SALA CIVIL

AUTO SUPREMO N° 197 Sucre, 18 de Noviembre de 2005

DISTRITO : La Paz PROCESO: Ordinario sobre división y partición de herencia

PARTES : Francisca Paucara Chuquimia y otros c/ Angélica María Paucara Chuquimia y otra

MINISTRO RELATOR: Ministro Dr. Armando Villafuerte Claros.

 

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo cursante a fs. 198-199 vta., presentado por Angélica María Paucara Chuquimia y Doris Paucara Chuquimia contra el auto de vista de fs. 195-196 vta., dictado por la Sala Civil Primera de la Respetable Corte Superior de La Paz, en fecha 15 de agosto de 2003, en el proceso ordinario sobre división y partición de herencia, seguido por Francisca y Nieves Paucara Chuquimia y Gregoria Flora Paucara de Colque contra los recurrentes; los datos del proceso, y

CONSIDERANDO: El Juez 5º de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz dicta la sentencia de fs. 174-175 vta. declarando probada la demanda de fs. 50 e improbada la acción reconvencional de fs. 70 y 97interpuesta por María Angélica y Doris Paucara Chuquimia, sin costas, disponiendo: 1) proceder a la división y partición equitativa entre las cinco coherederas de los siguientes bienes: inmueble ubicado en el Pasaje Eloy Salmón Nº 565 de la ciudad de La Paz; lote de terreno Nº 4 y 6 de 720 ms2 situado en el manzano 40 de la urbanización 12 de octubre de El Alto y lote de terreno de 450 ms2 situado en la misma urbanización, debiendo al efecto designarse un perito partidor; 2) No se dispone la división y partición del lote de terreno Nº 3 de 3.200 ms2. ubicado en el manzano Nº 10 de la zona de Villa Tunari de la ciudad de El Alto, por figurar a nombre de Serafín Quispe Quispe, entretanto no se demuestre la legalidad o ilegalidad de su transferencia.

Contra la indicada resolución Angélica María Paucara Chuquimia y Doris Paucara Chuqimia apelan a fs. 179-180, y radicada la causa en la Sala Civil Primera de la Corte Superior de La Paz, pronuncia el auto de vista de fs. 195-196, confirmando la sentencia, con costas en ambas instancias.

Notificadas las demandadas con el fallo del ad quem, recurren de casación en la forma y en el fondo a fs. 198-199 vta.

CONSIDERANDO: En el recurso de casación en la forma, acusan la violación del art. 50 del Código de procedimiento civil, por haber tramitado el proceso con una persona ajena a quien estaba legitimada para ejercer el derecho de defensa. Tampoco se demostró la defunción de Julia Chuquimia de Paucara, respecto a quien no se acreditó el grado de parentesco de las demandantes, porque se declaró a Gregoria Flora Paucara heredera de Julia Choque, lo que determina -sostiene- la nulidad de todo lo obrado.

En el certificado de defunción aparece el nombre de Germán Choque, a quien no se ha demandado, violando el principio de indivisibilidad entre todos los supuestos coherederos ya que la división debe comprender a todos ellos. Agrega, finalmente, que no existe prueba que demuestre que las actoras y las recurrentes son propietarias de los inmuebles referidos en la demanda y en la sentencia, dado que dichos bienes siguen registrados a nombre de Francisco Paucara Quispe y Julia Choque y de Francisco Paucara Quispe y Julia Chuquimia.

En el recurso de casación en el fondo manifiestan "no estar acreditada la legitimación propietaria de los cinco sujetos procesales sobre todos los inmuebles". Luego detallan cada uno de ellos, señalando: a) los lotes de terreno 4 - 6 del manzano 40 de la Zona 12 de Octubre de El Alto, figuran a nombre de Francisco Paucara Quispe y Julia Choque Paucara, pero la sucesión se refiere a Julia Chuquimia y no a Julia Choque, lo que hace inviable la división y partición, de acuerdo a los arts. 1000, 1003, 1094 y 1233 del Código civil.

b) El terreno de 3.200 ms2 situado en la zona de Villa Tunari está registrado a nombre de Mario Coaquira, Saturnino Coaquira y Rosa Machaca.

c) La casa de la calle Eloy Salmón Nº 565 está registrada a nombre de Julia Chuquimia y Francisco Paucara, pero las demandantes se hicieron declarar herederas de Julia Choque.

Consiguientemente -dicen- no es admisible la división y partición de bienes hereditarios por no estar acreditado el derecho propietario con la inscripción en el Registro de Derechos Reales, conforme a los arts. 1538 y 1540 del Código civil.

Con tales argumentos solicitan se anule obrados hasta la demanda, o en su caso, se case el auto de vista y declare improbada la demanda.

CONSIDERANDO: En el recurso de casación en la forma, las dos recurrentes exponen argumentos referidos más que a la violación de las formas esenciales del proceso a otros relacionados con el fondo de la causa, como son el vínculo de parentesco entre las demandantes y la madre de éstas. Del mismo modo, aluden a los nombres de las demandadas que, conforme consta en obrados y lo aclara el auto de vista en el párrafo 1) del Considerando III.

En el certificado de defunción de fs. 2 aparece el nombre de Germán como hijo de Julia Choque de Paucara, junto a los nombres de las demás hijas que intervienen en el proceso como demandantes y demandadas; sin embargo, no existiendo en obrados declaratoria de herederos respecto a aquél, ni siquiera algún dato que hubiesen presentado las partes para acreditar su existencia, renuncia o aceptación de la herencia, es obvio que están salvados los derechos que tuviera sobre la masa hereditaria para que los haga valer por la vía que en derecho considere pertinente, si fuere del caso. Se declara así.

Empero, en cuanto se refiere al recurso de casación en la forma presentado por las recurrentes a fs. 198 -199, se debe tener en cuenta que las recurrentes no ha tenido en cuenta la regla del art. 251 del Código de procedimiento civil, conforme a la cual ningún trámite o acto judicial será declarado nulo si la nulidad no estuviere expresamente determinada por la ley; además, en dicho recurso, fuera de referirse a los arts. 251 con relación al 50 y 254-7) del mismo cuerpo legal, tampoco citan la ley o leyes supuestamente violadas merecedoras de una sanción que anule el proceso y responden a los principios de especificidad, trascendencia, y protección, que han sido ignorados en el presente caso, por todo lo que el recurso derive en la improcedencia.

En lo que concierne al recurso de casación en el fondo en el que las recurrentes, además de limitarse a una simple relación de los inmuebles de la herencia cuya división es objeto de la litis, y reiterar que figuran a nombre de Julia Choque y que la sucesión se refiere a Julia Chuquimia, pese a que fue aclarado en el curso del proceso que se trata de la misma persona, especialmente por lo manifestado por la parte demandada en el curso de las audiencias de inspección ocular cuyas actas aparecen a fs. 157 - 165, las aclaraciones fs. 86 y vta. y 95, las reconvencionistas no han producido prueba alguna que demuestre la filiación distinta de la que vincula a las cinco personas que concurren al proceso, como se dispuso en el auto que declara la relación procesal y fija los puntos de hecho que las demandadas debían probar.

Si bien las recurrentes citan los arts. 1000, 1003, 1094 y 1233 del Código civil, así como los arts. 1536 y 1540 del mismo cuerpo legal, sin embargo, tampoco reúnen las exigencias del numeral 2) del art. 258 del Código de procedimiento civil, conforme al cual es menester especificar en forma razonada en qué consiste la supuesta violación, falsedad o error, ya se trate de casación en la forma o en el fondo. De acuerdo a nuestra jurisprudencia y doctrina, el recurso de casación, no es una instancia más en el proceso, sino que constituye una nueva demanda sujeta a reglas formales, de ahí que cuando faltan tales requisitos, deriva en su improcedencia.

Al margen de lo anotado, este Tribunal Supremo considera el tiempo que ha transcurrido desde el momento de la apertura de la sucesión de la de cujus, que según el certificado de fs. 2, data del año 1975, y a nadie se le puede impedir el derecho de demandar la división y que la indivisión sólo puede, a lo mucho, prolongarse por cinco años, conforme se desprende del art. 1233 del citado Sustantivo Civil. Por otra parte, en el indicado certificado de defunción, además del nombre de Germán, aparecen también los de las cinco personas que litigan en el caso presente, lo que contradice a las mismas demandadas, ya que de dicho documento se desprende que todas tienen como madre a la misma progenitora.

La falta de inscripción en el Registro de Derecho Reales, tratándose de bienes inmuebles inscritos a nombre de los causantes es, como sostiene el auto de vista recurrido, un acto meramente administrativo superable en cualquier momento, salvando siempre el derecho de terceros.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad que le reconocen los arts. 271-1) y 272 del Código de procedimiento civil, declara IMPROCEDENTES tanto los recursos de casación en la forma y en fondo presentados por Angélica María Paucara Chuquimia y Doris Paucara Chuquimia, contra el auto de vista Nº 312/03, de fs. 195 - 196 vta., dictado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de La Paz en fecha 15 de agosto de 2003; con costas. Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 1.500, que el tribunal de alzada mandará pagar.

MINISTRO RELATOR: Dr. Armando Villafuerte Claros.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dr. Armando Villafuerte Claros.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 18 de Noviembre de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil.