SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 195 Sucre, 15 de Septiembre de 2006

DISTRITO : La Paz PROCESO: Ordinario - Usucapión.

PARTES : Domingo Calle Callisaya y otra c/ Gregorio Santos Santos y otro.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 149-151, deducido por Gregorio Santos Santos, contra el Auto de Vista No. 214 de 15 de diciembre de 2003, cursante a fs. 145 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso ordinario sobre usucapión seguido por Domingo Calle Callisaya y Julia Mamani de Calle contra Eugenio Quispe Mamani y el recurrente, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Que el 16 de agosto de 2001, el Juez Décimo de Partido en lo Civil y Comercial, pronunció la sentencia No. 476 de fs. 126-127, declarando improbada la demanda de fs. 29, así como la acción reconvencional, con costas.

Deducida la apelación por el codemandado Gregorio Santos, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de La Paz, mediante auto de vista No. 214 de 15 de diciembre de 2003, confirmó la sentencia apelada, con costas a favor de los actores.

En virtud a este fallo, a fs. 149-151, el aludido codemandado planteó recurso de casación en el fondo y en la forma, solicitando se case el auto de vista recurrido y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda y probada su reconvención.

CONSIDERANDO: Que la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos de acuerdo a lo estatuido por el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, en tanto se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 258 de dicho cuerpo legal, citando en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del citado procedimiento, destacando que, la valoración de la prueba es una atribución de los juzgadores de instancia incensurable en casación, razón por la cual, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de errores de hecho -que se da cuando la apreciación falsa recae sobre un hecho material, es decir, cuando se considera que no hay prueba suficiente sobre un hecho determinado siendo así que ella existe y que la equivocación está probada con documento auténtico- o errores de derecho -que recae sobre la existencia o interpretación de una norma, es decir, cuando los jugadores de instancia ignorando el valor que atribuye la ley a cierta prueba, le asignan un valor distinto. En tanto que, si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción a las previsiones del artículo 254 del adjetivo civil citado. En tal virtud, la forma de resolución también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271.4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271.3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

Consiguientemente, dada la naturaleza jurídica de los recursos extraordinarios analizados, la exposición de los fundamentos que sustentan a cada uno de ellos debe hacérselo en forma separada ya que en el recurso de casación en el fondo no se pueden analizar aspectos o denuncias relativas a la existencia de errores in procedendo o violaciones en las formas esenciales del proceso, ni viceversa, es decir, analizar aspectos concernientes al recurso de casación en el fondo, a través del recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO: En el sub lite, el recurso planteado evidencia una percepción equivocada o confusa de las diferencias existentes entre el recurso de casación en la forma (o de nulidad) y el de casación en el fondo, porque si bien manifiesta recurrir en ambos efectos, empero no hace una exposición diferenciada de los argumentos que sustentan uno u otro recurso, de modo tal que no se sabe si lo que expone debe ser considerado a través del recurso de casación en el fondo o en la forma. Por otro lado, al efectuar su petición final respecto de la acción planteada, pidió, únicamente, que se case el auto de vista recurrido y deliberando en el fondo se declare improbada la demanda y probada la acción reconvencional, olvidando formular su petitorio respecto del recurso de casación en la forma, que de este modo resulta incompleto en su formulación y por ende improcedente.

Consiguientemente, el recurrente no consideró que la Corte Suprema de Justicia no constituye un grado o una instancia más dentro del proceso judicial, sino un Tribunal de derecho, en cuyo mérito la acción extraordinaria que se plantee resulta ser una nueva demanda de puro derecho, que debe cumplir inexcusablemente con los requisitos anteriormente señalados.

Estas omisiones implican el incumplimiento de lo establecido por los artículos 253, 254 y 258 del Código de Procedimiento Civil, e impiden que se abra la competencia del Tribunal Supremo a efectos de considerar y resolver la acción extraordinaria planteada.

En consecuencia, corresponde aplicar lo previsto por los artículos 271.1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad conferida por el artículo 58.1) de la Ley de Organización Judicial declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 149-151, con costas.

No se regula el honorario profesional por no haber sido contestado el recurso.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dr. Julio Ortiz Linares.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 15 de Septiembre de 2006.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.