SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 202 Sucre, 21 de Noviembre de 2005

DISTRITO : Cochabamba PROCESO: Ordinario sobre usucapión decenal

PARTES : Alicia Rocabado Vda. de Terrazas c/ Margarita Castro Mendoza

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación interpuesto a fs. 197-201 por Margarita Castro Mendoza contra el auto de vista de fs. 194 a 195, pronunciado en fecha 14 de octubre de 2003, por la Sala Civil Primera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, en el ordinario sobre usucapión decenal que sigue la recurrente contra Alicia Rocabado Vda. de Terrazas, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO: La sentencia pronunciada por el Juez 5° de Partido en lo Civil de la ciudad de Cochabamba, declara improbada la demanda de usucapión decenal interpuesta por Margarita Castro Mendoza, fallo de primera instancia que en apelación es confirmado por auto de vista de fs. 194 pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba.

Contra la resolución de vista, la demandante recurre en casación tanto en la forma como en el fondo, en el primer caso, acusa que el a quo no llamó a confesión judicial provocada a la parte demandada, no obstante que el juez a quo aceptó dicha prueba de cargo, incurriendo en un vicio de nulidad al haberla dejado en indefensión, vulnerando normas procesales de orden público como manda el art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

Acusa también nulidad de oficio por falta de notificaciones al defensor de oficio enumerando las diligencias supuestamente omitidas, por lo que pide también anular obrados de oficio hasta fs. 73.

Sostiene también que el auto de vista ha omitido pronunciarse sobre los siguientes agravios: falta de valoración de pruebas y consecuente revocatoria de la sentencia; que la sentencia es contradictoria cuando considera que el defensor de oficio no ha probado las excepciones opuestas y las declara probadas; que la sentencia vulnera los arts. 1327 y 130 con relación al 1286 del Código Civil; sobre el reclamo referente a la prueba de Inspección; que tampoco ha tomado en cuenta que la demandada ya no era propietaria del lote de terreno desde abril de 1989.

En el fondo acusa infracción de los arts. 87, 138, 1283, 1296, 1309, 1311, 1330 y 1334 del Código Civil, al omitir valorar las pruebas de cargo, incurriendo en error de hecho y derecho en la interpretación de las leyes, al no valorar las testificales de cargo, tampoco el documento de fs. 138 consistente en una copia legalizada de la venta efectuada por la demandada a terceras personas. Para finalmente peticionar se anulen obrados hasta que se rechace la personería de Ángel Torrico Gotilla y César Terrazas Rocabado por ser un poder insuficiente al consignar mandato para el reclamo de un lote de 500 m2 y no de 488.65

CONSIDERANDO: Que, las causales de nulidad acusadas por la recurrente respecto a la indefensión al omitir notificar a la demandada con la audiencia de confesión judicial provocada, no es motivo de nulidad, no solo en virtud del principio de especificidad que exige determinación expresa de la ley que castigue con nulidad, lo que no sucede en este caso, sino porque la misma demandante que defirió a confesión a la demandada, estaba en la obligación de velar porque esta prueba se produzca, por cuanto compete a la demandante la carga de la prueba ofrecida.

Tampoco es motivo de nulidad que el abogado defensor no hubiere sido notificado con algunas diligencias, habida cuenta que si éste no hizo el reclamo oportuno, significa que no sintió afectado o violentado su derecho al debido proceso y a la correcta notificación, tal como previene el principio de trascendencia, en virtud del cual "no hay nulidad sin perjuicio", lo que significa que no ha lugar a la nulidad de obrados cuando la infracción no haya ocasionado algún gravamen, como ocurre en autos, por lo que mal puede la demandante alegar vicios que no le afectan ni le causan perjuicio alguno.

Acusación que tampoco procede en casación, pues de haberse incurrido en algún vicio procesal debieron ser representados y observados oportunamente ante el juez a quo, para que en caso de haber sido evidente, éste hubiera corregido el procedimiento, más en el recurso extraordinario que nos ocupa se tiene la expresa prohibición contenida en el art. 258-3) del adjetivo civil, que prevé que en el recurso de nulidad no será permitido alegar nuevas causas de nulidad.

En cuanto a la falta de pronunciamiento sobre los agravios expresados en el memorial de apelación, este Tribunal Supremo encuentra que la resolución de vista es exhaustiva, honrando el tribunal de alzada el principio de congruencia, dictando el auto de vista dentro del marco jurisdiccional que le fija el art. 236 concordante con el art. 227 del adjetivo civil, al haberse pronunciado sobre las supuestas nulidades acusadas y los agravios expuestos, consiguientemente el fallo no es intra petita, por lo que no corresponde la aplicación del art. 254-4) del adjetivo civil.

CONSIDERANDO: Respecto al fondo del recurso, no es evidente que el tribunal ad quem hubiere infringido las normas acusadas de violadas en el recurso, habida cuenta que la demanda de usucapión incoada por la recurrente ha sido repulsada por los de grado en atención a la prueba aportada a obrados y que ha sido apreciada conforme a la valoración que le otorga la ley.

Olvida la recurrente que cuando se quiere impugnar en casación la valoración de la prueba realizada por los jueces de instancia, acusando error de derecho o de hecho en la apreciación de la prueba, está obligado a demostrar la manifiesta equivocación del juzgador, con documentos auténticos que demuestren el errado proceder del órgano jurisdiccional, si de error de hecho se trata, lo que no ha sucedido en el recurso interpuesto.

Por lo expuesto y no siendo evidentes las infracciones acusadas en el recurso, corresponde a este Tribunal la aplicación de los arts. 271-1) y 2) y 272 y 273 del Código adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara IMPROCEDENTE el recurso en la forma e INFUNDADO en el fondo, con costas. No se regula el honorario de abogado por no haber sido contestado el recurso.

MINISTRA RELATORA: Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Proveído : Sucre, 21 de Noviembre de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.