SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 130 Sucre, 17 de Julio de 2006

DISTRITO : Santa Cruz PROCESO: Ordinario sobre nulidad de contrato

PARTES : Orlando Mercado Chávez c/ Banco de Santa Cruz S.A.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación interpuesto de fs. 140 a 144, por Orlando Mercado Chávez contra el auto de vista de fs. 136 pronunciado el 2 de marzo de 2005 por la Sala Civil Primera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de contrato seguido por Orlando Mercado Chávez contra el Banco de Santa Cruz S.A., los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO: Ante la solicitud de declaratoria de perención formulada por la entidad bancaria demandada y previo traslado al demandante, el Juez a quo, por auto de 26 de febrero de 2004 saliente a fs. 120 del cuadernillo, declara la perención de instancia, ordenando el archivo de obrados, lo que motiva la alzada del demandante.

Resolución que en apelación es confirmada por el tribunal ad quem mediante auto de vista de fs. 136 de fecha 2 de marzo de 2005 y que motiva la impugnación extraordinaria del demandante Orlando Mercado Chávez, quien acusa que el auto recurrido viola las normas adjetivas en lo relativo a la falta de notificación a las partes con el escrito de apersonamiento en el juicio por parte del abogado Gil Antonio Porras López.

Acusa no haber sido notificado con las actuaciones de fs. 93 a 114 del expediente por lo que considera se violan las normas contenidas en el art. 90 del Código de Procedimiento Civil, dejándolo en indefensión. Acusa también que Víctor Salvatierra Linares no tiene capacidad para representar al Banco demandado y que la solicitud de perención fue efectuada por una persona que no es parte esencial del proceso.

CONSIDERANDO: Que, el auto de fs. 136 al confirmar el auto interlocutorio definitivo de fs. 120 que declara la perención de instancia y ordena el archivo de obrados, se inscribe dentro de lo dispuesto por el art. 255-3) del adjetivo civil, por lo que se abre la competencia del tribunal Supremo para conocer el recurso de casación interpuesto, se declara así.

Que la perención de instancia como medio extraordinario de conclusión del proceso, procede en primera instancia de oficio o a petición de parte cuando el demandante abandona su acción durante seis meses, plazo que se computa desde la última actuación de las partes.

En el sub lite, es evidente que la última actuación del demandante Orlando Mercado Chávez, fue efectivamente su memorial de respuesta a las excepciones, que cursa a fs. 92 y que fuera presentado el 31 de enero de 2003 al que le mereció el proveído de 1º de febrero de 2003, como señala el auto pronunciado por el a quo en fecha 26 de febrero de 2004.

En cuanto a la acusación del demandante y recurrente, quien sostiene no haber sido notificado con las diligencias de fs. 94 a 114, dicha afirmación no es evidente por cuanto de la revisión de los obrados se ha evidenciado que luego de la providencia de 1º de febrero de 2003, se ha producido el apersonamiento de Gil Antonio Porras López a fs. 114 en fecha 24 de febrero de 2003, mereciéndole el proveído de 25 de febrero del igual año y que le fuera notificado a Orlando Mercado Chávez a fs. 115 en fecha 25 de julio de 2003. Cursa además a fs. 116 un memorial de desistimiento en el cobro de honorarios profesionales por parte de Doriano Alberto Serrate Montero, desistimiento aceptado por el representante del Banco demandado Sr. Gil Antonio Porras López, quien suscribe dicho memorial y que fuera aceptado por el auto interlocutorio de 23 de agosto de 2003, notificado a Orlando Mercado Chávez por diligencia de fs. 118 en fecha 17 de febrero de 2004.

En definitiva, la realización de estas diligencias en la secretaría del juzgado, demuestran indudablemente que el demandante abandonó la acción interpuesta al no cumplir con la obligación de asistir el martes y viernes a la secretaría del juzgado para imponerse personalmente de las diligencias que podrían generarse, obligación que le impone el art. 133 del adjetivo civil modificado por el art. 14 de la Ley Nº 1760 de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar, de ahí que no es aceptable la acusación de habérsele dejado en indefensión, como sostiene en su recurso.

En cuanto a la falta de personería de Víctor Salvatierra Linares para peticionar la perención de instancia, debemos hacer notar que la perención se declara de oficio o petición de parte, de ahí que es indiferente que quien lo hubiere peticionado tenga o no capacidad para ello, por cuanto la sola denuncia de abandono de la causa ha motivado para que el órgano jurisdiccional ponga en marcha el mecanismo procesal referido.

En resumen, el tribunal ad quem al pronunciar su resolución de vista ha dado correcta aplicación a la norma prevista por el art. 309 del adjetivo civil, por cuanto es evidente que en obrados existió la inactividad procesal del actor que se castiga con perención, por lo que corresponde dar aplicación a lo dispuesto por el art. 271-2) y 273 del igual adjetivo.

POR TANTO: La sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO el recurso, con costas. Se regula el honorario del abogado en la suma de bolivianos quinientos que mandará hacer efectivo el tribunal de alzada.

Se impone la multa al recurrente la multa de Bs. 100, a favor del Tesoro Judicial, de acuerdo al Reglamento de Multas Procesales del Poder Judicial que el Tribunal de Alzada hará cumplir.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído : Sucre, 17 de Julio de 2006.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.