SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 32 Sucre, 28 de enero de 2009

DISTRITO: Santa Cruz PROCESO: Ordinario-. Nulidad de

contrato.

PARTES: Freddy Camacho Guardia c/ Rolf Hilpertshauser Hofman

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación interpuesto de fs. 183 a 184 por Víctor Hugo Aramayo en representación legal de Freddy Camacho Guardia, contra el auto de vista de fs. 180, pronunciado en fecha 25 de julio de 2005, por la Sala Civil Primera de la R. Corte Superior de Distrito Judicial de Santa Cruz, en el ordinario sobre nulidad de contrato de venta y cancelación de registro seguido por el recurrente contra Rolf Hilpertshauser Hofman, los antecedentes del proceso,y

CONSIDERANDO: Que, la sentencia de fs. 164 a 168, declara improbada la demanda principal de fs. 67 a 68 interpuesta por Víctor Hugo Aramayo a nombre y en representación del señor Freddy Camacho Vidal, quien además no es el otorgante del Poder Notarial plasmado en el Instrumento Nº 051/2003, saliente a fs. 66 y vuelta, y declara probada la reconvención en cuanto a la pretensión de declaratoria de mejor derecho de propiedad e improbada en cuanto a la pretensión de resarcimiento de daños y perjuicios.

Sentencia que apelada, fue confirmada por auto de vista de fs. 180 de obrados, pronunciada por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz.

Resolución de segundo grado que es impugnada en casación por el demandante perdidoso, quien sostiene recurrir de casación contra el auto de vista cursante a fs. 547-547 vlta. (folio equivocado), de fecha 15 de septiembre de 2003, cuando el auto de vista que nos ocupa data del 25 de julio de 2005. Acusa que el auto de vista no ha hecho una cabal interpretación de la ley, al considerar que el contrato de compra venta según instrumento público Nº 150/2001 de fecha 18 de septiembre de 2001 cumple con los requisitos previstos por el art. 452 del Código Civil y no acusa ningún defecto formal ni se encuentra dentro de los casos de nulidad que prevé el art. 549 del la norma citada, dándole toda la validez respecto al objeto para el cual fue otorgado.

Acusa también que se hace una interpretación errónea al sostener la validez de la escritura Nº 1244/2001 de 21 de mayo de 2001, mientras no se demande su nulidad, pese a demostrar con documentos legales la tramitación de un proceso penal contra los autores de la falsificación, por lo que pide se case el auto de vista y deliberando en el fondo se declare probada la demanda principal e improbada la reconvencional.

CONSIDERANDO: Que, el recurso de casación se halla considerado como una demanda nueva de puro derecho, para cuya procedencia, es necesario cumplir con los requisitos previstos por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, vale decir, especificar de manera clara la ley o leyes violadas, aplicadas indebidamente, interpretadas erróneamente e indicar en qué consiste la violación, cual debía ser la norma jurídica aplicable correctamente o cual la interpretación debida y señalar el folio dentro del expediente en que se encuentra. Cuando de error en la apreciación de las pruebas se trate, ha menester que el recurrente indique si éste es de derecho o de hecho, habida cuenta que la apreciación de la prueba es incensurable en casación, a menos que se demuestre objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador.

Nada de lo exigido ha cumplido el recurrente, quien al tratar de identificar la resolución de vista contra la que recurre no solo que cita un folio equivocado 547 cuando la resolución de vista se halla a fs. 180, sino que señala que dicha resolución data del 15 de septiembre de 2003, cuando el auto de vista ha sido dictado el 25 de julio de 2005 y finalmente lo dirige a la Sala Civil Segunda, cuando el tribunal ad quem que dictó la resolución de vista fue la Sala Civil Primera. En resumen, este Tribunal Supremo encuentra que el recurrente no ha cumplido a tiempo de interponer su recurso con la previsión del art. 258-2) del adjetivo civil, lo que impide se abra la competencia del tribunal de casación, por lo que corresponde aplicar la previsión que para estos casos establecen los arts. 271-1) y 272-2) del Código Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara IMPROCEDENTE el recurso en el fondo. Se regula el honorario de abogado en la suma de bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal ad quem.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 28 de enero de 2009.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.