventual restitución de la autoridad paterna cuando se demuestre la idoneidad del padre.

Por lo expuesto, es del caso dar aplicación a lo previsto por el art. 271-2) y 273 del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO el recurso, con costas. Se regula el honorario de abogado en la suma de bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal ad quem.

Para resolución interviene el Dr. Jaime Ampuero García, Ministro de la Sala Social y Administrativa Primera, convocado a conformar Sala mediante proveído de fs. 579.

Fue de voto disidente la Señora Ministra Rosario Canedo Justiniano, opinando porque se case el auto de vista y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda, con las recomendaciones de hacer uso de las terapias tanto individual como de grupo para mejorar las relaciones entre los miembros de la familia en torno a la figura paterna.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Jaime Ampuero García

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 16 de marzo de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.