SALA CIVIL

AUTO SUPREMO Nº 204 Sucre, 8 de septiembre de 2008.

DISTRITO: Santa Cruz PROCESO: Ordinario- Mejor derecho

propietario y otros.

PARTES: María Sarah del Castillo de Flores y otro c/ Prudencia Pardo Romero y

otra.

MINISTRA RELATORA: Dra. Rosario Canedo Justiniano

VISTOS: El recurso de casación de fs. 415-416, interpuesto por Victor Vargas Montaño, apoderado de María Sarah del Castillo de Flores y Jorge Waldo Flores Chávez, contra el auto de vista Nº 137 de 18 de marzo de 2005 cursante a fs. 412-413, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, en el proceso ordinario de mejor derecho propietario, nulidad de escrituras, reivindicación, desocupación y entrega de inmueble, acción negatoria y pago de daños y perjuicios, que siguen los recurrentes contra Prudencia Pardo Romero y Sofía Dorado Durán, la respuesta de fs. 417-419, los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO I: Que, el Juez Octavo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, emitió la sentencia de Nº 46 de 26 de abril de 2004 de fs. 387-393, declarando improbada la demanda principal de fs. 20-21, interpuesta por Jorge Waldo Flores Chávez y María Sarah del Castillo de Flores, en cuanto a sus pretensiones de reivindicación, desocupación y entrega de inmueble, reconocimiento de mejor derecho propietario, nulidad de escritura, acción negatoria y pago de daños y perjuicios; improbada la demanda reconvencional de fs. 82-84 interpuesta por Sofía Dorado Durán (actualmente sus herederos), en lo que se refiere a sus pretensiones de acción negatoria e indemnización de daños y perjuicios; probada en parte la demanda reconvencional de fs. 52 interpuesta por Prudencia Pardo Romero, contra Jorge Waldo Flores Chávez y María Sarah del Castillo de Flores, en lo que se refiere a su pretensión de mejor derecho propietario, e improbada en lo que se refiere a sus pretensiones de nulidad de escrituras, reivindicación, nulidad de escrituras, desocupación y lanzamiento y pago de daños y perjuicios. Sin costas por ser juicio doble, salvando los otros derechos que las partes pudieran pretender a la vía que estimen conveniente.

En grado de apelación deducida por el apoderado de los demandantes Jorge Waldo Flores Chávez y María Sarah del Castillo de Flores, mediante auto de vista Nº 137 de 18 de marzo de 2005 cursante a fs. 412-413, se confirma la sentencia apelada, con costas.

Que, contra la mencionada resolución de vista, el apoderado de la parte actora, interpone el recurso de casación de fs. 415-416, sin especificar si recurre en el fondo o en la forma, acusando genéricamente la vulneración de los arts. 549, 551, 552, 553 del Cód. Civ., 190 y 236 del Cód. Pdto. Civ., así como que en sentencia se tergiversó lo establecido en los arts. 1453, 1454, 1538 y 1545 del Cód. Civ., además, que no se tomó en cuenta los arts. 1557 y 1558 del Cód. Civ., por lo que solicita que la Corte Suprema de Justicia revise las disposiciones vulneradas por los jueces de grado y corrigiendo la interpretación y aplicación de las mismas, case el auto de vista apelado declarando probada la demanda principal.

CONSIDERANDO II:Que, en ejercicio de la facultad conferida por el art. 15 de la L.O.J., cual es el de revisar de oficio, si los jueces y funcionarios observaron los plazos y leyes que norman la correcta tramitación y conclusión de los procesos, ello con el propósito que las resoluciones que contengan, sean útiles en derecho y garanticen la seguridad jurídica que las partes buscan a través de aquel, para en su defecto anular de oficio todo proceso en el que se encuentren infracciones que interesen al orden público, en aplicación de los arts. 252 y 90 del Cód. Pdto. Civ.; se establece:

Que, la codemandada Prudencia Pardo Romero, dentro de los 5 días de su legal notificación con la demanda de conformidad a la diligencia de 10 de febrero del 2000 cursante a fs. 23, "contesta y opone" las excepciones previstas en el art. 336 incs. 2) y 9 del Cód. Pdto. Civ. (fs. 50), expresando -interlineados 43, 44 y 45 de fs. 50 vta.- que "contesta la demanda, negando todos y cada uno de los fundamentos por ser falso de toda falsedad", reiterando ampararse "en el art. 336 incs. 2) y 9)" del Cód. Pdto. Civ., excepciones que se corren en traslado a los actores, con decreto de 16 de febrero de 2000 cursante a fs. 51. Posteriormente, dentro del plazo previsto por el art. 345 del Cód. Pdto. Civ., con memorial de 18 de febrero de 2000 cursante a fs. 52 "amplía demanda y opone reconvención", expresando: "doy por contestada la incongruente demanda, la misma que niego acción y derecho, reconviniendo formulando e interponiendo demanda de puro derecho sobre mejor derecho, nulidad de escritura, reivindicación desocupación, lanzamiento y pago de daños y perjuicios" -interlineados 30-41 fs. 52 vta.- solicitando en el otrosí 1º del mismo memorial que "entretanto se resuelvan las excepciones", pide se suspendan las medidas jurisdiccionales dispuestas con auto de 24 de enero de 2000 que corre a fs. 22, memorial que también se corre en traslado con decreto de 18 de febrero de 2000 (fs. 53).

Que, asimismo Sofía Dorado Durán, dentro del plazo previsto por el art. 345 del Cód. Pdto. Civ., con memorial de 22 de febrero de 2000 cursante a fs. 82-84, contesta negativamente planteando la acción reconvencional de acción negatoria, mereciendo el decreto de 23 de febrero de 2000 como se acredita a fs. 84 vta.

Que, con los traslados de las excepciones opuestas a fs. 50 y las reconvenciones formuladas por las codemandadas, se notifican a la parte actora en 31 de mayo de 2000 conforme se verifica de la diligencia de fs. 85, cursando dentro de los cinco días siguientes su respuesta en memorial de 3 de junio de 2000 de fs. 99-101, es decir, contestando además de las reconvencionales, las excepciones opuestas a fs. 50, pidiendo su desestimación en los términos que expresa a fs. 99 interlineados 15-23.

Que, analizados cuidadosa y ordenadamente los plazos en que las partes desarrollaron los actuados procesales anteriormente mencionados, se infiere sin lugar a dudas que la codemandada Prudencia Pardo Romero, opuso las excepciones previstas en el art. 336 incs. 2) y 9) dentro del plazo previsto por el art. 337 del Cód. Pdto. Civ., como previas, advirtiéndose que así también lo entendieron los actores por el plazo en que responden, y el Juez de la causa, cuando inició su trámite con el traslado de fs. 51, sin embargo no las resolvió dentro del plazo de los tres días siguientes a la contestación de fs. 99 realizada por el representante de María Sarah del Castillo de Flores y Jorge Waldo Flores Chavez, como lo manda imperativamente el art. 338-II del Cód. Pdto. Civ., y con la referida omisión, procede a calificar el proceso mediante auto de 22 de agosto de 2000 de fs. 108 vta., actuado procesal en el que la autoridad jurisdiccional señala como punto de hecho a probar en el punto "7" las excepciones opuestas por la demandada y reconvencionista Prudencia Pardo Romero, como si se tratara de excepciones perentorias.

Que, en suma, dentro de la tramitación de la presente causa, no se resolvieron las excepciones opuesta a fs. 50, ni ambas como previas, o aún entendiendo como previa únicamente la consignada en el inc. 2) y como perentoria la consignada el inc. 9) del art. 336 invocado por Prudencia Pardo Romero, excepción esta última respecto de la cual, el juez de la causa definitivamente no consideró que siendo perentoria también podía ser opuesta como previa, de ahí que las excepciones comprendidas entre los incs. 7 al 11 del art. 336 Cód. Pdto. Civ., son consideradas mixtas o anómalas porque pueden ser opuestas como previas, antes de contestar a la demanda dentro del plazo de cinco días de la citación con ella o al contestarla, juntamente con otras perentorias, según dispone el art. 342 del Cód. Pdto. Civ.

Que, sin embargo, las excepciones consignadas en los incs, 1 al 6 del mismo art. 336 del Cód. Pdto. Civ., siendo previas y de especial pronunciamiento no pueden oponerse como perentorias ni reservarse su resolución para sentencia, de donde resulta incongruente que el Juez de la causa, refiriéndose conjuntamente a las excepciones planteadas a fs. 50, en la parte considerativa de la sentencia, señale sin lógica ni sindéresis jurídica, que "en la práctica, carecen de fundamentación lo que impide mayor análisis y pronunciamiento", y peor aún, estando clara e indubitablemente individualizadas en los incs. 2) y 9) del art. 336 del Cód. Pdto. Civ., afirme que la impetrante Prudencia Pardo Romero "no indica a qué excepciones se refiere", dejándolas de todas formas irresolutas en la sentencia de primera instancia específicamente a fs. 387 vta.-388.

Que, finalmente, sea que del Juez y las partes del proceso, coincidieran en el entendimiento común de que las excepciones fueron planteadas juntas como previas, o la primera como previa y la segunda como perentoria, inexcusablemente debieron ser resueltas en la forma y oportunidad que señala el art. 338 del Cód. Pdto. Civ., máxime si en este caso particular fueron planteadas como previas, haciendo imperativa su resolución antes de establecer la relación procesal, calificar el proceso y calificar los puntos de hecho a aprobar.

Consiguientemente, habiendo el Tribunal de alzada omitido el cumplimiento de normas procesales de obligatorio e ineludible observancia por el carácter público que revisten como expresamente señala el art. 90 del Cód. Pdto. Civ., lo que conlleva la nulidad del proceso y corresponde a este Tribunal enmendar.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad contenida en los arts. 15 y 58 numeral 1 de la L.O.J, ANULA obrados con reposición hasta fs. 108 vta., inclusive; es decir, hasta que el Juez a quo resuelva las excepciones planteadas a fs. 50, antes de establecer la relación procesal, calificar el proceso y los puntos de hecho a aprobar.

No siendo excusable la omisión anotada se multa al Juez a quo y a cada uno de los vocales que suscriben el fallo recurrido con Bs.100 que serán descontados por planilla a favor del Tesoro Judicial.

MINISTRA RELATORA Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 8 de septiembre de 2008.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil