SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N ° 249 Sucre, 17 de mayo de 2007

DISTRITO : Beni PROCESO: Ordinario - Mejor derecho propietario.

PARTES : Cinthia Natusch de Bowles c/Delicia Rappu Correa

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto a fs. 146-147 por Delicia Rappu Correa, contra el auto de vista N° 154/04 de 21 de Septiembre de 2004, pronunciado por la Sala Civil de la R. Corte Superior de Distrito Judicial del Beni, en el ordinario sobre mejor derecho y acción reivindicatoria que sigue Cinthia Natusch de Bowles, contra la recurrente, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO: La Sentencia de fs. 113 a 117, pronunciada por la Sra. Jueza 1° de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de la Santísima Trinidad, declara probada la demanda de fs. 23 a 24, interpuesta por Cinthia Natusch de Bowles contra Delicia Rappu Correa, declarando el mejor derecho propietario de la demandante sobre el terreno objeto de la litis, reivindicando su derecho propietario y la posesión de bien, disponiendo que la demandada desocupe y entregue el inmueble a su propietaria, en el término de 30 días de ejecutoriada la sentencia, bajo prevenciones de ordenarse el lanzamiento.

Fallo de primera instancia que apelado por la demandada Delicia Rappu Correa, es confirmado en todas sus partes por la Sala Civil-Comercial de la R. Corte Superior de Distrito Judicial del Beni.

Contra la resolución de vista, la demandada Delicia Rappu Correa, recurre de casación en el fondo y en la forma, en el fondo, sostiene que se ha quebrantado el art. 1453 del Código Civil, al sostener que, el propietario que ha perdido la posesión de una cosa, puede reivindicarla de quien la posea o la detente y que en el proceso, jamás la demandante o actora tuvo la posesión del lote de terreno urbano, por lógica consecuencia nunca fue desposeída, y por ende jamás debió intentar la acción reivindicatoria, ya que la actora nunca ejercitó actos de dominio.

Sostiene también que se hubiere violado el art. 1545 del Código Civil que establece que si por actos distintos ha transmitido el propietario, los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquirente que haya inscrito primero su título. Cita legal que sin embargo, la recurrente no explica que relación tiene con el caso que nos ocupa, así como la manera que el tribunal ad quem hubiere violado dicha norma legal.

Agrega también, que en el primer considerando, punto d), el tribunal de apelación reconoce y admite que en la litis no existió desposesión lo que ratifica la violación del art. 1453. Sostiene que el tribunal ad quem ha ignorado Sentencias Constitucionales como la N° 935/20092-R de 2 de agosto de 2002 que establece dos presupuestos para la acción reivindicatoria, que son: el derecho propietario, la posesión y consiguiente desposesión y que en la presente causa los Sres. Vocales han admitido que la actora o demandante no estuvo en posesión y mucho menos ha sido desposeída.

Finalmente el recurso en la forma, sostiene que la Juez a quo no llamó a conciliación, por lo que debe anularse el proceso, y además por haber otorgado más de lo pedido por la demandante con referencia a su supuesto mejor derecho y acción reivindicatoria.

CONSIDERANDO: Que, de la revisión de los obrados en función al recurso de casación en la forma, el Tribunal Supremo no encuentra mérito para la nulidad de obrados peticionada, por cuanto la falta de celebración de audiencia de conciliación, de ninguna manera es causal de nulidad, correspondiendo la aplicación del principio de especificidad, en virtud del cual ningún trámite será declarado nulo, si la nulidad no estuviere prevista expresamente en la ley, tal como previene el art. 251 del adjetivo civil.

Tampoco este Tribunal encuentra que la sentencia y el auto de vista violenten los principios de congruencia y exhaustividad previstos por los arts. 190 y 236, ambos del igual adjetivo, consiguientemente las resoluciones de grado no resultan ultrapetita.

CONSIDERANDO: En cuanto al recurso en el fondo, este Tribunal no encuentra evidencia alguna que demuestre que, el tribunal ad quem, hubiere infringido las normas acusadas de violadas en el recurso, habida cuenta que la demanda de mejor derecho y la acción reivindicatoria han sido acogidas y estimadas por los de grados, en atención a la prueba aportada a obrados, apreciada conforme a la valoración que le otorga la ley, con la facultad incensurable en casación.

Finalmente, se debe dejar sentado que la acción reivindicatoria, prevista en el art. 1453 del Código Civil, es una acción de defensa de la propiedad y se halla reservada al "propietario que ha perdido la posesión de una cosa", lo que significa que la primera condición para su procedencia, es la existencia de un derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda.

Derecho de propiedad que se recoge en el art. 105 del Código Civil, como el poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de una cosa, derecho de dominio que confiere a su titular la posesión civil o jus possidendi y la posesión natural o corporal o jus possesionem, ésta puede ser o no ejercida por el propietario.

En efecto, el solo hecho de contar con un título de propiedad, le otorga al propietario el corpus y el ánimus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, así el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. De esta manera el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues en estas últimas (acciones posesorias) sí se requiere la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el derecho de propiedad.

Por lo expuesto y no siendo evidentes las infracciones acusadas en el recurso, corresponde a este Tribunal la aplicación de los arts. 271-2) y 273 del Código adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO en el fondo, con costas. Se regula el honorario de abogado en la suma de Bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal de apelación.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Dra. Rosario Canedo Justiniano.

Proveído : Sucre, 17 de mayo de 2007.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.