SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 89 Sucre, 21 de mayo de 2008

DISTRITO: Cochabamba. PROCESO: Ordinario- Nulidad de contrato.

PARTES: Guelly Ulmira Escobar Vega c/ Herederos de Lucio Salazar Cabello y

otros.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación interpuesto en la forma y en el fondo a fs. 349-356, por Guelly Ulmira Escobar Vega, contra el auto de vista de 30 de abril de 2005, pronunciado a fs. 344-345, por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, en el proceso ordinario sobre nulidad de contrato, seguido por la recurrente contra los herederos de Lucio Salazar Cabello y Efraín Henoch Oblitas Ortega, Juan de Dios Paredes Paredes y Rosario Maguina Acebey de Paredes, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO: Que, el Juez 4° de Partido en lo Civil-Comercial de la ciudad de Cochabamba, por sentencia de 6 de Diciembre de 2001, declaró improbada la demanda de fs. 89-93, probadas las excepciones perentorias de falsedad e ilegalidad en la demanda y falta de derecho en la demandante planteadas a fs. 131-135, 136, 152, 160-163 y 188 opuestas contra ella, improbadas las acciones reconvencionales de nulidad del contrato privado de 4 de abril de 1981, de la escritura pública de 19 de octubre de 1992 inscrita en Derechos Reales a fs. y Partida 353 del Libro Primero "A" de la Capital en fecha 15 de febrero de 1993, así como las demandas reconvencionales de usucapión decenal y prescripción extintiva, probadas las excepciones perentorias opuestas contra las mismas.

En apelación deducida por la demandante, el tribunal ad quem, mediante auto de vista de 30 de abril de 2005, pronunciado a fs. 344-345, confirma en forma total la sentencia apelada que cursa de fs. 309 a 313.

Contra la resolución de vista, la demandante Guelly Ulmira Escóbar Vega, interpone recurso de casación en la forma y en el fondo, acusando en el primer caso que se hubiere infringido el art. 236 del Procedimiento Civil y en el fondo que se hubiere violado e interpretado erróneamente los art. 519, 1283, 1286, 1296, 1309, 1311, 1330, 1334 y 1544 del Código Civil, así como haberse incurrido en errores de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba.

CONSIDERANDO: Que, de la revisión de los obrados, en función al recurso interpuesto, este Tribunal Supremo encuentra que la sentencia pronunciada por el Juez a quo, no responde al principio de congruencia y exahustividad que manda el art. 190 del adjetivo civil, cayendo en la nulidad prevista por el art. 254-4) del adjetivo civil, por cuanto omite referirse a un punto esencial fijado en el auto de relación procesal de fs. 194 a 195 de 15 de mayo de 1998, que se halla consignado en el punto 8°, y que establece: "Que el Sr. Juan Bautista Salazar Córdova, hijo del prenombrado Lucio Salazar Cabello le manifestó que no intervino en la suscripción de la minuta a favor del Sr. Efraín Henoch Oblitas, mucho menos haber firmado a ruego por su padre, al presente fallecido y que en caso de ser auténtica esa compra-venta él respondería a su persona con otro lote similar".

En actuados, al haber el inferior declarado improbada la demanda, lo que significa que resulta a su criterio "auténtica la compra venta" cuya nulidad pretendía la demandante, entonces resulta que el a quo estaba en la obligación de pronunciarse expresamente sobre este punto, que precisamente hacía relación con una posible declaratoria de legalidad de la referida venta impugnada de nulidad y que así fue declarada en primera instancia, consiguientemente correspondía un pronunciamiento por parte del inferior, extremo que no aconteció en la sentencia de fs. 309 a 313.

Actuar del inferior que indudablemente al pronunciar su sentencia de primera instancia resulta infra petita al no decidir sobre el punto octavo contenido en el auto de relación procesal y que obliga al Tribunal Supremo a pronunciarse por la nulidad de obrados, como prevé el art. 254-4) del adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ANULA obrados, hasta el estado que el Juez a quo enmarque su resolución de grado a los términos previstos por el art. 190 del Código de Procedimiento Civil y se pronuncie expresamente sobre el punto 8° contenido en el auto de relación procesal de fs. 194-195.

Para resolución interviene el Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte, Ministro de la Sala Social y Administrativa Segunda, convocado a conformar Sala mediante proveído de fs. 368.

Fue de voto disidente la primera relatora Ministra Rosario Canedo Justiniano, cuyo proyecto de resolución fue por declarar Infundado el recurso de casación de fs. 249 a 256.

SEGUNDA MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 21 de mayo de 2008.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.