SALA CIVIL PRIMERA

AUTO SUPREMO N° 46 Sucre, 23 de Marzo de 2005

DISTRITO : Tarija PROCESO: Ordinario sobre cumplimiento de obligación

PARTES : La Papelera S.A. c/ Liliana Angulo de Arce

RELATORA : Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez

 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 474 a 475 interpuesto por Eddy G. de la Fuente Serrano, en representación legal de "La Papelera S.A.", en contra del auto de vista Nº 140/2003 de 26 de Noviembre de 2003, pronunciado a fs. 470-471, por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, en el ordinario sobre cumplimiento de obligación, seguido por el recurrente contra Liliana Angulo de Arce, los antecedentes procesales, y

CONSIDERANDO: El auto de vista confirma la resolución de la juez a quo de 1º de Septiembre de 2003, que rechaza la demanda.

Contra la resolución de segundo grado, el demandante recurre de casación, sosteniendo que el juez no puede rechazar la demanda y pronunciarse sobre el fondo de la pretensión, que esta facultad solo está reservada a tiempo de dictar sentencia y que la única facultad que tiene el juez para rechazar la demanda es la establecida en el art. 333 del Código de Procedimiento Civil que se refiere a los requisitos de forma e incumplimiento de los requisitos establecidos por el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, situación que no se da en el presente caso. Acusa también falta de congruencia en la resolución de vista contraviniendo lo establecido al art. 236 del adjetivo civil al referirse a una resolución anterior a la demanda.

CONSIDERANDO: La demanda de cumplimiento de obligación interpuesta de fs. 431 a 433, por Eddy Gerson de la Fuente Serrano a nombre de La Papelera S.A., fue observada de oficio por la juez a quo, quien a fs. 437 exigiendo con carácter previo a la admisión de la demanda, que el actor acredite debidamente su personería para representar a La Papelera S. A., asimismo presente en original el documento de contrato base del proceso y el certificado de cancelación de ingreso por concepto de la cuantía otorgándole un plazo de 7 días, bajo apercibimiento de tenerse por no presentada la demanda.

Que, al incumplir el demandante con la observación de la a quo, y determinarse por ésta como no presentada la demanda, a fs. 439; el demandante presenta nueva demanda a fs. 454 a 456 que motiva la resolución de la inferior de fecha 1º de Septiembre de 2003 que rechaza la demanda incoada al sostener que la documental adjuntada a la demanda "es un contrato de agencia, en el que no existe una obligación exigible por el monto cuyo pago en concreto se pretende" y que "la demanda así formulada resulta improponible". Sostiene también que en "....la documental adjunta no hay acreditación sobre la existencia de la obligación de pago referida en la demanda, lo que impide que la juzgadora puede dar curso a la demanda interpuesta".

Que, en conocimiento del recurso de apelación el tribunal ad quem sostiene "que no existe conexión lógica entre los hechos, el derecho y el petitorio", por lo que considera que se trata de una demanda defectuosa e incongruente entre los hechos y el derecho peticionando y que la prueba documental no acredita "la existencia de la obligación que se pretende cobrar con la presente acción de pago de obligación".

CONSIDERANDO: Que, el art. 316 del adjetivo civil establece que "Todo asunto contencioso que no esté sometido a trámite especial, se sustanciará y resolverá en proceso ordinario". Al efecto el Libro II, Título II, Capítulo I, art. 327 y sgtes. establece la forma de presentar la demanda, sus requisitos, etc., así como el modo de actuar cuando una demanda no se ajuste a estas reglas, tal como prevé el art. 333, que bajo el rótulo "demanda defectuosa", dispone que el juez ordene de oficio se subsanen los defectos dentro de un plazo prudencial bajo pena de tenerla como no presentada.

Que, en el sub lite, no obstante que la nueva demanda de fs. 454 a 456 cumple con los requisitos de forma previstos por el art. 327 y aquellos que fueron en principio extrañados en el proveído de fs. 437, sin embargo la juez a quo ha fulminado ab initio la causa, sin citar ninguna norma de carácter legal que le faculte a ello y por el contrario alegando falta de la existencia de una obligación exigible por el monto cuyo pago se pretende, cual si de una demanda ejecutiva o coactiva se tratare y no de un proceso contencioso de conocimiento como el que nos ocupa, en el que las partes podrán demostrar si existe o no la obligación que se persigue, dentro del término de prueba que al efecto se abra, para finalmente en sentencia estimar o desestimar la acción interpuesta y que no hace otra cosa que ampararse en el derecho de petición previsto en el art. 7º de la C.P.E.

Si en el proceso el demandante no demuestra su pretensión, será el caso que en sentencia, el a quo repulse la demanda, pero de ninguna manera ab initio, como lo hizo al rechazar in límine la demanda, en franca contravención de lo dispuesto por el art. 1449 del Código Civil que prevé que le corresponde al órgano jurisdiccional proveer a la defensa jurisdiccional de los derechos del demandante.

A todo ello se suma el hecho que el tribunal ad quem no hizo una verdadera revisión del proceso, pues en su resolución de vista señala que la demanda no fue subsanada dentro del plazo de siete días por lo que le corresponde la sanción prevista en el art. 333 del Código de Procedimiento Civil. El tribunal de apelación se equivoca ostensiblemente a tiempo de hacer dicha afirmación, al no reparar que la demanda rechazada por el auto de 1º de Septiembre de 2003 se refiere a la nueva demanda presentada a fs. 454 a 456 y no a la demanda de fs. 431 a 433.

POR TANTO: La Sala Civil Primera de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, ANULA obrados 457, es decir, hasta el estado que el Juez a quo adecue sus actos a la previsión de los arts. 327 y sgtes. del adjetivo civil.

No siendo excusables los errores en los que incurrieron los de instancia, se les impone responsabilidad en multa que se regula en la suma de Bolivianos Ciento Cincuenta, tanto a la juez a quo, como a los Sres. Vocales signatarios del auto de vista, que serán descontados por habilitación de sus haberes, a favor del Tesoro Judicial.

RELATORA: Ministra Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Regístrese y devuélvase.

Firmado : Dra. Emilse Ardaya Gutiérrez.

Dr. Armando Villafuerte Claros.

Proveído : Sucre, 23 de Marzo de 2005.

Patricia Parada Loras.

Secretaria de Cámara de la Sala Civil Primera.