SALA CIVIL

AUTO SUPREMO Nº 74 Sucre, 27 de febrero de 2009

DISTRITO: Oruro PROCESO: Maltrato y abandono.

PARTES: Jaime Muriel Quiroz c/ Ruth Mery Crespo Ledezma.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS:El recurso de casación de fs. 243 a 244, interpuesto por Jaime Muriel Quiroz, contra el Auto de Vista Nº 166/2008 de fecha 26 de noviembre de 2008 cursante a fs. 237 a 238, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso de maltrato y abandono seguido por el recurrente contra Ruth Mery Crespo Ledezma, los antecedentes procesales, la respuesta, y.

CONSIDERANDO I: Que, el Juez de la Niñez y Adolescencia de Oruro, emitió la sentencia Nº 110/2008 de 9 de octubre de 2008 de fs. 210-213, declarando improbada la demanda de maltrato y abandono de fs. 25 y 26 incoada por Jaime Muriel Quiroz, debiendo el demandante acudir al juzgado donde se ha tramitado el divorcio para exigir el cumplimiento de las visitas al hijo, complementada la misma con costas mediante auto de fs. 215 vlta.

Apelada que fue la sentencia de primera instancia, la Sala Civil y Familiar Segunda de la Corte Superior, mediante auto de vista Nº 166/2008 de 26 de noviembre de 2008 cursante a fs. 237 a 238, CONFIRMA la sentencia de fs. 210- 213 de obrados, con costas.

Contra la referida resolución de segundo grado, Jaime Muriel Quiroz, interpone recurso de casación, mediante el cual solicita la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, acusando errores procedimentales en la demanda al momento de su contestación, observando las excepciones si son previas o perentorias, como la mala valoración de la prueba cursante a fs. 11 así como de fs. 40 a 48 de obrados respecto al impedimento de visitas al hijo del recurrente.

CONSIDERANDO II.-Que, la doctrina y la jurisprudencia nacional es uniforme al determinar que, el recurso de casación en la forma o en el fondo, se asemeja a una demanda nueva de puro derecho, por cuya razón está sometido a requisitos intrínsecos y extrínsecos para su procedencia y atención por el Tribunal Supremo, el incumplimiento a los requisitos establecidos en el numeral 2) del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, da al tribunal la posibilidad de repulsar el recurso por "improcedente", en cumplimiento del art. 272 del mencionado adjetivo civil.

1.- Pese a la observación procesal realizada, del estudio y análisis del proceso en función del recurso de nulidad ingresando a la resolución se establece que: en relación a que existiría una anomalía procesal, en mérito a que la demandada en su memorial de contestación de fs. 72 a 73 del expediente, presentó la excepción de transacción y la misma fue retirada en oportunidad de la audiencia preparatoria de juicio y que esta no mereció pronunciamiento del Juez, quedando sin resolver, tal afirmación no es evidente, debido a que de la revisión del acta a fs. 87 vuelta, el Juez dicta auto interlocutorio en el que toma en cuenta el retiro de la excepción de transacción por parte de la demandada, fundamentando, que: "Ruth Mery Crespo Ledezma retira dicha excepción y pide mantenga la excepción de falsedad en la demanda como excepción perentoria. Consiguientemente se declara por retirada la excepción previa opuesta en el Otrosí 6to. del memorial de fs. 71 a 73, se declara como excepción perentoria la solicitud presentada en el mismo memorial en el Otrosí 7mo. que se resolverá en sentencia". En el caso de autos, el Juez se ha pronunciado mediante auto de 15 de octubre de 2008 cursante a fs.215 vlta. por lo que resulta inverosímil y tendencioso solicitar una nulidad con argumentos falsos y dentro de un actuado procesal que fue planteado por la demandada y no mereció ninguna impugnación, precluyendo el derecho para hacerlo en esta instancia procesal.

2.- Tampoco este tribunal encuentra mérito alguno, a la supuesta vulneración del art. 397 del Código de Procedimiento Civil, debido que la valoración de la prueba es de competencia privativa de los jueces de grado, de acuerdo a la valoración que les otorga la ley, conforme dispone el art. 1286 del Código Civil, en concordancia con el Art. 397 del Adjetivo Civil, con la facultad incensurable en casación, a no ser que se demuestre que en la apreciación de la prueba, se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador tal como lo impone el art. 253-3 del Código de Procedimiento Civil y constituye causal de casación y no de nulidad. En el caso de autos no se evidencia error de hecho o de derecho en que hubiesen incurrido los de grado, quienes valoraron las pruebas en su conjunto, literales, testifícales y documentales, informes técnicos multidisciplinarios, entrevistas a los padres, al menor, por lo que este Tribunal no puede ingresar a efectuar un nuevo análisis o valoración de las pruebas.

CONSIDERANDO: Que, los jueces de grado al declarar improbada la demanda de maltrato y abandono y confirmarla a través del auto de vista, lo han hecho después de haber valorado la prueba aportada por las partes, demostrativa de la inexistencia de causales de que la madre Ruth Mery Crespo Ledezma hubiese dispensado mal trato y menos abandono al menor Oscar Alejandro Muriel Crespo, al no haber demostrado el demandante su pretensión, puesto que contrariamente el desarrollo bio psico social del niño, se encuentra garantizado por los cuidados, amor, afecto, comprensión que le dispensa la madre al niño, aplicando la determinación y las normas de conformidad a lo dispuesto en el art. 6 del Código Niño, Niña y adolescente, interpretándolas velando por el interés superior del niño, de acuerdo con la Constitución Política del Estado, las convenciones Internacionales, Tratados Internacionales vigentes, como la Convención Internacional sobre los derechos del niño, y leyes de la República, garantizando al niño un desarrollo bio psico social normal, al que el padre está obligado también preservar y garantizar.

Asimismo, considerando que de conformidad a la previsión del art. 42-1) del Código Niño, Niña y Adolescente, "la Guarda como institución, que tiene por objeto el cuidado, protección, atención y asistencia integral a un niño, niña o adolescente, tiene el carácter de provisional y es otorgada mediante resolución judicial", por lo que el recurrente para modificar o establecer nuevos horarios de visita a su hijo, tiene el derecho de recurrir ante el juez que conoció la desvinculación familiar y no a través de éste recurso.

En conclusión no siendo evidentes las infracciones y errores acusados en el recurso, corresponde a este tribunal la aplicación de los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ejerciendo la atribución que le confiere el numeral 1) del art. 58 de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso, con costas.

Se regula en la suma de Bs. 500 el honorario de abogado, cuyo pago mandará hacer efectivo el tribunal ad quem.

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre,27 de febrero de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil