SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 110 Sucre, 5 de junio de 2008

DISTRITO: La Paz PROCESO: Ordinario- Cumplimiento de instrucciones.

PARTES: José Antonio Alem Evangelio c/ Banco de la Unión S.A.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación interpuesto de fs. 265 a 266 por José Antonio Alem Evangelio, contra el auto de vista N° 400/06 de fs. 261-262, pronunciado en fecha 25 de Septiembre de 2006 por la Sala Civil Tercera de la R. Corte Superior de Distrito Judicial de La Paz, en el ordinario sobre cumplimiento de instrucciones que sigue el recurrente contra el Banco de la Unión S.A., los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO: La Sentencia de fs. 237 a 240, pronunciada por el Sr. Juez 2° de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, Dr. Julián Sossa Serna, declara probada la demanda, de fs. 16 a 18, por la que dispone que el Banco de la Unión S.A. sucursal La Paz, restituya los fondos de $us. 99.500 (Noventa y nueve mil quinientos 00/100 dólares americanos) al actor José Antonio Alem Evangelio y sea dentro del tercero día mas daños y perjuicios a calificarse en ejecución de sentencia.

Fallo de primera instancia que en apelación es revocado por el tribunal ad quem y deliberando en el fondo declara improbada la demanda.

Contra la resolución de vista, el demandante José Antonio Alem Evangelio recurre de casación alegando que el tribunal de alzada no ha considerado que a fs. 1 según SB/ ISB 21754 se encuentra la instrucción de la Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras, para que el Banco de la Unión S.A. deba cumplir con el pago de los $us. 99.500 al demandante, que ha derivado que demande su cumplimiento. Que tampoco ha considerado que el 13 de junio de 1997 se suscribió entre el actor y la Firma Internacional Consulting S.R.L. el contrato denominado ACUERDO PARA UN PRESTAMO DE FINANCIAMIENTO N° 022/97, y que para efectivizar el mismo, el demandante ha realizado tres transferencias a través del Banco de la Unión, La Paz por un monto total de $us. 99.500.- que deberían realizarse PREVIA AUTORIZACION EXPRESA DEL SR. ANTONIO ALEM una vez que el crédito sea concretado y que en el auto de vista no se ha podido desvirtuar.

Sostiene que el auto de vista no ha considerado que su mandante solicitó la devolución de esas transferencias pendientes al Banco de la Unión, porque tenían una condición suspensiva, jamás cumplida, cursante a fs. 6, 7 y 9. Que el Banco demandado ha tratado de utilizar toda clase de recursos que los ha ido perdiendo. Que en su memorial de apelación indica el Banco que la cuenta de la cual se habría hecho la transferencia pertenece al Sr. Armando Ballivián Soleto, como si se tratase de una persona ficticia o ajena, olvidando que éste actúa en el proceso como apoderado del Sr. Antonio Alem. Que soslaya el auto de vista que el demandado a fs. 192 propone y ratifica prueba validando el término de prueba ya anulado y que no presenta ninguna prueba que sirva para cumplir con la segunda parte del auto de fs. 187 vta. a 188. Que el auto de vista no se refiere a su prueba aportada a fs. 194 a 195 y finalmente reitera el argumento expuesto en su primer punto del recurso que nos ocupa.

CONSIDERANDO: Que, el recurso de casación se halla considerado como una demanda nueva de puro derecho, para cuya procedencia, es necesario cumplir con los requisitos previstos por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, vale decir, especificar de manera clara la ley o leyes violadas, aplicadas indebidamente, interpretadas erróneamente e indicar en qué consiste la violación, cuál debía ser la norma jurídica aplicable correctamente o cuál la interpretación debida. Cuando de error en la apreciación de las pruebas se trate, ha menester que el recurrente indique si éste es de derecho o de hecho, habida cuenta que la apreciación de la prueba es incensurable en casación, a menos que se demuestre objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador.

Nada de lo exigido ha cumplido el recurrente, cuyo recurso no acusa ninguna ley infringida, aplicada indebidamente o interpretada erróneamente por el tribunal de alzada, tampoco acusa en forma correcta si el tribunal ad quem incurrió en error de hecho o de derecho a tiempo de valorar la prueba aportada al proceso, limitándose a realizar una cita de lo que supuestamente "no ha considerado" el tribunal de apelación, sin adecuar su impugnación extraordinaria a los requisitos que prevé el precitado art. 258-2) del igual adjetivo, denotando una total falta de técnica jurídica que estructura el recurso de casación, consiguientemente la total orfandad de fundamentación y motivación relativa al recurso de casación que nos ocupa, impide se abra la competencia del tribunal de casación, por lo que corresponde aplicar la previsión que para estos casos establecen los arts. 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara IMPROCEDENTE el recurso, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal de Alzada.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 5 de junio de 2008

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.