SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 245 Sucre, 27 de octubre de 2008

DISTRITO: Tarija PROCESO: Ordinario- Nulidad de venta.

PARTES: Daniel Jiménez Betancur y otros c/ Felipe Gutiérrez Salazar y otra.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 194 a 197, interpuesto por Daniel Jiménez Betancur por sí y en representación de Guadalupe Betancur Vda. de Jiménez, Bertha Lucía, María Luisa y Eduardo Antonio Jiménez Betancur contra el Auto de Vista N° 91/05 de fs. 189 a 190, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, en fecha 1 de agosto de 2005, en el proceso ordinario sobre nulidad de venta seguido por los recurrentes en contra de Felipe Gutiérrez Salazar y Sofía Jaramillo de Gutiérrez, los antecedentes procesales y,

CONSIDERANDO: Que, el Juez de Partido y Sentencia Segundo de Bermejo, Capital de la Segunda Sección de la Provincia Arce del Departamento de Tarija, pronunció la Sentencia de fecha 13 de mayo de 2005, cursante a fs. 160-163, declarando probada en parte la demanda de fs. 23-24 complementada a fs. 28, e improbada la demanda reconvencional de fs. 39 a 40. En consecuencia nulo el contrato de compra venta concluido en la Escritura Pública N° 20/2004 de 9 de febrero de 2004, suscrito por Freddy Alberto Jiménez Betancur a favor de los esposos Felipe Gutiérrez Salazar y Sofía Jaramillo de Gutiérrez, por el cual se transfiere la parcela agrícola, inmueble inscrito en la Matrícula N° 6.02.2.01.0001311, en fecha 16 de febrero de 2004, disponiéndose la cancelación de dicha inscripción o registro en ejecución de sentencia, sin costas y sin lugar a los daños y perjuicios.

Contra la sentencia de primera instancia, la parte demandada interpuso recurso de apelación, el mismo que fue resuelto por Auto de Vista N° 91/05, mediante el cual el tribunal ad quem anuló obrados hasta fs. 148 vlta. inclusive, reponiendo la causa al estado que vía ampliación de demanda se integre la litis con Freddy Alberto Jiménez Betancur.

Contra el auto vista señalado precedentemente, la parte demandante interpone recurso de casación en la forma, acusando que el auto de vista impugnado, viola los arts. 251-I y 192 Num. 2) del Código de Procedimiento Civil y demás principios que informan las nulidades procesales, al no haberse citado la norma jurídica prevista por ley para disponer y fundar la anulación del proceso debido a que en la demanda se omite integrar a la litis al vendedor.

Sostiene que el auto de vista es extra petita y oficioso y cae en la sanción de nulidad prevista en el inc. 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, debido a que este punto de integración a la litis no fue objeto de apelación por parte de los demandados en el recurso de apelación de fs. 170-173, al margen que fueron los propios demandados quienes pidieron la integración a la litis de su vendedor como consta en la excepción opuesta por aquéllos a fs. 39 y que mereció el rechazo por extemporánea mediante resolución que yace ejecutoriada a fs. 70, tal como el mismo auto impugnado advierte reconociendo haberse efectuado la citación al garante de evicción, fs. 190 vlta., que si bien los demandados exigieron la integración a la litis de su vendedor, no lo hicieron en tiempo oportuno como manda el art. 627-I del Código Civil concordante con el art. 337 del adjetivo civil, menos puede el tribunal ad quem hacerlo nuevamente por ellos, pretendiendo suplir de manera extra petita y oficiosa la negligencia e impericia de los demandados.

Señala que el juez a quo no puede de oficio disponer la ampliación de la demanda como pretende el tribunal ad quem, por corresponder aquélla a la esfera del derecho privado y no al orden público y que en virtud del principio dispositivo del derecho de pretensión que acuerda el ordenamiento legal a toda persona, no está tal omisión sancionada con nulidad como tampoco la conducta omisiva del juez a quo de no integrar a una tercera persona al litisconsorcio como erróneamente pretende el auto de vista y que ésta no es la inteligencia del art. 67 del Código de Procedimiento Civil, amén de la reserva legal del art. 194 con relación al art 50 del mismo adjetivo.

Acusa violación a los principios de pertinencia y congruencia establecidos en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil con relación al 227, por cuanto el auto de vista no se ajusta a las directivas legales anotadas, es decir guardar correspondencia entre los agravios expresados y lo resuelto por el inferior.

Señala que los demandados tienen la vía expedita para accionar contra el vendedor responsable de la evicción sufrida, sin embargo el auto de vista impugnado concluye de manera errónea cuando sostiene que la no inclusión en la demanda al vendedor elimina toda posibilidad de responsabilizar a éste por su accionar, razonamiento que no se ajusta a derecho, por cuanto los arts. 624 y 625 del Código Civil desestabilizan este argumento, teniendo aquéllos expedita la acción de responsabilidad contra el vendedor por la evicción sufrida.

Finalmente acusa que el auto de vista impugnado al haber violado las normas públicas acusadas atenta contra la seguridad jurídica tutelada por el inc. a) del art. 7 de la Constitución Política del Estado. En definitiva pide se anule el auto de vista de fs. 189 a 190, disponiendo que el tribunal ad quem dicte nuevo auto de vista en estricta sujeción al principio de pertinencia establecido en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO: Que, el litisconsorcio sea activo o pasivo, importa el interés de dos o más personas respecto a una pretensión común que obliga su participación en el proceso. Cuando existe una pluralidad de sujetos que consideran tener igual derecho para peticionar, nos encontramos frente a un litisconsorcio activo, si por el contrario son varios los concernidos con la acción que se intenta, se trata de litisconsorcio pasivo y si estamos frente a una pluralidad de demandantes y demandados hablamos de un litisconsorcio mixto.

Que, la integración a la litis se impone a los efectos del precitado art. 194 del Código de Procedimiento Civil, norma legal que, a tiempo de establecer los "alcances de la sentencia", prevé que "Las disposiciones de la sentencia sólo comprenderán a las partes que intervinieren en el proceso y a las que trajeren o derivaren sus derechos de aquellas".

Que, el tribunal ad quem en aplicación del art. 15 de la Ley de Organización Judicial que le otorga la facultad de fiscalizar los procesos que lleguen a su conocimiento a objeto de verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacer eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contenga, sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquél, anuló obrados disponiendo que se integre a la litis al Sr. Freddy Alberto Jiménez Betancur, al constatar que el conflicto se origina en la venta realizada por solo uno de los co herederos del Sr. Deterlino Jiménez Ferreira, el Sr. Freddy Alberto Jiménez a los esposos Felipe Gutiérrez Salazar y Sofía Jaramillo Romero de Gutiérrez, haciendo constar que el proceso se ha tramitado "...sin integrar la litis con el sujeto que dio origen al entuerto, se originó indefensión, pues quedó excluido el vendedor que es parte en la relación material originada en el contrato de compraventa cuya nulidad se pretende".

Que, el actuar del tribunal ad quem al haber dispuesto la integración a la litis del vendedor Freddy Alberto Jiménez, es correcto por cuanto se ha ceñido estrictamente a lo que dispone el precitado art. 194 del adjetivo civil, toda vez que si la demanda pretende la nulidad de la venta, correspondía que el juez a quo mande integrar a la litis a dicho vendedor que figura como tal en el documento de transferencia cuya nulidad se demanda.

Por lo expuesto, y no siendo evidentes las infracciones y violaciones acusadas en el recurso, es del caso dar aplicación a lo previsto por el art. 271-2) y 273 del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO el recurso, con costas. Se regula el honorario de abogado en la suma de bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal ad quem.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 27 de octubre de 2008.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.