SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 126 Sucre, 14 de junio de 2005

DISTRITO : Beni PROCESO: Ordinario sobre devolución de depósito

PARTES : Ruth Antezana de Zeitúm c/ Farid Zeitúm Becerra

RELATORA : Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación, interpuesto a fs. 111 a 112 por José Hugo Añez Sandoval en representación de su poder conferente Ruth Antezana de Zeitúm contra el auto de vista pronunciado en fecha 21 de abril de 2003 a fs. 108 por la Sala Civil de la R. Corte Superior del Distrito Judicial del Beni, en el ordinario sobre devolución de depósito seguido por la recurrente contra Farid Zeitúm Becerra, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO: Que, la juez a quo, mediante sentencia de fs. 76 a 77, declaró improbada la demanda de devolución de depósito. En apelación, el tribunal ad quem, mediante auto de vista de fs. 103, revoca el auto de fs. 88 y deja sin efecto la ejecutoria de la sentencia, pronunciando el auto de vista de fs. 108 que confirma la sentencia apelada.

Contra la resolución de vista, la demandante Ruth Antezana de Zeitúm recurre de casación en el fondo, realizando una relación de los hechos y actuaciones procesales, acusando que el tribunal ad quem hubiere infringido los arts. 843, 848, 862 y "otros" de la compilación civil, así como los arts. 876, 877 del "Código Mercantil", así como los arts. 3 y 4-I del Código Civil modificado por la ley de 5 de mayo de 2000, acusa también que el informe técnico pericial de fs. 58 a 62 no merecía ser considerado por la falta de profesionalidad del policía que lo realizó y por no haber cotejado la firma del demandado con la del Dr. Said Zeitúm, por lo que pide casar el auto de vista y disponer la restitución del depósito de dinero.

CONSIDERANDO: Que, la demanda de fs. 5, peticiona la devolución del depósito de Dólares Americanos Trece Mil ($us. 13.000.-) entregado a Farid Zeitúm Becerra, acción que fue respondida por el demandado a fs. 25, sosteniendo haber restituido la suma adeudada, de acuerdo a lo que dispone el art. 861-1) del Código Civil, acompañando copia del documento de depósito, saliente a fs. 54, cancelado con la letra y firma del Dr. Said Zeitúm López, en fecha 17 de enero de 1999, quien resulta ser el abogado patrocinante y esposo de la demandante.

Que, así expuesta sucintamente la acción interpuesta por la demandante y la respuesta del demandado, correspondía a la a quo declarar establecida la relación procesal, como que así correctamente lo hizo a fs. 26, calificando el proceso en ordinario de hecho, fijando los puntos a demostrar y luego del período probatorio, pronuncia sentencia a fs. 76 a 77 que declara improbada la demanda al haberse comprobado que el depósito de dinero otorgado por la demandante al demandado había sido cancelado en fecha 17 de enero de 1999, mediante firma ilegible del Dr. Said Zeitúm López esposo de la demandante, como previene el art. 1303 del Código Civil.

Que, tanto la juez a quo al desestimar la demanda, como a su tiempo el tribunal ad quem al confirmar la resolución de primera instancia, han valorado correctamente las pruebas aportadas al proceso, sin haber incurrido en violación de los arts. 843, 848 y 862 del Código Civil como acusa la recurrente.

En efecto, la primera norma legal se halla referida a la capacidad de obrar de las partes entre las cuales se concerta el depósito voluntario, que en autos está fuera de toda discusión, habida cuenta que tanto la demandante como el demandado eran legalmente capaces al momento de concertar el depósito voluntario. Tampoco puede haberse infringido el art. 848 del igual Código, referido a que el depósito debe devolverse en la misma forma en que fue recibido, menos el art. 862 del mismo cuerpo legal que regula la noción y el régimen al que se somete el depósito irregular, norma legal al que en todo caso se ajustó el actuar del depositario, quien usó del dinero del depósito y a su vez también cumplió con su obligación de restitución del mismo, tal como se desprende del documento de fs. 54, cuando en la copia del documento de depósito, consta la palabra "Cancelado Riberalta, 17 de enero de 1999" y el nombre del "Dr. Said Zeitúm López" y una firma ilegible, quien a decir de la sentencia resulta ser el esposo de la demandante, reconocido dicho extremo en su memorial de fs. 33 a 34. Que, al respecto, la juzgadora dio correcta aplicación al art. 298-I del Código Civil, que prevé que el pago hecho a quien aparece legitimado para recibirlo, libera al deudor que ha procedido de buena fe. En la especie, si el deudor canceló la obligación al esposo de la demandante, no hay duda que se ha liberado de la obligación, lo contrario significaría consagrar un enriquecimiento ilegítimo a favor del esposo de la demandante, prohibido por el art. 961 del Código Civil.

Finalmente, en cuanto a los cuestionamientos relativos al informe pericial de fs. 58 a 72, este Tribunal Supremo no encuentra que la demandante hubiere realizado observación alguna al mismo, dentro del plazo que le confiere el art. 440-II del adjetivo civil, por lo que cualquier observación en el recurso que nos ocupa, resulta extemporáneo.

Por todo lo anteriormente expuesto, corresponde dar aplicación a la previsión del art. 272-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO el recurso, con costas. No se regula el honorario de abogado, por no haber contestado el recurso.

RELATORA: Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Proveído : Sucre, 14 de junio de 2005.

Patricia Parada Loras

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.