SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 93 Sucre, 14 de Junio de 2006

DISTRITO : Oruro PROCESO: Ordinario sobre declaración judicial de paternidad

PARTES : Eva Linez Calizaya c/ Milton Agustín Gabriel Mamani

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares

 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 139-141, deducido por Javier Abdón Rodríguez Arrieta, en representación de Milton Agustín Gabriel Mamani, contra el auto de vista No. 018 de 4 de agosto de 2005, cursante a fs. 135-136 vta. del cuaderno procesal, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso ordinario sobre declaración judicial de paternidad, seguido por Eva Linez Calizaya contra el representante del recurrente, los antecedentes procesales, y:

CONSIDERANDO: Tramitado el proceso de referencia, concluyó con la sentencia No. 37/2005 de 19 de abril, cursante a fs.119-120 del dossier, en la que se declara probada la demanda de Investigación Judicial de Paternidad de fs. 17-18 y se dispuso la inserción del apellido paterno así como del nombre del padre en la casilla correspondiente del libro de registros. En apelación deducida por el demandado perdidoso, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, mediante Auto de Vista No. 018/2005, confirmó la sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

En tal virtud, Javier Abdón Rodríguez Arrieta, en representación de Milton Agustín Gabriel Calizaya, interpuso recurso extraordinario de nulidad y casación en el fondo y en la forma, conforme consta a fs. 139-141, solicitando se anule con reposición o se case el Auto de Vista recurrido, previo el cumplimiento de las formalidades legales.

CONSIDERANDO: La jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

En ese orden, la finalidad del recurso de casación en el fondo previsto por el art. 253 del Código Procesal citado, es unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando líneas jurisprudenciales en cada caso específico. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, normado por el art. 254 del mismo procedimiento, es la de anular la resolución recurrida o un proceso cuando al ser dictado en su sustanciación, se violaron las formas esenciales del proceso, que son sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser también uniforme. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 del procedimiento civil; es decir, se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error en el que han incurrido las autoridades de instancia.

Finalmente, corresponde precisar que si se alega la errónea e incorrecta valoración de la prueba por parte de los juzgadores de grado, por mandato del art. 253 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil, debe precisarse si dicho error es de hecho o de derecho, exponiendo los fundamentos de manera diferenciada, dada su naturaleza jurídica.

CONSIDERANDO: En el caso que nos ocupa, el recurrente no cumplió con la obligación procesal supra descrita. En efecto, en primer lugar, confundió la naturaleza jurídica que caracteriza tanto al recurso de casación en el fondo como al recurso de casación en la forma, pues, si bien es cierto que recurrió en ambos efectos, no es menos evidente que a la hora de expresar los fundamentos de su acción extraordinaria no hizo una discriminación en los mismos, de modo tal que no se advierte si deben ser considerados en el fondo o en la forma, situación que impide que se abra la competencia del Tribunal Supremo, por inobservancia de la adecuada técnica en la interposición de la acción extraordinaria en análisis, deviniendo por ello la improcedencia del recurso.

Al respecto, la jurisprudencia del Tribunal Supremo es uniforme, así, el AS No. 270 de 29 de agosto de 2005, entre otros determinó: "... cabe señalar que el actor no especificó con precisión cuáles son los fundamentos expuestos para el recurso de casación en la forma y cuáles para el recurso de casación en el fondo, hecho que motiva la improcedencia de la presente acción extraordinaria por incumplimiento de los requisitos formales en su presentación (...)... técnicamente no hay recurso de casación cuando se plantea uno en el que no se concreta correctamente el reclamo como casación en el fondo o casación en la forma, toda vez que no se abre la competencia de este tribunal para considerarlo en uno de los efectos señalados, implicando el incumplimiento de la norma prevista por el art. 258 del CPC, lo que determina su improcedencia con arreglo a lo dispuesto por el art. 272.2) del indicado procedimiento".

Por otro lado, es pertinente señalar que el art. 258 inciso 2) del Código Procesal de la materia, exige que el recurso de casación, cumpla, además, otros requisitos que permiten identificar la sentencia o auto del que se recurre, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y evidencie en qué consiste la violación y la falsa o errónea aplicación de éstas. Del mismo modo, si se trata de la valoración de la prueba, como se tiene dicho, la precisión de la existencia de errores de hecho o de derecho, no solamente deben señalarse, sino también demostrarse en base a los elementos aportados por las partes y que sustentaron la decisión de la causa. En el caso de Autos, no se cumplió con los requisitos exigidos por la precitada norma legal, ya que no se indicó con precisión en qué consiste la violación del precepto normativo invocado y cuál la solución jurídica adecuada. Tampoco se precisó si los juzgadores de instancia incurrieron en error de hecho o de derecho al apreciar la prueba, situación que no puede ser subsanada por el Tribunal Supremo, toda vez que la valoración y apreciación de la prueba es incensurable en casación.

Finalmente cabe precisar que de la revisión de antecedentes procesales, no se advierte la existencia de vicio procesal que amerite la nulidad de obrados.

En consecuencia, corresponde aplicar la determinación de los arts. 271 inciso 1) y 272 inciso 2) del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara IMPROCEDENTE el recurso de fs. 139-141, con costas. No se regula el honorario de abogado por no haber sido contestado el recurso.

Se impone al recurrente la multa de Bs. 100, de acuerdo al reglamento No. 144/2004 de 9 de noviembre, sobre multas procesales del Poder Judicial, que el Tribunal de alzada hará cumplir.

MINISTRO RELATOR: Dr. Julio Ortiz Linares.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado : Dr. Julio Ortiz Linares.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 14 de Junio de 2006.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.