SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 127 Sucre, 14 de Junio de 2005

DISTRITO : Santa Cruz PROCESO: Ordinario sobre reivindicación y otros

PARTES : Francisco Eduardo Pareja Fernández c/ Edelmira Vargas Mencias

MINISTRO RELATOR: Dr. Armando Villafuerte Claros

 

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 401-405 presentado por Walter Pareja Fernández, en representación de Francisco Eduardo Pareja Fernández, contra el auto de vista de fs. 397-398, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Santa Cruz, en fecha 4 de noviembre de 2002, en el proceso ordinario seguido contra Edelmira Vargas Mencias, sobre reivindicación, desocupación, entrega de inmueble, pago de daños y perjuicios; lo actuado en el proceso, y

CONSIDERANDO: El Juez 2º de Partido en lo Civil y Comercial de Santa Cruz declara improbada la demanda de fs. 14-15 y probada la reconvención de fs. 67-67 vta., sólo con relación al mejor derecho de propiedad de la demandada Edelmira Vargas Mencias, sobre el terreno litigado, sin lugar al pago de daños y perjuicios por haberse dilucidado el pago de mejoras en otro proceso ya concluido y al no haberse demostrado. Declara también improbadas las excepciones presentadas por la demandada a fs. 58-59. Contra dicha resolución de primera instancia, el demandante Eduardo Francisco Pareja Fernández, representado por Walter Pareja Fernández, apela a fs. 351-353, y radicada la causa en la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Santa Cruz, pronuncia el auto de vista recurrido de fs. 397-398 por el que confirma el fallo del a quo; resolución contra la cual el mismo perdidoso, mediante su nombrado mandatario, recurre de casación en la forma y en el fondo a fs. 401-405.

CONSIDERANDO: Con el epígrafe de "Fundamento del recurso de casación en la forma", el recurrente expone una relación de su demanda cursante a fs. 14-15 y otros antecedentes vinculados con un terreno rústico que sostiene haber adquirido el año 1978, agregando una nueva y larga exposición relativa al inmueble de la demandada Edelmira Vargas Mencias que ésta transfiere a Julia Guzmán Arce, y que "nuevamente adquiere a los esposos Abdón Vargas Giraldez y María Felicidad y Julia Guzmán Arce de Vargas". Alude a la contestación de la demanda, para después volver a recordar la suya y manifestar -después de otra dilatada exposición- que el juez, al dictar la sentencia lesiva a sus intereses no hizo un prolijo examen del proceso como establece el art. 191 del Código de procedimiento civil. Finalmente, afirma "que todas las pruebas documentadas tienen fe probatoria conforme a los arts. 1287-I, 1296, 1297, 1289, 1538, 1540 del Código civil, concordantes con los arts. 398, 399 y 400 de su Adjetivo.

Ahí concluye su "recurso de casación en la forma"; es decir, sin señalar en cuál de los casos establecidos por el art. 254 del citado Código de procedimiento civil se basa, menos el trámite o acto judicial supuestamente viciado de nulidad que estuviere expresamente sancionado por la ley, mostrando, por el contrario, total desconocimiento de las reglas procesales previstas en dicho cuerpo legal para fundamentar un recurso de casación en la forma.

En cuanto se refiere al recurso de casación que el recurrente llama "en el fondo", actúa de la misma manera que en el anterior. Luego de otra relación, apoyándose en el art. 255-1 y 258 del citado Adjetivo civil, sostiene que el tribunal de alzada ha violado el art. 236 de este mismo cuerpo legal al dictar el auto de vista, "por lo que corresponde a este tribunal de justicia entrar al fondo del proceso y realizar un prolijo y profundo análisis de las pruebas para dar un fallo justo, el cual sería, que se encuentra y se haga justicia y declare la demanda principal probada en todas sus instancias...el cual sería -reitera- revocar la sentencia en todas sus partes declarando probada la demanda e improbada la reconvención".

CONSIDERANDO: Así sintetizados ambos recursos, este Tribunal Supremo comprueba que adolecen de diversos defectos que los hacen improcedentes, pues carecen absolutamente de los requisitos establecidos por el art. 258-2) del Código de procedimiento civil, confunden ostensiblemente el recurso de casación en la forma con el de fondo, y se reducen, finalmente, a formular peticiones que no corresponden hacerlas en casación. Es de elemental conocimiento que el recurso de casación constituye una nueva demanda de puro derecho que para su viabilidad no es suficiente citar la ley o leyes supuestamente violadas, quebrantadas o erróneamente aplicadas, sino que es preciso fundamentar razonadamente concretando en qué consisten las violaciones que se acusan en él, exigencias que en el caso presente no han sido cumplidas.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad que le confieren los arts. 271-1) y 272 del ya citado Código de procedimiento civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 401- 405 y vta., presentado por Walter Pareja Fernández, en representación de Eduardo Pareja Fernández, contra el auto de vista de fs. 397-398, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Santa Cruz; con costas. No se regula honorario de abogado.

MINISTRO RELATOR: Dr. Armando Villafuerte Claros.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dr. Armando Villafuerte Claros.

Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Proveído : Sucre, 14 de Junio de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.