SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 1 Sucre, 4 de enero de 2006

DISTRITO : Oruro PROCESO: Ordinario sobre divorcio

PARTES : Eugenia Troncoso Ibarra c/ Casiano Calle Mamani

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación interpuesto a fs. 183-186 por Casiano Calle Mamani, contra el auto de vista de fs. 179 a 180 vlta., pronunciado en fecha 24 de marzo de 2005, por la Sala Civil de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el ordinario sobre divorcio, seguido por Eugenia Troncoso Ibarra contra el recurrente, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO: El auto de vista N° 093/05 de fs. 179 a 180 vlta., confirma la sentencia de fs. 160-161 y vlta. la que a su vez declara probada la demanda principal de fs. 9 a 10 por la causal contenida en el Art. 131 del Código de Familia y probada en parte la demanda reconvencional de fs. 33 a 34 vlta. sólo por la causal mencionada precedentemente, improbadas las excepciones perentorias de falta de acción y derecho opuestas a la demanda principal y por consiguiente disuelto el vínculo matrimonial que unía a los esposos en litigio.

Contra la resolución de vista, el demandado recurre de casación en el fondo, acusando la violación del art. 1297 del Código Civil con el argumento que el auto de vista al disponer la división y partición del camión marca Dodge ha desconocido la naturaleza y eficacia del documento privado reconocido de fs. 32 de obrados.

Acusa que el tribunal ad quem al considerar como bien ganancial la acción telefónica N° 23121, ha realizado una interpretación incorrecta y errónea del art. 142 del Código de Familia, confundiendo la separación provisional de bienes con la separación personal de los esposos, señalando como infringidos los arts. 388, 151,123 y 155 del Código de Familia. Agrega que la comunidad de gananciales terminó el 12 de noviembre de 1999 al determinarse la separación personal en forma voluntaria, por lo que la separación dispuesta por decreto de 22 de mayo de 2004 a fs. 15 vlta., no puede considerarse como el inicio de la separación personal.

Finalmente sostiene que no resulta moral que la parte contraria después de cinco años de haber abandonado el hogar para hacer vida en común con otro hombre, pretenda desconocer los acuerdos suscritos y quiera participar del 50% del bien que adquirió el recurrente durante la separación, hechos plenamente probados en el proceso. Por lo que pide se case el auto de vista y deliberando en el fondo se revoque la sentencia en la parte que dispone la división y partición de bienes.

CONSIDERANDO: Que, conforme dispone el art. 101 del Código de Familia, desde el momento de la celebración del matrimonio se constituye entre los cónyuges una comunidad de gananciales y que a tiempo de disolverse deben partirse por igual tanto las ganancias como los beneficios obtenidos durante su vigencia. De igual modo, el art. 111-1) cita entre los bienes comunes obtenidos por modo directo, a los adquiridos con el trabajo o industria de cualquiera de los cónyuges, entre los que sin lugar a dudas se encuentran el camión marca Dodge tipo Volqueta con chasis N° T037656 Motor N° 3183243905, con placa de control N° 430 IKH registrado a nombre de Casiano Calle Mamani desde el 29 de julio de 1999.

En autos, de la revisión de obrados, se infiere que la acción de divorcio absoluto dirigida por Eugenia Troncoso Ibarra en contra de su esposo Casiano Calle Mamani en fecha 12 de mayo de 2004, por la causal contenida en el art. 131 del Código de Familia, fue reconvenida por el esposo a fs. 33 a 34 por las causales contenidas en los arts. 130-1) y 131 del igual cuerpo legal, sosteniendo el esposo reconventor hallarse separado por mas de 4 años de su esposa. Acción reconvencional que fue contestada por la actora principal, a fs. 41 a 42 en fecha 8 de julio de 2004, admitiendo expresamente ser evidente la afirmación del demandado, aunque por culpa de los malos tratos que le daba su esposo.

Significa entonces, que el referido camión fue adquirido dentro de la unión conyugal de los esposos en litigio, cuando ambos esposos estaban viviendo juntos, por lo que corresponde legalmente su división y partición entre ambos cónyuges, máxime si el documento transaccional no fue homologado por el a quo, al no ser peticionado por el demandado.

No ocurre lo mismo con la aportación telefónica N° 23121 de la Serie E correspondiente al teléfono N° 5246803, que fue adquirida en septiembre del año 2002, por el demandado Casiano Calle Mamani, es decir, cuando los esposos se encontraban separados. Que si bien el matrimonio aún se hallaba vigente por no haber mediado su disolución judicial, no es menos cierto que durante el tiempo de la separación, no existía entre los esposos contendientes una común unión ni intención de establecer una familia basada en una plena comunidad de vida, sea en cuanto a los derechos y deberes frente a los hijos, la mutua asistencia, respeto, fidelidad, como a la regulación de la comunidad de gananciales.

Que, tanto el juez a quo a tiempo de pronunciar sentencia y como el tribunal ad quem, al confirmarla, determinando la división y partición de todos los bienes, no tomaron en cuenta la separación que mediaba a tiempo de adquirir la acción telefónica precitada. En consecuencia estaban en la obligación de dar correcta interpretación a lo establecido en el art. 101-1) del Código de Familia, que proclama la comunidad de gananciales emergente del matrimonio que hace partibles por igual, a tiempo de disolverse, las ganancias o beneficios obtenidos durante su vigencia.

Consiguientemente demostrado como está en obrados que los esposos se encontraban separados a tiempo de adquirir la acción telefónica, ésta debe ser excluida de la división y partición dispuesta.

Por lo expuesto, corresponde al Tribunal Supremo aplicar lo dispuesto por el art. 271-4) y 274 del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de

Justicia de la Nación, con la concurrencia del Ministro de la Sala Penal Primera, Dr. Jaime Ampuero García, convocado al efecto, CASA parcialmente la resolución de vista y deliberando en el fondo mantiene la sentencia de fs. 160 - 161 vlta., modificando únicamente la parte resolutiva relativa a aportación telefónica N° 23121, Serie E, teléfono N° 5246803, la que se excluye de la división y partición dispuesta. Sin responsabilidad por ser excusable

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Dr. Jaime Ampuero García.

Proveído : Sucre, 4 de enero de 2006.

Dra. Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.