SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 166 Sucre, 13 de agosto de 2008

DISTRITO: La Paz PROCESO: Ordinario- Nulidad de testamento.

PARTES: Carmen Ramos Carvajal de Asturizaga y otra c/ José Ramos Carvajal y

otras.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación interpuesto a fs. 84-85, por José Ramos Carvajal, Lenny Ramos Asport y Helga Ramos Asport, contra el auto de vista N° 380/2005 de fecha 17 de agosto de 2005 de fs. 63, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el ordinario sobre nulidad de testamento, seguido por Carmen Ramos Carvajal de Asturizaga y Martha Ramos Carvajal de Vargas contra los recurrentes, los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO: Que, el Juez Noveno de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, a fs. 37-38, pronuncia el auto interlocutorio N° 171/2004 de 23 de abril de 2004, mediante el cual declara improbada la excepción previa de prescripción opuesta a fs. 20-21 por José Ramos Carvajal, Lenny Ramos Asport y Helga Ramos Asport, debiendo proseguirse con los demás trámites de ley.

Contra dicho auto interlocutorio los demandados interponen recurso de apelación, el mismo que es resuelto por auto de vista N° 380/2005 de 17 de agosto de 2005, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, que a su vez anula el auto de concesión de fs. 46 de 11 de junio de 2004, manteniendo firme y subsistente el auto interlocutorio de fs. 37-38.

Contra la resolución de vista, los demandados recurren de casación, señalando que el Tribunal ad quem, ha interpretado equivocadamente el art. 216 del Código de Procedimiento Civil, al fundamentar que el camino correcto era interponer el recurso de reposición bajo alternativa de apelación por tratarse de un auto interlocutorio simple, que no corta procedimiento ulterior. Sostienen que cuando se plantea una excepción perentoria como previa, corta procedimiento ulterior, tal como estipulan los arts. 341 y 342 del Código de Procedimiento Civil, de ahí que la resolución que se apeló no es un mero o simple auto interlocutorio, sino es una resolución cuyo contenido afecta el fondo del litigio, por ser esta una excepción de prescripción que ataca el fondo de la causa principal y cuyo resultado extingue la acción.

Acusan que el tribunal ad quem ha omitido la aplicación del art. 91 del Código de Procedimiento Civil, al no considerar los principios procesales en cuanto a la interpretación de las normas, por cuanto nunca una norma aislada o individualmente considerada será suficiente para entender el porqué de una determinada solución jurídica.

Finalmente piden casar la resolución impugnada, con las formalidades de ley.

CONSIDERANDO: Que, en el caso de autos, el auto de vista resuelve el recurso de apelación interpuesto contra el auto interlocutorio N° 171/2004 de 23 de abril de 2004, mediante el cual el juez a quo declara improbada la excepción previa de prescripción opuesta a fs. 20-21 por José Ramos Carvajal, Lenny Ramos Asport y Helga Ramos Asport, disponiendo que se prosiga con los demás trámites de ley. Significa entonces que de ninguna manera se ha puesto fin al litigio con la resolución pronunciada por el juez y que en apelación ha quedado en los hechos firme y subsistente, de ahí que la resolución impugnada no se encuentra entre las resoluciones contra las cuales se abre la competencia del Tribunal Supremo, conforme prevé el art. 255 del adjetivo civil.

Que, al respecto, el art. 213 del Código de Procedimiento Civil, prevé que "Sólo cuando la ley declare irrecurrible una resolución será permitido negarse al examen del recurso o someterlo a conocimiento del juez que correspondiere".

Que, el art. 26 de la Ley N° 1760 de Abreviación Procesal Civil y Asistencia Familiar, ha incorporado un nuevo numeral al art. 262 del Código de Procedimiento. Civil, que faculta al tribunal de apelación negar la concesión del recurso de casación: "cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el articulo 255".

Por lo que corresponde la aplicación de lo previsto en el art. 271-1) y 272-1 del Código Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara IMPROCEDENTE el recurso, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal ad quem.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 13 de agosto de 2008.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.