SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 69 Sucre, 13 de Abril de 2005

DISTRITO : La Paz PROCESO: Ordinario sobre divorcio

PARTES : Néstor Freddy Orihuela Ramos c/ Maritza Rocío Llusco Salinas

RELATORA : Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 115-116, interpuesto por Maritza Rocío Llusco Salinas, contra el auto de vista N° 102/2004 de fs. 113, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso ordinario sobre divorcio absoluto seguido por Néstor Freddy Orihuela Ramos contra la recurrente, los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO: Contra el auto de vista que confirma la sentencia de fs. 94 a 95 de obrados, que a su vez, declara probada la demanda y disuelto el vínculo matrimonial que unía a los esposos Néstor Freddy Orihuela Ramos con Maritza Rocío Llusco Salinas, ésta recurre de casación tanto en la forma como en el fondo.

En el primer caso, acusa haberse violado las formas esenciales al haberse dictado la resolución de vista sin haberse pronunciado sobre algunas de las pretensiones deducidas en el proceso, como es su solicitud que el demandante otorgue seguro médico a favor de su hijo menor de edad, acusa también error de forma en la sentencia y auto de vista cuando homologa el auto de medidas provisionales y cita que se encontraría en fs. 3 cuando cursa a fs. 38 a 39.

En el fondo, sostiene que tanto el juez como el tribunal ad quem hubieren incurrido en interpretación errónea de los datos del proceso y disposiciones contradictorias. Por lo que pide casar el auto de vista.

CONSIDERANDO: Que, el recurso de casación en la forma acusa que hubiere falta de pronunciamiento sobre la petición de la demandada referida al seguro médico para el hijo menor de los cónyuges.

Sobre el particular, la norma prevista por el art. 196-2) del adjetivo civil, faculta a las partes pedir complementación y enmienda cuando considera que la sentencia no ha sido exhaustiva sobre las pretensiones de las partes a fin de que el juzgador evidenciando dicho extremo pueda complementar su decisión de primera instancia; recurso del cual sin embargo no hizo uso la demandada.

Tampoco lo hizo a tiempo de apelar de la sentencia, sus agravios no refieren esta omisión del juzgador, de ahí que la resolución de vista no puede ser tratada de intra petita porque la misma se ha ajustado al marco que le asigna los art. 236 concordante con el art. 227, ambos del Procedimiento Civil, es decir, conforme a los agravios acusados y la resolución del inferior de ahí que la resolución de vista no cae dentro de la previsión del art. 254-4) del igual cuerpo legal.

Sin embargo de las deficiencia de la defensa de la demandada, corresponde señalar que los Tribunales Ordinarios estamos obligados a velar por los intereses de la minoridad, el respeto a sus derechos fundamentales y la observación de sus garantías constitucionales. En consecuencia, al evidenciar en este caso concreto que la demandada peticionó que el esposo demandante hubiere asegurado en la Caja Nacional de Salud al hijo menor, corresponde que el a quo en ejecución de sentencia conmine al demandado asumir esta obligación, habida cuenta que se ha demostrado en obrados a fs. 17, que es empleado municipal.

En cuanto al recurso de casación en el fondo, el mismo se halla establecido en el marco fijado por el art 253 del adjetivo civil, cuyo inc. 2) abre el mismo para impugnar resoluciones que contuvieran disposiciones contradictorias.

En el sub lite, la equivocación en la que incurren los de grado, es simplemente de la foliatura correspondiente al auto de medidas provisionales, equivocación que nada incide sobre el fondo de las resoluciones pronunciadas, menos se inscriben en la norma del referido art. 253-2) del Procedimiento Civil, pues dicho error numérico no constituye "disposiciones contradictorias" como previene la precitada norma legal.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, declara INFUNDADO el recurso, con costas. Se regula el honorario de abogado en la suma de bolivianos seiscientos que mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

RELATORA: Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Proveído : Sucre, 13 de Abril de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.