SALA CIVIL

AUTO SUPREMO Nº 58 Sucre, 18 de abril de 2008

DISTRITO : Santa Cruz PROCESO: Ordinario - Usucapìón.

PARTES : Lorenzo Alba Subirana c/ Eduardo Zeballos Salvatierra

MINISTRO RELATOR: Dr. Jaime Ampuero García.

 

VISTOS: El recurso de casación de Fs. 219-221 interpuesto por Lorenzo Alba Subirana contra el Auto de Vista No. 183/05, cursante a Fs. 216, dictado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de usucapión seguido por el recurrente contra Eduardo Zeballos Salvatierra; sus antecedentes, las leyes acusadas de infringidas, lo alegado por las partes, y

CONSIDERANDO: Que la Sentencia de Fs. 51-52, dictada por el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de Santa Cruz, declara probada la demanda de usucapión de Fs. 5 y Vlta., en consecuencia propietario a Lorenzo Alba Subirana del lote de terreno ubicado en el kilómetro 4 carretera Norte, Barrio Fervo, UV 68, Mza. "B", lote 23 con una superficie de 250.00 Mts.2 de la ciudad de Santa Cruz, así como de las mejoras introducidas en el mismo, conforme a lo dispuesto por los arts. 87, 110 138 y 1492 del Código Civil; disponiéndose la inscripción del fallo en Derechos Reales de acuerdo con los arts. 1540-13) y 1546 del citado Sustantivo Civil.

Apelada la Sentencia por Eduardo Zeballos Salvatierra a Fs. 204-205, en alzada, la Sala Civil Primera de la Corte Superior de ese Distrito, anula obrados hasta Fs. 33 Vlta., ordenando se designe abogado defensor al recurrente.

Auto de Vista del que el actor Lorenzo Alba Subirana interpone el recurso de casación que se pasa a examinar.

CONSIDERANDO: Que dicho recurso, planteado en la forma a Fs. 219-221, se limita a acusar la infracción del art. 8-4) del Código de Procedimiento Civil, en una extensa relación de antecedentes del proceso, manifestando que la acción de usucapión estaba concluida con la Sentencia de Fs. 51-52, dictada por el Juez 2º de Partido en Civil y declarada formal y materialmente ejecutoriada por Auto de Fs. 55 y, en ejecución de la misma con la posesión real y corporal ministrada, como consta a Fs. 67; actuaciones con la que había concluido su competencia al finalizar el pleito.

No obstante lo anterior -refiere- de manera extraña se admite un incidente de nulidad que es tramitado de manera subrepticia, con notificaciones en el tablero del juzgado, Fs. 72, desconociendo el derecho a la igualdad de las partes y los principios de publicidad. Por otra parte, el mismo juzgador a Fs. 73 Vlta. de manera clara y expresa declara que el proceso está concluido y que el incidentista debe recurrir a otro proceso para hacer valer sus derechos.

Pese a que en ejecución de Sentencia no se admite otro recurso que no sea el de apelación en efecto devolutivo, de acuerdo con el art. 518 del Procedimiento Civil, el Juez admite una reposición con alternativa de apelación que se sustancia, para luego, a Fs. 78, conceder la apelación sin pronunciarse con relación a la reposición.

Remitidos los antecedentes ante la Sala Civil II, sin que se hayan provisto los recaudos de ley y vulnerando las reglas de competencia y los casos de su cesación conforme con el art. 8 del Código de Procedimiento Civil, pronuncia el Auto de Vista de 1º de junio de 2004 (Fs. 85), por el que anula obrados hasta Fs. 65, con el argumento de que no se había designado defensor de oficio para Eduardo Zeballos Salvatierra. Ello implica que los de instancia han incurrido en actuaciones arbitrarias e ilegales que se encuentran penadas con nulidad absoluta; conforme se ha establecido en la Sentencia Constitucional No. 130/00-R.

Con la nulidad dispuesta, hasta Fs. 85, se notifica a Eduardo Zeballos Salvatierra, abriendo de manera ilegal la posibilidad de apelar, lo cual hace a Fs. 204-205, recurso contestado a Fs. 208-209.

Sin embargo, continuando con la ilegalidad y usurpación de funciones, la Sala Civil I, mediante Auto de Vista de Fs. 216, sin considerar que las actuaciones precedentes a partir de Fs. 73 son nulas de pleno derecho, anula obrados hasta Fs. 33 arguyendo que no se nombró defensor de oficio para el demandado Eduardo Zeballos Salvatierra y que sólo se lo hizo para las presuntos propietarios.

Que la acción inicialmente -continúa el recurrente- fue incoada contra los presuntos propietarios y el Ministerio Público y al establecerse, por el informe de Fs. 15, que el propietario era Eduardo Zeballos Salvatierra, por lógica la acción es y ha sido seguida contra éste y ya no con los primeros. Toda vez que el Juez para dar mayor publicidad decretó traslado a Fs. 23 y que, su nombre, se incluya en los edictos de prensa que cursan a Fs. 29-31.

Vencido el término de la citación por edictos se nombró defensora de oficio dentro de la presente causa a Fs. 32, quien entiende perfectamente que ha sido designada como abogada de Eduardo Zeballos Salvatierra y, su apersonamiento no lo hace a Fs. 34 por los presuntos propietarios, en el entendido de haberse establecido que el lote de terreno estaba registrado a nombre de Zeballos, por lo que la acción no podía seguirse sino contra él; siendo falso lo afirmado en sentido contrario.

Concluye formalizando la interposición del recurso en la forma y pidiendo su concesión para ante la Corte Suprema de Justicia a los fines de que dicho Tribunal case el Auto de Vista recurrido y mantenga firme la Sentencia de primera instancia, en cuanto se encuentra ejecutoriada, con sello y autoridad de cosa juzgada.

CONSIDERANDO: Que, de la relación anterior y del conocimiento y examen de los antecedentes del proceso, se establece con claridad que, presentados por el demandante los edictos de prensa de fechas 4, 10 y 16 de agosto de 2001, el Juez de la causa, a Fs. 32 Vlta. y a petición de aquél, designa como Defensor de Oficio para los presuntos propietarios a la abogada Adela Ramírez, quien además, negligentemente, no cumplió a cabalidad la función para la que fue designada.

De lo anterior se concluye que tal designación no comprende al recurrente, propietario del inmueble, Eduardo Zeballos Salvatierra, si específicamente el Juzgador señala en favor de quién se la hace; debiendo tenerse presente, por otra parte, que entre la fecha de la primera publicación el 4 de agosto y la designación de Fs. 32 Vlta. el 20 del mismo mes de 2001, no habían transcurrido los 30 días a que se refiere el art. 124-IV del Código de Procedimiento Civil, por lo que mal podía designarse Defensor de Oficio de forma prematura. Sin que sea relevante, al efecto, el apersonamiento de la designada a Fs. 34 que, simplemente, refiere que lo hace en el juicio de usucapión en contra de Eduardo Zeballos, si a los fines de ley lo que importa es el nombramiento que en este caso, como en otro cualquiera, es el que atribuye capacidad legal para el desempeño de determinada función o desempeño, procesal en autos.

De donde se concluye que el Ad quem obró en cumplimiento de sus responsabilidades jurisdiccionales al dar cumplimiento a la obligación que le impone el art. 15 de la Ley Organización Judicial, al asumir conocimiento de la alzada, en resguardo del derecho a la defensa y el debido proceso, consagrados en el art. 16 de la Constitución Política del Estado.

En consecuencia, no siendo evidentes las infracciones acusadas en el recurso, al sujetarse el Tribunal de apelación, en su resolución, a lo normado por el art. 236 del adjetivo Civil con relación al art. 15 de la ley de Organización Judicial, corresponde resolver en la forma establecida por el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la facultad y atribución que le confiere el Art. 58-1) de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de Fs. 219-221. Con costas.

Se regula honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 400.-, que el Ad quem mandará hacer efectivo.

Para resolución intervienen los Ministros Drs. Jaime Ampuero García y Hugo R. Suárez Calbimonte, de las Salas Social y Administrativa Primera y Segunda, respectivamente, convocados a conformar Sala mediante proveídos de fs. 227 y 232.

No interviene la Señora Ministra Emilse Ardaya Gutiérrez, por excusa declarada legal.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

RELATOR: Ministro Dr. Jaime Ampuero García.

Firmado : Dr. Jaime Ampuero García

Dr. Hugo Roberto Suárez Calbimonte.

Proveído : Sucre, 18 de abril de 2008 .

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.